Un grupo de productores nucleados en la Asociación de Fomento Rural Nueva Esperanza recibió los documentos firmados por el gobernador Jorge Sapag.

 

A través del Plan de Regularización de Tierras Fiscales, el gobierno provincial entregó hoy 13 decretos de adjudicación en venta a productores de la Asociación de Fomento Rural (AFR) Nueva Esperanza. Se trata de una solicitud que lleva más de 25 años y que abre la posibilidad a otros 60 productores para titularizar tierras productivas en esa zona.

Los documentos entregados este mediodía “son fruto del trabajo de los pobladores, representados por el presidente actual de la AFR Nueva Esperanza, Ricardo Kerr, y por parte de los agentes de la dirección de Inspecciones de la subsecretaría de Tierras” indicó el ministro de Desarrollo Territorial, Leandro Bertoya, quien estuvo acompañado por el intendente de Senillosa, Hugo Moenne, la subsecretaria de Producción, Amalia Sapag, y el director provincial de Proyectos e Inversiones, Eduardo Matkovich.

“La superficie total a titularizar -luego de los trámites correspondientes que incluyen los planos de mensura- es de 120 hectáreas aproximadamente, y la importancia de esta primera entrega es que les marca el camino a seguir a otros 60 productores nucleados en la AFR Nueva Esperanza”, según indicó el ministro.

Las primeras inspecciones realizadas en la AFR fueron en a mediados de la década de 1990, y se constató que habían ocupaciones que ya llevaban varios años. Las primeras mejoras fueron plantaciones de álamos, algunos frutales y construcción de canales de riego que por medio de bombas obtenían el agua del canal principal.

Bertoya comentó que “la gente puso mucho esfuerzo y trabajo, y hoy estamos entregando el decreto que permitirá acceder a la escritura de la tierra a productores que dejaron cuerpo y alma durante décadas, por eso estamos muy satisfechos de poder ser protagonistas en esta historia”.

En tanto, el intendente Moenne señaló que “estamos muy contentos porque se ha podido dar este gran paso. Sabemos bien la diferencia entre contar con el permiso de tenencia precaria y una adjudicación en venta, que es el paso anterior a lograr la titularización de la tierra”.