Muchas gracias. Llegó el día de las 483. Hoy es el día, felicitaciones para todos. Un gran mérito de cada uno de ustedes. Hablábamos hoy cuando veníamos de Buenos Aires. Yo les voy a pedir un gran aplauso porque hoy estamos recibiendo por primera vez a los nuevos funcionarios del gobierno nacional que han venido a inaugurar estas viviendas. A Iván, a María Pía, a María. Ayer estábamos gestionando y enseguida predispuestos a venir.

Quiero agradecerle a cada uno de ustedes, pero en tan solo dos minutos recordar cómo empezó esto en el 2007. Gracias a cada uno de ustedes, gracias a cada comisión vecinal, a cada hombre y mujer que integraba esas comisiones vecinales, que nos vinieron a buscar.

Se pusieron por delante del problema y dijeron: vamos a construir soluciones por un Neuquén sin tomas. Pusieron la cara y encontraron en Jorge Sapag y Ana Pechen dos compañeros y laderos para levantar, gestionando, ladrillo a ladrillo cada solución habitacional.

A los sindicatos, que se pusieron por delante y a las distintas instituciones intermedias que son un eslabón importantísimo para la concreción de estas obras. A quienes han presidido hasta hace muy poco y conducido el Instituto Provincial de Vivienda (y Urbanismo): Rody (Rodolfo) Káiser. Hoy lo tenemos acá con todo su equipo, acompañándonos.

En fin, es una demostración clara de que cuando nos unimos y trabajamos juntos, podemos. Se puede.

Pero también quiero rescatar algo muy importante, a cada albañil, a cada obrero de la construcción que cuando vinimos aquí, anunciamos y comprometimos un deseo, que en un año íbamos a hacer estas viviendas, las empresas constructoras -gracias al trabajo de cada albañil, de cada obrero- hicieron realidad esta entrega de hoy. Un gran aplauso para nuestros empleados de la Uocra que hacen posible esto.

A estos muchachos colorados que son el ejemplo de que las soluciones vienen en paz, tomados de la mano y trabajando, no haciendo piquetes y poniendo palos en la rueda al progreso y al desarrollo de cada uno de ustedes.

Quiero decirles que tenemos el compromiso, la necesidad y las ganas de profundizar este trabajo. Si a dos meses de empezar a gobernar podemos habilitar y entregar estas 483 viviendas, es porque aquel 26 de abril la población neuquina fue clara y nos dijo: allí donde hay aciertos y logros, vamos a profundizar ese camino; y allí donde hay errores y no estamos llegando, queremos un cambio.

La continuidad y el cambio son las dos grandes banderas de este proyecto que nos une y nos encuentra fortalecidos en la identidad de defender Neuquén para los neuquinos. El verdadero federalismo se levanta ladrillo tras ladrillo, con el debido respeto y la construcción de la autonomía y de la identidad de cada pueblo.

Yo quiero decirles también que tenemos que disfrutar de estos momentos. Rápidamente vamos a entregar las llaves, pero que hoy sea un día de celebración de las 483 familias, porque esto se lo ha ganado cada uno de ustedes.

Felicitaciones y vamos por más viviendas y por más progreso. Unidos y juntos. Muchas gracias y felicitaciones a todos, con el amor y el cariño de siempre.