Personal del organismo provincial realiza tareas para restablecer la presión del suministro.

Personal técnico operativo del Ente Provincial de Agua y Saneamiento (EPAS) se encuentra trabajando en una obstrucción en la zona centro oeste de la ciudad de Neuquén para normalizar el servicio, que presenta baja presión desde el martes a última hora.

Tal como se comunicó ayer, los motivos se deben a la presencia de un obstáculo en una zona del acueducto por el ingreso de material sedimentario durante alguna rotura.

Además, el martes una empresa contratada por el municipio local rompió una cañería del EPAS, que dejó sin agua a tres barrios. Durante la excavación y posterior reparación de ese tipo de roturas, puede ingresar material del suelo en las instalaciones que luego ocasionan este tipo de complicaciones.

Durante toda la jornada de ayer, los trabajadores realizaron pruebas de presión hasta encontrar la obstrucción y desde hoy a primera hora se encuentran trabajando para restablecer la presión normal del servicio.