Luego del temporal, se detectaron altos niveles de turbidez en los ríos Neuquén y Curi Leuvú. Esto afectó el funcionamiento del sistema de abastecimiento de agua potable.

El Ente Provincial de Agua y Saneamiento (EPAS) informó que como consecuencia del fuerte temporal que durante el pasado jueves afectó a gran parte de la zona norte de la provincia, se detectaron altos niveles de turbidez en los ríos Neuquén y Curi Leuvú, que afectaron el funcionamiento del sistema de abastecimiento de agua potable a la ciudad de Chos Malal.

Luego de la tormenta, la planta potabilizadora salió de servicio por el embanque (taponamiento) de las dos tomas que la abastecen desde los canales norte y sur del río Curi Leuvú. El temporal afectó la alta cuenca de ambos ríos, la turbidez es muy elevada, con alto contenido de sedimentos, razón por la cual no puede activarse la captación de emergencia desde el río Neuquén.

Es importante destacar que la planta por diseño puede potabilizar en un rango que oscila entre las 15 mil y 20 mil unidades nefelométricas de turbidez, un valor que se supera ampliamente desde la noche del jueves en ambos cursos, con picos que alcanzaron las 70 y 80 mil unidades, lo que conllevó a la paralización la planta.

Esta mañana, personal técnico operativo del organismo se encontraba monitoreando la evolución de ambos cursos y la turbidez oscilaba en 35 mil unidades. Se espera que los valores disminuyan para realizar las maniobras necesarias para poner en funcionamiento nuevamente la planta.

El sistema potabilizador de Chos Malal está conformado por las siguientes etapas:  captación desde los ríos Curi Leuvú y Neuquén, un presedimentador que disminuye gran parte de la turbidez del agua que se capta, floculación, decantación, clarificación, filtrado y desinfección.

Desde el EPAS se está garantizando el abastecimiento de agua potable al hospital, centros de salud y los sectores más afectados a través del camión cisterna del organismo.