Se entregaron fondos para diversas acciones relacionadas con la actividad forestal y los bosques nativos, poniendo en valor las diversas herramientas con que cuenta el gobierno provincial.

El ministro de Producción e Industria, Facundo López Raggi encabezó ayer en Junín de los Andes una actividad para la puesta en valor de las líneas de promoción para la actividad forestal y la preservación de los bosques nativos. En la ocasión se hizo entrega de aportes y certificados a beneficiarios de los departamentos Huiliches, Aluminé, Catan Lil y Lácar.

El ministro López Raggi explicó a los presentes que el acto “tiene que ver con poner en valor el trabajo que hacen ustedes. Trabajar e invertir en forestación es invertir tiempo pensando en el largo plazo”.

“La provincia tiene instrumentos que acompañan a grandes forestadores que tenemos hoy acá, que son y han sido pioneros de la actividad forestal. Eso ha llevado a la provincia a priorizar la actividad e incluso a crear una empresa como Corfone, que ha generado mucho valor a todo el producto maderable en la provincia. Pero también lo bueno es que gracias a los instrumentos de los que disponemos muchas comunidades y pequeños productores se han podido ir sumando a la actividad forestal, a lo que eso genera y al nivel de trabajo que demanda para complementar el resto de sus actividades”, añadió.

Los aportes y certificados entregados corresponden a los subsidios para promoción de la actividad de bosques implantados, en el marco de la ley provincial 2482, tanto como de bosques nativos, reglamentada por las leyes 2.780 y 26.331. Estas acciones representan una inversión total provincial para 2018 de 15.607.467,30 pesos que el gobierno provincial pone a disposición de productores individuales, organizaciones, comunidades y empresas ligadas a la actividad forestal.

“La provincia tiene herramientas y un gran potencial que aún no se ha desarrollado, por lo que siempre es bueno planificar instrumentos firmes que se sostengan en el tiempo para prestarle impulso y desarrollo de la actividad”, señaló López Raggi.

“A nivel nacional está en proceso de modificación la Ley 25.080, que es la de promoción de la actividad forestal. En el contexto actual es importante sostener y fortalecer lo que tenemos en base a nuestras herramientas provinciales y ver de qué manera podemos complementarlas”, agregó.

Por último, el ministro dijo que “estamos abiertos a trabajar en las cuestiones que vayan surgiendo, en las necesidades puntuales de cada productor, de cada empresario dedicado a la actividad forestal y con todas aquellas herramientas que tenemos disponibles. A nivel general, estamos trabajando en la resolución de problemas estructurales como por ejemplo el tema del acceso al agua, y hay una fuerte intención de la provincia en continuar con los proyectos que están en curso”.

En tanto, la subsecretaria de Producción, Amalia Sapag comentó que “esta actividad la realizan los productores junto a técnicos privados y de la secretaría de Desarrollo Territorial y Ambiente, con el apoyo permanente de los técnicos de la dirección de Bosques de nuestra subsecretaría. Es de vital importancia el trabajo conjunto para seguir consolidando esta diversificación productiva como línea de trabajo estratégica en nuestra provincia”.

Además, destacó que “hoy estamos poniendo en valor este trabajo forestal, en el que se han invertido más de 15 millones de pesos gestionados durante este año. De ese monto, 12 millones corresponden a bosque implantado, tanto por planta lograda como los planes de manejo de poda y raleo; y más de tres millones corresponden a fondos que ya han recibido las comunidades por presentar planes de conservación y manejo dentro del bosque nativo”.

Por último, la subsecretaria comentó que “además de lo forestal, estos últimos días hemos podido recorrer nuevos proyectos para el desarrollo rural, específicamente de abastecimiento de agua. Hay muchos en marcha y varios ya logrados, que se suman a los de infraestructura predial para la actividad ganadera, que implican una inversión de 47 millones de pesos, y ayudan a que la gente pueda vivir de la producción realizando las tareas que saben hacer en el medio que eligen vivir”.

Estuvieron presentes, además, el intendente de Aluminé, Gabriel Álamo; el secretario de Gobierno de Junín de los Andes, Elbio Meza; el presidente de la Sociedad Rural del Neuquén, Martín Zimmermann; representantes de las comunidades mapuche Linares, Atreico, Puel, Namuncurá, Cayulef y Chiquilihuin, productores individuales y titulares de empresas agropecuarias.

Neuquén cuenta con 543.917 hectáreas de bosques nativos. La ley 26.331 establece el marco legal para el aprovechamiento de las superficies con bosque nativo y establece las condiciones para la preservación, remediación y conservación de las áreas de bosque nativo en todo el país. A nivel provincial es la ley 2.780 que refrenda las regulaciones en Neuquén.

El ministerio de Producción e Industria es autoridad de aplicación de las leyes mencionadas y sus equipos se basan en su articulado para orientar sus acciones en función de poder dar cumplimiento a las mismas.

Los planes están dirigidos a productores forestales, propietarios de tierras forestales, comunidades originarias y rurales, proyectos de asociación privada-estatal y proyectos en bosques fiscales en cuya superficie se conservan bosques nativos, en tierras públicas o privadas, de acuerdo con las categorías de conservación que establece el Ordenamiento Territorial vigente.

Los fondos pueden destinarse al desarrollo de infraestructura productiva o de conservación, apoyo a proyectos silvícolas sin retorno económico, incorporación de tecnología, desarrollo de la cadena de valor, investigación, mano de obra y asistencia técnica.

La financiación de los planes se realiza a través del Fondo para el Aprovechamiento Sustentable y la Conservación de los Bosques Nativos creado por la Ley Provincial 2.780, cuyo objetivo es compensar por los servicios ambientales o ecosistémicos que se brindan, la conservación de los bosques de la provincia y el fomento del uso sustentable de acuerdo a las categorías de conservación.

Actividad forestal

Actualmente hay más de 61.000 hectáreas de bosques cultivados de la especie Pinus (90 por ciento Pino Ponderosa) y unas 1.300 hectáreas de salicáceas. Neuquén es la provincia patagónica con más superficie forestada, ya que el total junto con Río Negro y Chubut es de 95 mil hectáreas.

A través de los subsidios provinciales a la actividad forestal se busca mantener e incrementar la superficie de bosques implantados, otorgándose aportes por plantas colocadas en plantaciones comerciales o de protección en forma de macizos o cortina, o bien alambrados construidos en el caso de pequeños productores y comunidades; además de poda y raleo. Los beneficiarios son pequeños, medianos y grandes productores, municipios, comisiones de fomento, organizaciones rurales y comunidades mapuche.

La ejecución de esta ley involucra un trabajo coordinado entre el ministerio de Producción e Industria, como autoridad de aplicación, y el Instituto Autárquico de Desarrollo Productivo (Iadep), como agente financiero. En el caso de pequeños productores, se coordina el trabajo de realización de los planes, en algunos casos, con la secretaría de Desarrollo Territorial de zona sur.

Incentivos

Existe el Régimen de Subsidio para Implantación de Forestaciones de Pequeños Productores que incluye la provisión de plantas a través de los viveros provinciales y se contemplan aportes para la construcción del alambrado, en tanto que la mano de obra es aportada por los propios beneficiarios.

El Régimen de Subsidio para Implantación de Forestaciones de Medianos y Grandes Forestadores implica que el aporte se debe destinar a la adquisición de las plantas y al costo de la mano de obra de plantación.

El Régimen de Promoción para el Subsidio de Implantación de Forestaciones Comunitarias (comunidades mapuche, municipios, comisiones de fomento, asociaciones de productores) tiene aportes destinados a pagar la mano de obra de plantación y de colocación del alambrado, la adquisición de materiales para alambrar, en tanto que las plantas también son donadas desde los viveros provinciales.

Mediante leyes se busca impulsar también las tareas de poda y raleo (manejo silvícola de plantaciones), con el objetivo de mantener los bosques en condiciones sanitarias y de crecimiento óptimas y que los árboles cuenten con cantidad y calidad de madera.

Por esto, también está vigente el Régimen de Subsidio para el Manejo de Plantaciones Forestales Implantadas, destinado a productores forestales con plantaciones que requieran ser intervenidas en tareas de poda y/o raleo, otorgándose un aporte no reintegrable por hectárea para cubrir los costos de estas labores.

El ministro de Producción e Industria, Facundo López Raggi encabezó ayer en Junín de los Andes una actividad para la puesta en valor de las líneas de promoción para la actividad forestal y la preservación de los bosques nativos.