La obra contempla el reemplazo de cañerías para renovar la infraestructura existente y potenciar la capacidad de la planta potabilizadora de agua.

El directorio del Ente Provincial de Agua y Saneamiento (EPAS) decretó ayer el llamado a licitación de la obra de colocación de la tubería de 800 milímetros de diámetro desde la estación elevadora del rio Neuquén a la planta potabilizadora Buena Esperanza en las localidades de Cutral Co y Plaza Huincul, con un presupuesto oficial de más de 65 millones de pesos (valores al mes de abril de 2020) con un plazo de ejecución de 180 días.

Esta obra, para la que ya se cuenta con las cañerías de impulsión adquiridas por el EPAS a través de fondos provinciales, contempla el reemplazo de una cañería de 500 milímetros de diámetro que actualmente se encuentra fuera de servicio, por una cañería nueva de hierro dúctil de 800 milímetros de diámetro, manteniendo las instalaciones de bombeo y del dispositivo antiariete existente.

Los trabajos son co financiados por la Provincia y los municipios, habiendo invertido la primera un 50 por ciento del monto total estipulado en la adquisición de los caños que se encuentran acopiados en el predio de la planta mientras que los gobiernos locales de la comarca financiarán el otro 50 por ciento en razón de la colocación de la cañería de impulsión

La captación de agua para el sistema de abastecimiento de agua potable a la comarca petrolera se realiza sobre la margen derecha del río Neuquén, a la altura del paraje Buena Esperanza, elevando el agua cruda unos 120 metros hasta la planta potabilizadora donde se lleva a cabo el tratamiento. Luego del proceso se realiza el transporte del agua apta para el consumo mediante dos acueductos, a una presión de 10 kg/cm2, hasta ambas ciudades.

Desde esta captación a la planta potabilizadora existen dos acueductos emplazados de forma paralela, uno construido en el año 1977 de acero de 500 milímetros de diámetro que se encuentra fuera de servicio y es el que será reemplazado, y un segundo acueducto de acero de 750 milímetros que se encuentra en buen estado de funcionamiento y es el que actualmente conduce el agua cruda hacia la planta Buena Esperanza.

La provincia del Neuquén invierte anualmente 440 millones de pesos para abastecer de agua a las dos ciudades. La planta tiene una capacidad para tratar hasta 2800 metros cúbicos por hora de agua cruda y produce diariamente más del doble de la cantidad de agua potabilizada de la necesaria para los habitantes de las ciudades según el consumo sugerido por todos los organismos nacionales e internacionales como el ENOHSa (250 litros por día por persona), cuestión que se está abordando con los Municipios de ambas localidades para lograr una distribución más eficiente y un consumo responsable por parte de los usuarios.