Integrantes de las comunidades mapuche Aigo y Hieguehiual, junto con profesionales de la Zona Sanitaria III, se reunieron con el objetivo de redactar un protocolo intercultural para las comunidades originarias de la zona.

La subsecretaría de Niñez, Adolescencia y Adultos Mayores del ministerio de Ciudadanía participó de una reunión con la red local de Ruca Choroy. El encuentro fue organizado por las Agrupaciones Mapuche Aigo y Hieguehiual y la Zona Sanitaria III, con el objetivo de redactar un protocolo intercultural para las comunidades originarias de la zona.

La directora del Área de Fortalecimiento Institucional, Angélica Riquelme y la articuladora Ayelen Penchulef, participaron en representaron de la subsecretaría de Niñez, Adolescencia y Adultos Mayores; junto al logko de la comunidad Aigo, Ricardo Peña; el director del Área Rural del hospital de Aluminé, Fabián Gacedo; y la directora de la escuela de la comunidad, Laura Siciliano, entre otros.

En este encuentro se avanzó en la posibilidad de establecer acciones enmarcadas en la inteculturalidad que permitan trabajar algunas problemáticas sociales, tales como las violencias, abandono de adultos mayores y el consumo problemático de alcoholismo. También fue un espacio donde se pudieron visualizar las responsabilidades inherentes a cada una de las instituciones del Estado.

Se resolvió, además, dar nombre a esta red intersectorial, denominándola «Nehuen Che» que significa la «fuerza de las personas». El encuentro permitió también comentar brevemente el carácter de la subsecretaría como las características particulares de ministerio de Ciudadanía en la acción de promoción de derechos, prevención y el desarrollo de programas en este sentido.

Angélica Riquelme señaló que «tanto las personas de la comunidad, como los agentes de salud y educación coincidieron en que cualquier abordaje que se proponga debe contemplar el anclaje territorial del dispositivo y debe ser realizado interculturalmente”.

Destacó que en la zona “pensar en estrategias y propuestas concretas respecto a las problemáticas abordadas y teniendo en cuenta la historia de las comunidades las creencias y espiritualidades, las formas de vida y las construcciones vinculares ancladas en los buenos tratos, el respeto y la confianza; a partir de los cuales reivindicar el concepto de familia y de comunidad».