Estela de Carlotto visita la provincia

abril 8, 2009

La titular de Abuelas de Plaza de Mayo se reunió esta mañana con el ministro de Gobierno, Educación y Cultura, Jorge Tobares y el ex gobernador Felipe Sapag. Por la tarde, está prevista una charla abierta a la comunidad en el Museo Nacional de Bellas Artes de Neuquén. Audio: Filipe Sapag

Felipe Sapag con Estela de Carlotto

La presidenta de Abuelas de Plaza de Mayo, Estela de Carlotto se encuentra en Neuquén y hoy desayunó con el ex gobernador Felipe Sapag y el ministro de Gobierno, Educación y Cultura, Jorge Tobares. El encuentro se desarrolló en la casa de Sapag en esta capital junto a su esposa Estela Romeo, su hija Silvia y acompañados por el subsecretario de Derechos Humanos, Ricardo Riva.

Estela de Carlotto se encuentra en la ciudad de Neuquén para participar -esta tarde- de una charla abierta a la comunidad en el Museo Nacional de Bellas Artes de Neuquén. Por la mañana también se reunió con la vicegobernadora Ana Pechen y el intendente capitalino Martín Farizano. 

Se trató de una charla muy emotiva la de esta mañana en la casa de Felipe Sapag, al punto que el saludo inicial entre ambos veteranos fue en los términos de recordar a sus hijos muertos y desaparecidos por la última dictadura militar. “Este dolor que no se olvida, que no se va, se minimiza con su presencia señora, porque el tenerla en nuestra casa nos enaltece y consuela” dijo el ex mandatario al recibir a Estela en las escalinatas de su casa de calle Belgrano. “La muerte de un hijo no se supera y menos si fue en circunstancias difíciles o víctima de un asesinato pero, si uno lucha, el dolor amengua porque se está trabajando por la verdad y la justicia”, le respondió la Abuela de Plaza de Mayo.

Al término del encuentro, Felipe Sapag comentó ante los periodistas reunidos en el jardín de su casa que entregó a Estela de Carlotto -según sus propias palabras- “un recuerdo especial”. Se trata de “una copia de un libro que escribí hace ya veinte años y en el cual figura copia de una carta de mi hijo Enrique que nos mandó (a mi esposa Chela y a mi) cuando mataron a su hermano (Ricardo)”.

Y agregó que “más adelante le daré difusión a esa carta pero por ahora, quería que la tuviera esta distinguida señora que está demostrando en la Argentina cómo se hace para defender la justicia, los derechos humanos y para que mantengamos siempre vivo el objetivo que tuvieron nuestros hijos y por el que dieron sus vidas”, dijo Sapag con la voz entrecortada.

Audio: Estela de Carlotto

Estela de Carlotto fue firme en sus palabras al señalar que “en primer lugar quiero expresar mi emoción enorme de haber entrado en esta casa de esta hermosa familia que tiene una historia que ya es universal, porque hablar de los Sapag y hablar de este matrimonio y sus hijos -víctimas del terrorismo de Estado- de su lucha y su dolor, que también es el nuestro y el de las abuelas, es contar una historia propia”.

Agregó que “para mi es un honor el haber tenido la oportunidad de concretarlo y que esta gente maravillosa me recibiera en su casa. Estoy deseosa de llegar a mi casa para contarle a mis hijos”. Indicó que durante el desayuno “nos hemos transmitido nuestro entendimiento, sobre todo al recordar a nuestros hijos a los cuales honramos y nos sentimos orgullosos de ellos. Y por ellos tenemos aún fuerzas para seguir a pesar de todos los años que tenemos a cuesta; defendiendo una juventud que hoy, muchos de ellos, ocupan un lugar en el poder político y que hacen muchas cosas por las cuales nuestros hijos peleaban”.

En cuanto a los juicios iniciados en todo el país hacia ex militares del último gobierno de facto, Carlotto dijo que se trata de un camino que “recién comienza y cuyos trámites deben apurarse, en especial la comisión recientemente formada ante la Corte Suprema de Justicia para control de esos procesos que persiguen condenar a los responsables de instrumentar un aparato represivo atroz del terrorismo de Estado”.

Afirmó que “no pueden convivir con gente honesta los que hicieron tanto daño al país y cuyas consecuencias aún sufrimos”, por lo cual opinó que “estos juicios deben acelerarse y para ello es válido destacar el compromiso del Ejecutivo Nacional en este aspecto”.

Por último subrayó: “Lo que pasó en Argentina fue una ofensa universal y lo que pasó en nuestro país afectó al mundo. Hablamos de 500 nietos robados y es el mundo el que tiene que buscarlos, porque todo se ha globalizado y este aspecto también ayuda y es parte de la humanidad. Cuanto más luz y justicia echemos sobre estos crímenes y que por suerte la Argentina es líder en este tema, más estaremos beneficiando a la humanidad toda”.