Esquivel: “La Provincia prioriza el cuidado y la preservación del ambiente”

septiembre 5, 2012

Desde el ministerio de Energía, Ambiente y Servicios Públicos, el subsecretario de Ambiente y Desarrollo Sostenible reiteró las medidas que adoptará el gobierno provincial para asegurar la preservación ambiental en la explotación de yacimientos de petróleo y gas no convencionales.

El subsecretario de Ambiente y Desarrollo Sostenible, Ricardo Esquivel aseguró que la explotación de yacimientos no convencionales “no implica la degradación del medio ambiente bajo ningún punto de vista”, aclaró que estos nuevos desarrollos que se realizan en el sector “no afectan de modo alguno la vida animal, las plantas ni las personas” y subrayó que para el gobierno neuquino “es prioridad el cuidado y la preservación del ambiente”.

“Por supuesto que una de las mayores preocupaciones y ocupaciones en esta temática es el cuidado y la preservación; y para ello contamos con el conocimiento científico, el desarrollo de nuevas tecnologías y métodos adecuados para extraer las sustancias orgánicas existentes en esas formaciones compactas”, explicó.

Esquivel sostuvo que el término desarrollo sostenible “implica un concepto de responsabilidad, solidaridad y de equidad. La decisión y las instrucciones del gobernador Jorge Sapag y del ministro de Energía, Ambiente y Servicios Públicos, Guillermo Coco, son la protección del ambiente en resguardo de las generaciones venideras. Ellas deben contar con un ambiente apto, limpio y sano para su progreso y bienestar. El desarrollo industrial va de la mano del cuidado del ambiente y así estamos inculcándoselo a las compañías, porque ello no debe considerarse como un gasto sino, como una inversión”.

Precisó que los desarrollos que se realizan en la actividad hidrocarburífera provincial “no difieren de los tradicionales métodos de perforación, exploración o explotación de gas y de petróleo”. Indicó que la única diferencia es el tipo de terreno sobre el que se trabaja, es decir, formaciones compactas –reservorios de gas no convencionales denominados tight gas o gas de arenas compactas y shale gas o gas de arcillas-, con muy baja porosidad y permeabilidad, y que por lo tanto deben ser sometidos a estimulaciones hidráulicas, en alta presión, con la finalidad de producir canalizaciones que permitan la migración de los fluidos contenidos”.

“Todos estos desarrollos hacen al fortalecimiento de la economía, al desarrollo, al asentamiento de más inversiones y a la creación de fuentes de trabajo, a la vez que impactan favorablemente en la economía regional y contribuyen con la matriz energética nacional. El decreto 1483 tiene muy en claro la conservación, la preservación y el cuidado del medio ambiente y en modo especial de los recursos hídricos”, aseveró.

“No existe una contaminación que afecte la fauna autóctona, silvestre o a la vida humana. Se trata de espacios geográficos, superficies impactadas, degradadas por la afectación del hidrocarburo pero sin afectar de modo alguno la vida animal, vegetales o de las personas”, señaló.

El subsecretario indicó que la política que sigue el gobierno provincial a través del ministerio de Energía, Ambiente y Servicios Públicos “es la recuperación de las áreas degradadas y la restauración con vegetación propia del lugar”.

Estas explotaciones no convencionales utilizan cinco veces más cantidad de agua que las tradicionales, y es allí donde, según opinó, “surge la preocupación de algunos sectores por saber cuáles serán las fuentes de aprovisionamiento y el uso que se les dará”.

Explicó que el agua “se sacará de fuentes superficiales -ríos, arroyos, lagos, cuerpos receptores como canales-. No se autorizará bajo ningún concepto el uso del agua subterránea. El agua subterránea estará destinada solamente al aprovisionamiento de las poblaciones, es decir para consumo humano y para irrigación”, subrayó.

“Sólo se permitirá –bajo la presentación de permisos especiales- la utilización de mantos salinos, de alta salinidad y alta conductividad, no aptos para el consumo humano o para el riego. El agua que se recupere luego del retorno de estas estimulaciones se utilizará en superficie, acondicionado, tratado nuevamente para lograr que sea compatible para el uso de nuevas fracturas y también para el uso industrial de la misma empresa concesionaria para el desarrollo de recuperación secundaria”, apuntó.

En ésta como en otras actividades productivas “el riesgo cero no existe, pero todos los riesgos están ponderados. Es decir, en estas operaciones no puede ocurrir ninguna situación, ninguna contrariedad que pudiera afectar al ambiente. Estamos trabajando y tomando grandes previsiones sobre superficie, en la cantidad de pozos que se instalan, a los efectos de que haya un equilibrio entre la armonía del ambiente y las instalaciones hidrocarburíferas”, aseveró el funcionario.