La iniciativa forma parte de las acciones llevadas adelante por el Programa Redes y el Programa Provincial de Salud Cardiovascular.

El ministerio de Salud y Desarrollo Social distribuyó 55 kits de instrumental médico a los centros de salud y hospitales de la provincia del Neuquén que componen el Programa Redes.

La actividad, según se informó desde el Ministerio, se realizó conjuntamente entre el Programa Redes de Nación, el equipo de microgestión del Programa Redes Neuquén y el Programa Provincial de Salud Cardiovascular, a cargo de Romina Luján.

El responsable de entregar el instrumental en los centros de salud de la Zona Sanitaria Metropolitana y Zona Sanitaria I, fue el equipo de microgestión, quien también realizó una presentación de los resultados del Programa a nivel país.

Los equipos entregados constan cada uno de los siguientes elementos: un diapasón, una cinta métrica, un tensiómetro, un martillo para reflejos y un cilindro con dos polos de diferente temperatura. Estos instrumentos son indispensables para controlar la presión arterial (principal factor de riesgo cardiovascular), medir la circunferencia de cintura (relacionada con la obesidad central), y para evaluar la sensibilidad y los reflejos en las personas con diabetes, para detectar neuropatía diabética periférica, la principal complicación crónica de la diabetes.

Presentación de cifras

En el marco de esta iniciativa, también se dieron a conocer datos relacionados con la salud cardiovascular. En tal sentido, se advirtió que las enfermedades cardiovasculares (ECV) son la principal causa de muerte en todo el mundo y son prevenibles, por eso es importante realizar intervenciones tanto de promoción, prevención y tratamiento de las Enfermedades No Transmisibles (ENT).

Cada año mueren más personas por ECV que por cualquier otra causa. Se calcula que en 2008 murieron por esta causa 17,3 millones de personas, lo cual representa un 30 por ciento de todas las muertes registradas en el mundo; 7,3 millones de esas muertes se debieron a la cardiopatía coronaria, y 6,2 millones a los accidentes cerebro vasculares (ACV).

Las muertes por ECV afectan por igual a ambos sexos, y más del 80 por ciento se producen en países de ingresos bajos y medios. Se calcula que en 2030 morirán cerca de 23,3 millones de personas por ECV, sobre todo por cardiopatías y ACV, y se prevé que sigan siendo la principal causa de muerte.

La mayoría de las ECV pueden prevenirse actuando sobre los factores de riesgo, como el consumo de tabaco, las dietas malsanas, la obesidad, la inactividad física, la hipertensión arterial, la diabetes o el aumento de los lípidos.

En nuestro país en el año 2003 sobre un total de 302.064 muertes, se produjeron 95.090 decesos por causas cardiovasculares y 54.949 por cáncer. Ambos grupos de causas reúnen el 52 por ciento de las muertes.

Durante el año pasado se han realizado capacitaciones relacionadas con el objetivo de disminuir la prevalencia de los factores de riesgo cardiovascular y la morbi-mortalidad cardiovascular.