EPAS: acciones tomadas por el organismo ante la turbidez del río Limay

febrero 2, 2012

El Ente Provincial de Agua y Saneamiento informó que hoy y tal lo acordado oportunamente, se ha dado respuesta a la nota Nº 270/2012 elevada a este organismo por el Defensor del Pueblo de la ciudad de Neuquén.

El Ente Provincial de Agua y Saneamiento (EPAS) informó que hoy y tal lo acordado oportunamente, se ha dado respuesta a la nota Nº 270/2012 elevada a este organismo por el Defensor del Pueblo de la ciudad de Neuquén.

El mismo solicitaba se le ponga en conocimiento sobre aspectos técnicos de los sistemas de abastecimiento de agua de la ciudad capital, como también las acciones llevadas a cabo por el organismo ante el hecho extraordinario como fue la alta turbidez del río Limay ocurrida días atrás. Esta situación, única por su magnitud, afectó el agua que el organismo entrega al sector de vecinos ubicados en zona Centro Este, Este y Sur, particularmente.

Entre otros aspectos, se informó que el temporal de lluvia que afectó a la provincia entre los días 21 y 23 de enero pasado fue de carácter “excepcional” y provocó desbordes de arroyos, aludes y aluviones de barro en las cuencas de los ríos Limay y Neuquén, con las lógicas consecuencias que fueron de público conocimiento (cortes de ruta, anegamiento de calles en la ciudad de Neuquén, turbidez del agua, entre otras). También se detalla que “en cuanto a la forma de distribución de agua para consumo en la ciudad de Neuquén capital, la turbidez del agua de los ríos Limay y Neuquén “incidió en un 20 a un 30 por ciento de los usuarios”.

De lo antedicho se informó que el organismo provincial realizó una serie de acciones producto de la situación provocada por el evento extraordinario, entre las que se destacan que, ante los picos máximos de turbidez del río Limay registrados los días 23 y 24 de enero, el sistema de bombeo fue afectado y, en consecuencia, la provisión de agua de red proveniente de este sistema.

Por otra parte, el mismo informe aclara que “la concentración de cloro en red se mantuvo dentro de parámetros aceptables hasta el día 23 de enero, por lo que el EPAS mantuvo informada a la población respecto a que el agua era apta para consumo humano”. “En función a un pico de turbidez en el río Limay durante la tarde-noche del 23 de enero, que provocó un consumo más rápido del cloro residual, se recomendó a la población el día 24 de enero, desde las 7 horas, por diversos medios de prensa radiales, televisivos y gráficos, la adopción de una serie de medidas que son de público conocimiento”, se detalla.

“Indicadores tales como turbidez y presencia de cloro en red mostraron un cambio en la condición del agua de suministro. La presencia de turbidez puede interferir en el proceso de desinfección, aumentando la demanda de cloro. En este sentido y para garantizar la inocuidad del agua de suministro y por ende la salud de la población, se sugirió hervir el agua para consumo por un breve lapso de tiempo, durante el pico máximo de turbidez mientras duró la contingencia, complementando de esta manera y, ante esta situación extraordinaria, la desinfección por cloro efectuada por el EPAS”, se explica en el mismo informe.

Del informe técnico elevado a la Defensoría, se desprende que el ente, en lo extraordinario del evento ocurrido entre el 21 y 24 de enero, tomó todos los recaudos a su alcance a efectos de llevar a la población el mejor suministro de agua posible, garantizando la calidad sanitaria, con la consigna de evitar el corte del suministro por las implicancias que ello acarrea, como se pudo observar en localidades vecinas que procedieron a interrumpir el servicio.

Por ello, día a día se analizaron exhaustivamente las condiciones del agua y se informó a la comunidad, indicando las medidas a tomar en función de las mediciones de turbidez, a efectos de evitar riesgos en la salud de la población.