Los beneficiarios son de Paso Aguerre, Picún Leufú y Piedra del Águila. Las entregó el vicepresidente del IPVU, Marcelo Sampablo, quien anunció la construcción de otras 10 viviendas.

El vicepresidente del Instituto Provincial de Vivienda y Urbanismo (IPVU), Marcelo Sampablo, entregó esta semana de 12 viviendas en Paso Aguerre, Picún Leufú y Piedra del Águila a familias que vivían en condiciones muy precarias.

Se trata de casas -cuatro en cada localidad- que fueron construidas por cooperativas de trabajo de 16 personas cada una. Son de 65 metros cuadrados, con tres dormitorios, cocina comedor y baño.

En primer lugar, Sampablo, acompañado por el director del programa “Unidad de Gestión de Programas por Cooperativas”, Pablo Peucón y el equipo de trabajo, visitó Paso Aguerre. Allí entregó las llaves a las cuatro familias beneficiarias.

Las obras se ejecutaron mediante un trabajo coordinado con la subsecretaría de Desarrollo Urbano y Vivienda dependiente de la secretaría de Obras Públicas de la Nación y con la comisión de fomento de Paso Aguerre. La cooperativa involucrada es “Paso Aguerre Ltda”, y la inversión total fue de 1.276.800 pesos. También se firmó un convenio específico para la próxima construcción de cinco nuevas viviendas bajo la misma modalidad, con una inversión de 2.832.000 pesos.

También fueron entregadas cuatro viviendas en Picún Leufú, con la presencia del intendente Clemente Casamajou. Allí participó la cooperativa de trabajo “Picún Leufú Ltda”, que construyó las casas en siete meses, con una inversión de 1.826.400 pesos. Además se firmó un convenio para iniciar otras cinco viviendas.

Finalmente, y junto con la intendenta Adriana Figueroa, se entregaron cuatro viviendas construidas por la cooperativa “Unión Piedra del Águila”, con una inversión aproximada de 1.500.000 pesos.

En los distintos actos, Sampablo destacó que “la orden de nuestro gobernador fue que había que construir viviendas en toda la provincia. Así, con cofinanciamiento de Nación y de Provincia, llegamos al final de la gestión con más de 18 mil soluciones habitacionales, de las que forman parte la entrega de estas viviendas”. “En este caso puntual, el programa funciona si la cooperativa de trabajo y el municipio se involucran, sino es imposible. Y ustedes, junto con nosotros, lo hicieron posible porque se comprometieron”, indicó.

El funcionario hizo votos para que “esta política continúe, porque esto de que trabajen cooperativas en lugares pequeños genera una mano de obra permanente, se puede dar la posibilidad de trabajo a la gente del lugar y reactiva el mercado de materiales de la zona donde se construye”.

Expresó estar “agradecido de haber podido acompañar al presidente de ADUS IPVU, Rodolfo Kaiser en estos ocho años de gestión como vicepresidente de IPVU y de ser parte de haber dado respuesta a tantas familias sin techo propio, a través de todos los programas que llevamos adelante”.

A través de este programa -entre ejecutadas y en ejecución- se llegó a 340 viviendas, con más de 60 cooperativas de trabajo y alrededor de 800 personas trabajando, por un monto global de inversión de 100 millones de pesos.

El Programa Federal de Integración Socio-comunitaria tiene como objetivos contribuir al desarrollo y mejoramiento de las condiciones del hábitat de los hogares con ingreso por debajo del nivel de indigencia y grupos vulnerables en situación de emergencia o marginalidad; promover paulatinamente la salida laboral a través de cooperativas de trabajo fuera de los subsidios nacionales y movilizar mercados locales de materiales en comercialización y producción.