Son ex alumnos de la EPET Nº4 de Junín de los Andes y del Instituto Tecnológico del Comahue (ITC), quienes fueron distinguidos en Tecnópolis con el “Premio CAB- IB para la próxima generación de Investigadores”.

El ministerio de Educación informó que ex alumnos de la EPET nº 4 de Junín de los Andes y el Instituto Tecnológico del Comahue (ITC) participaron la semana pasada en San Carlos de Bariloche del Campamento Científico 2018. Lo hicieron junto a sus docentes, ya que el año pasado fueron premiados por el Instituto Balseiro-Centro Atómico de San Carlos de Bariloche en la Feria Nacional de Ciencias y Tecnología que se hizo en Tecnópolis.

En este marco, recibieron el “Premio CAB-IB para la próxima generación de Investigadores”, que se entrega a proyectos destacados en las áreas de Ingeniería y Tecnología o Física, otorgado por la Comisión Nacional de Energía Atómica, la Universidad Nacional de Cuyo a través del Centro Atómico Bariloche y del Instituto Balseiro.

El objetivo del Campamento Científico 2018 fue promover en los estudiantes el interés de profundizar en el campo de la ciencia y la tecnología, e incorporar saberes para el desarrollo de investigaciones. En este sentido, durante la estadía los estudiantes recorrieron las distintas áreas del Instituto Balseiro, el Centro Atómico de la Comisión Nacional de Energía Atómica y el Invap.

Además, participaron de charlas formativas y conocieron el reactor nuclear de investigación RA-6 (instalado en Invap), el área de telecomunicaciones, investigación de computación cuántica y medicina nuclear.

Proyectos reconocidos en Tecnópolis

El proyecto presentado en Tecnópolis por el Instituto Tecnológico del Comahue se denomina “Cuboide”. Se trata de un juego didáctico diseñado para la enseñanza de programación a niños y niñas de 4 a 12 años. Consiste en un robot, una base de programación y fichas impresas que representan de forma gráfica los movimientos del robot. A niños y niñas se les explica qué función del robot tiene asociada cada una de las fichas y se les plantea una serie de desafíos a resolver. De esta manera y a través del juego, el niño entrena sus capacidades lógicas, estratégicas y de resolución de problemas mediante la programación.

El proyecto presentado por la EPET Nº 4 fue “Turbina de flujo laminar tipo Tesla” para el desarrollo sustentable y conservación del medio ambiente, con el objetivo de alimentar con energía hidroeléctrica a poblaciones aisladas.

El trabajo de los estudiantes surgió a partir de la necesidad de que los habitantes del departamento de Huiliches, alejados de las redes de distribución, puedan contar con energía eléctrica. En función de esta problemática, los exponentes desarrollaron un modelo de turbina hidráulica de flujo laminar de bajo costo, fácil mantenimiento y buen rendimiento.