Fue durante la 67ª Asamblea Mundial de la Salud, que se desarrolló en mayo. El coordinador del Comité Provincial de Biotecnologías del Neuquén, Santiago Hasdeu, se refirió a la evaluación.

El ministerio de Salud informó que la Asamblea Mundial de la Salud llevó a cabo una Evaluación de las intervenciones y las tecnologías sanitarias en apoyo de la cobertura sanitaria universal.

El coordinador del Comité Provincial de Biotecnologías del Neuquén, Santiago Hasdeu, resaltó dicha evaluación ya que reconoce la importancia dentro de los sistemas de salud “de los procesos de formulación de políticas y toma de decisiones basados en datos probatorios, en particular en lo que respecta a las decisiones relativas a la asignación de recursos, el diseño de sistemas de servicios y la aplicación práctica de las políticas”.

Asimismo, observa que el uso eficaz de los recursos es un factor decisivo para la sostenibilidad del desempeño de los sistemas de salud, máxime en un momento en el que los Estados miembros, en sus esfuerzos por avanzar hacia la cobertura sanitaria universal, aspiran a ampliar significativamente el acceso a los medicamentos esenciales (incluidos los genéricos), los dispositivos y procedimientos médicos y otras intervenciones asistenciales de promoción, prevención, diagnóstico y tratamiento, rehabilitación y asistencia paliativa.

“Según el Informe sobre la salud en el mundo 2010, la proporción de los fondos destinados a la salud que se despilfarran asciende nada menos que a un 40 por ciento, lo cual hace que sea urgente hallar soluciones sistemáticas y eficaces que reduzcan ese derroche y promuevan un uso racional de la tecnología sanitaria”, dijo Hasdeu.

También se reconoce la importancia decisiva de la evaluación independiente de las intervenciones y tecnologías sanitarias, como instrumento multidisciplinar de investigación de políticas, para la obtención de datos probatorios que puedan servir de fundamento para la priorización, selección, introducción, distribución y gestión de intervenciones de promoción de la salud, prevención, diagnóstico y tratamiento, rehabilitación y cuidados paliativos.

Hasdeu explicó que “esta evaluación hace hincapié en que si se aplican metodologías de investigación rigurosas y estructuradas y procesos transparentes e integradores, la evaluación de los medicamentos, vacunas, dispositivos y equipos médicos y procedimientos sanitarios, incluidas las intervenciones preventivas, podría contribuir a satisfacer la demanda de información fidedigna sobre los aspectos de esas tecnologías relacionados con la seguridad, la eficacia, la calidad, la idoneidad, la relación costo-efectividad y la eficiencia, a fin de determinar si es conveniente integrarlas dentro de las intervenciones y los sistemas de salud concretos y, en su caso, cuándo sería el momento indicado para ello”.

En este sentido y “reconociendo la importancia del fortalecimiento de las capacidades nacionales, la creación de redes en el plano regional e internacional y la colaboración en materia de evaluación de las intervenciones y las tecnologías sanitarias, con miras a promover políticas de salud basadas en datos probatorios, la Asamblea insta a los Estados Miembros a que consideren la posibilidad de establecer sistemas nacionales de evaluación de las intervenciones y las tecnologías sanitarias, fomentando el empleo sistemático de evaluaciones independientes de las intervenciones y tecnologías sanitarias en apoyo de la cobertura sanitaria universal para fundamentar las decisiones de política, en particular en relación con el establecimiento de prioridades, la selección de productos, la gestión de los sistemas de contratación y abastecimiento y el uso de intervenciones y/o tecnologías sanitarias, así como la formulación de planes de financiación sostenible, conjuntos de prestaciones, políticas de medicamentos y sistemas de gestión de beneficios, incluida la elaboración de formularios farmacéuticos, directrices sobre buenas prácticas clínicas y protocolos para programas de salud pública”.

Al respecto, Santiago Hasdeu explicó que “Neuquén cuenta con un Formulario Terapéutico Provincial actualizado que sigue los lineamientos de la OMS. La última versión fue presentada públicamente hace dos meses, pero la provincia fue pionera en seguir esta política desde hace muchos años”.

Asimismo, solicita que consideren la posibilidad de fortalecer las capacidades nacionales para el establecimiento de redes regionales e internacionales, fomentar los conocimientos especializados nacionales, evitar la duplicación de esfuerzos y asegurar un mejor uso de los recursos. Hasdeu indicó que el Comité Provincial de Biotecnologías de Neuquén “trabaja en red con otras agencias públicas de Evaluación de Tecnologías Sanitarias como es Redarets, donde articulan, colaboran y consensuan herramientas, informes, estrategias y capacitación los comités evaluadores de las provincias de Neuquén, Buenos Aires, Santa Fe, Mendoza, Tierra del Fuego, de la ciudad de Buenos Aires, el ministerio de Salud de la Nación junto a organismos dependientes como Anmat, Instituto Nacional del Cáncer, Hospital Garrahan, Hospital El Cruce, entre otros. A su vez, esta red forma parte de otras redes de América (RedETSA) y mundiales (HTAi)”.

En otro punto, la Asamblea solicita que los Estados miembros identifiquen las carencias relacionadas con la promoción y aplicación de políticas sanitarias basadas en datos probatorios, así como con la mejora de los sistemas de información y la capacidad investigadora conexos, y a que estudien la posibilidad de solicitar apoyo técnico e intercambiar información y compartir experiencias con otros Estados miembros, redes regionales y entidades internacionales, incluida la OMS. Haciendo referencia al estudio recientemente presentado en Washington sobre Costo-efectividad del Bevacizumab para pacientes con cáncer de colon metastásico, Hasdeu dijo que “justamente es un ejemplo de colaboración entre el Comité Provincial de Biotecnologías de Neuquén con el ministerio de Salud de Nación en la autoría intelectual, el apoyo de la agencia IATS de Brasil en la tutoría, y el apoyo del Mercosur en la financiación del proyecto”.

Así, la 67ª Asamblea Mundial de la Salud solicita a la directora general que evalúe la situación de la evaluación de las intervenciones y tecnologías sanitarias en los Estados miembros, atendiendo aspectos tales como las metodologías empleadas, los recursos humanos, la capacidad institucional, la gobernanza, la vinculación entre las unidades encargadas de la evaluación de las intervenciones y tecnologías sanitarias y/o alianzas con instancias responsables de la formulación de políticas, la utilización de los resultados de las evaluaciones y los intereses y obstáculos relacionados con el fortalecimiento de las capacidades en cuestión. “En este sentido, el CPBT de Neuquén tiene como fortalezas un importante apoyo para poder trabajar en forma multidisciplinaria reuniendo médicos, farmacéuticos, economistas, especialistas en bioética, ingenieros y abogados, en la evaluación de Tecnologías Sanitarias”, dijo el coordinador del Comité Provincial de Biotecnologías del Neuquén.

También solicita que facilite apoyo técnico a los Estados miembros, especialmente a los países de bajos ingresos, las organizaciones intergubernamentales pertinentes y los asociados mundiales para la salud, con objeto de reforzar las capacidades relacionadas con la evaluación de las intervenciones y tecnologías sanitarias, incluidas, cuando proceda, la formulación y aplicación de orientaciones mundiales sobre métodos y procesos basados en prácticas convenidas a nivel internacional. Hasdeu explicó que “actualmente desde el Comité Provincial de Biotecnología se está preparando un proyecto para solicitar cooperación de la OMS al nivel local y a la Red Argentina RedArets para fortalecer la capacidad técnica, ofreciendo colaborar con otros nodos del país”.