Es por la cápsula que se desprendiera en una operación de  perforación de YPF. Dicha herramienta está ubicada a 1.300 metros de profundidad, alejada de los cursos de agua subterránea y sólo genera un pulso de microsegundos si se la manipula a través de conexiones con el exterior.

El Secretario de Estado de Ambiente y Desarrollo Sostenible, Ricardo Esquivel llamó a no generar alarma en la población y explicó que el elemento radioactivo que se desprendiera en una operación de  perforación de YPF está ubicado a 1.300 metros de profundidad y, por lo tanto, alejado de los cursos de agua subterránea, que no superan los 300 o 350 metros.

Especificó que la cápsula sólo genera un pulso que dura microsegundos si se la manipula a través de conexiones con el exterior, es decir que la misma se encuentra inactiva.

Esquivel descartó la posibilidad de peligro por la herramienta que quedó descolgada y detalló que la responsabilidad es de la empresa Halliburton, contratada por YPF  en el yacimiento Cerro Hamaca, pozo Nº 1.108, cercano a Rincón de los Sauces.

Dijo que además de estar a 1.300 metros de profundidad, es parte de una herramienta de control de perfilaje, por lo tanto lo aleja de los cursos de agua subterránea que están a 300 o 350 metros. Este tipo de cápsula que se utiliza de forma permanente en estudios de suelos, sólo genera radioisótopos que duran microsegundos si se la manipula a través de conexiones con el exterior, con equipamiento y personal especializado y habilitado para tal fin.

Los dichos de secretario de Estado contestan las manifestaciones a través de los medios de prensa y el pedido de resolución en tal sentido de la diputada Beatriz Kreitman (CC-ARI), acompañado por otros legisladores.

En declaraciones realizadas a la radio LU 5, Esquivel señaló que la cápsula “está en un punto del que no se la puede extraer, pero ello no significa que esté irradiando o generando pulsos en su entorno”. Negó que de la cápsula se desprenda radioactividad “ni en el momento en que se la introduce ni en el momento en que se desprende” y añadió que “sólo se activa bajo conexiones desde superficie y es precisamente ese el momento en que desprende radiación, al generar pulsos de microsegundos que permiten establecer controles de caudales, perfiles de suelos, o distintos objetivos  petrofísicos que se llevan adelante en esto y que se denominan trazadores radioactivos”.

Acerca de los pasos dados por la secretaría en función de esta situación, Esquivel subrayó que “luego de intentar recuperarla y no poderse, solicitamos la intervención de la autoridad regulatoria para que se tomen las medidas correspondientes desde la autoridad de aplicación”  y será “dicha autoridad regulatoria nuclear la que nos dirá los procedimientos a seguir, dado que hay que hacer un sellado en ese punto o hacerlo de manera preventiva y definitiva con la identificación correspondiente en las coordenadas del pozo y las nomenclaturas aclaratorias correspondientes”.

Manifestó que “los radioisótopos radioactivos son de uso común en las industria hidrocarburífera y alimenticia y en los tratamientos de radioterapia con un control estricto de la autoridad de aplicación en su transporte y manipulación”. Los perfilajes realizados a través de esta técnica permiten ver el estado y avance de la actividad, los cuales son de uso generalizado y de aplicación mundial.