Allí se establece la aceptación por parte del municipio de formar parte del sistema solidario de salud del que forma parte el Instituto. El convenio firmado en 1979 es una adhesión voluntaria y colectiva, es decir por la totalidad de la nómina salarial.

El Instituto de Seguridad Social del Neuquén informa que continúa vigente el convenio en el cual el municipio de Neuquén adhiere a esta obra social. El mismo fue firmado el 1 de mayo de 1979 y desde entonces se renueva automáticamente todos los años. Este convenio establece la aceptación, por parte del municipio, de los principios fundamentales del Instituto  que son el de universalidad, equidad, y solidaridad.

“Universalidad porque los servicios asistenciales que damos es para todos sus afiliados y todo su grupo familiar; equidad porque cada uno de los afiliados recibe el servicio médico que necesita y solidaridad porque cada afiliado paga un porcentaje de su sueldo y contribuye a la obra social de acuerdo al sueldo que tiene. Pero eso permite que quienes más sueldo tienen aporten más en dinero para solventar los servicios que van a recibir aquellos que menos sueldos tienen.” De este modo todos aportan proporcionalmente a un fondo que financia los servicios médicos brindados por quienes lo necesitan. Así lo explicó el administrador Néstor Martin durante una entrevista a LU5.

El sistema solidario de salud, del que forma parte el ISSN, significa que los activos sanos aportan para ayudar a los que están atravesando difíciles momentos de salud. Por lo cual la adhesión al ISSN expresa la aceptación de este sistema solidario.

La salud es el bien más preciado por el hombre y por lo tanto un derecho básico, eso lo convierte en un “bien social” y es responsabilidad del Estado que la comunidad acceda a los servicios de salud sin restricciones y en igualdad de condiciones. Al respecto el administrador del ISSN manifestó: “cuando hablamos de que los municipios adhieren al Instituto, no hablamos que adhieren en forma individual por tal o cual empleado sino que es una adhesión colectiva. El municipio, cualquiera sea, decide firmar un convenio de adhesión con el Instituto y lo firma por la totalidad de sus empleados, es lo que asegura que el sistema, como definición, sea sustentable en sí mismo y permita la plena vigencia de los principios rectores del sistema, universalidad, equidad y solidaridad”.

Martin también se refirió a los convenios sobre los que el municipio anunció, en medios de comunicación, que está trabajando: “cuando ellos plantean, por lo que dicen en las declaraciones periodísticas, que están evaluando distintas prepagas porque hay distintos niveles de cobertura, a las más costosas y quizás con mayor nivel de cobertura, solamente van a poder acceder aquellos que tengan sueldos más altos y están tratando con otras prepagas quizás con menor cobertura para aquellos que tienen sueldos más bajos. A mí me da la impresión de que están visualizando a la medicina como un bien económico y no como un bien social, por ello contratan planes para empleados con sueldos altos, como  funcionarios o personal jerárquicos y una medicina para aquellos empleados que tienen sueldos más bajos o muchas cargas de familia. Esta diferenciación es justamente en lo que está en contra una obra social provincial porque entendemos que se aleja de la justicia social”.

Y  agregó: “marcar esa diferencia es algo que nosotros acá no hacemos; desde el intendente o el gobernador hasta un portero de escuela o un empleado de Vialidad, todos tienen el mismo nivel de cobertura. Todos acceden al servicio que necesitan y el sistema se sostiene porque todos lo integran. Esta propuesta que plantea el municipio de Neuquén, para mí deja mucho que desear desde el punto de vista social”.

Hasta el momento la municipalidad de Neuquén no informó oficialmente al Instituto de ninguna decisión sobre rescindir el convenio vigente. Toda la información que se obtuvo es por las entrevistas que ofrecieron en distintos medios de comunicación locales; por tal motivo Martin recordó que el convenio actual está vigente y “si ellos han notado que nosotros como prestadores de los servicios estamos fallando en algo, como buenos socios que somos, en lugar de salir a buscar al mercado otras oportunidades u otras alternativas deberían venir las máximas autoridades del municipio y sentarse con nosotros y decir: tenemos 600 empleados que nos están requiriendo esto porque han encontrado que hay problemas. ¿Lo podemos solucionar? ¿Qué es lo que está pasando acá? Me parece que lo más lógico es que dos socios que han tenido durante muchísimo tiempo una situación de convivencia y de buena fe debieran haber hecho esto desde un primer momento. Sin embargo, nosotros nos enteramos por la prensa que hubo 600 personas que eventualmente han firmado porque estaban disconformes con los servicios del Instituto. A mí me parece que se han comportado de un modo que yo no esperaría que un socio se comportara”.

Finalmente, Martin aseguró que el Instituto solicitará, por las vías formales, información oficial para poder analizar las incumbencias legales que podría tener esta decisión unilateral del municipio.