Se llevará a cabo del 26 al 30 de abril. El objetivo es monitorear el estatus sanitario del embalse Alicurá y sus afluentes. Esta vez, se extenderá el muestro al embalse Piedra del Águila.

Desde hoy hasta el viernes 30 de abril se llevará a cabo el muestreo anual de salmónidos que, una vez al año, se realiza para monitorear el estatus sanitario del embalse Alicurá y sus afluentes.

El trabajo se viene realizando desde hace algunos años. Se busca la ampliación de la zona libre amparada en la resolución SENASA 375 del 2013, que declara al Embalse Alicurá como zona libre de enfermedades de notificación obligatoria ante la Organización Mundial de Sanidad Animal (OIE), que afectan a los Salmónidos.

Desde la Subsecretaría de Producción de la provincia se informó que “también se incluirá en el muestreo al embalse Piedra del Águila y sus afluentes, para seguir evaluando sus condiciones sanitarias y lograr también su reconocimiento internacional”.

“Durante el desarrollo de las tareas se relevarán todas las pisciculturas de ambos embalses, como también se tomarán muestras de peces silvestres a los fines de poder evaluar la totalidad de la población que se encuentra en dichos ambientes”, explicó el Director de Ganadería y Salud Animal de la subsecretaría de Producción, Marcos Lauge.

Detalló que “el muestreo es coordinado por SENASA en conjunto con la provincia de Neuquén, participando de las actividades las áreas de acuicultura de las provincias de Neuquén y Río Negro, el Centro de Ecología aplicada del Neuquén (CEAN), aéreas de fauna y pesca de ambas provincias y la AIC”.

“La búsqueda de mantener el estatus sanitario y ampliarlo hacia nuevas zonas suma competitividad para la actividad acuícola a nivel internacional, por lo que el Ministerio de Producción e Industria acompaña en conjunto con otras áreas del gobierno provincial a los productores y técnicos que realizan la actividad”, señaló la subsecretaria de Producción, Amalia Sapag.

“Dicho estatus además de mantener abierta la posibilidad de acceder a más y mejores nichos de mercado, permite a los productores trabajar en el ámbito de la sustentabilidad ambiental, manteniendo un equilibrio entre el desarrollo de buenas prácticas productivas que permitan mantener condiciones ambientales acordes al cuidado de los embalses en general”, agregó.