Exquisitos platos con identidad neuquina estarán presentes en el evento gastronómico a realizarse el 7 y el 8 de octubre en el Paseo de la Costa. Los chefs Martín Zapata, Fernando Ledesma, Leonardo Morsella y Ramón “Moncho” Vázquez elaborarán menús con cordero, chivito neuquino, frutos rojos y manzana.

 

Desde que se presentó en sociedad el Sello de Distinción Neuquina, impulsado por la subsecretaría de Turismo del ministerio de Producción y Turismo, no paró de conseguir reconocimiento y atraer a sofisticados maestros de la cocina moderna o a lo tradicional, según el paladar de cada comensal.

La feria gastronómica Yo Como se realizará el 7 y el 8 de octubre y reunirá a expertos chefs y productores de la región en el Paseo de la Costa de la ciudad de Neuquén.

El encuentro promete intensos sabores y aromas: la de una cocina a leña, un horno de barro junto con utensilios de la mejor madera cordillerana, combinados con olores familiares, autóctonos y condimentos nuevos a orilla del río Limay.

Propuestas de los chefs neuquinos

En la primera jornada, Martín Zapata, del Bodegón Zapata de Picún Leufú, junto con Fernando Ledesma, de Ollivier Bistró de Zapala, prepararán un menú infantil con hamburguesa de cordero y vegetales asados, seguido por un postre de mousse de frutos rojos sobre chocolate semi amargo.

Al día siguiente, Leonardo Morsella, del restaurante Waldhaus de Villa La Angostura, y Ramón “Moncho” Vázquez, de Moncho Cocina de Chos Malal, serán los encargados de asar un costillar de chivito del norte, acompañado de un risotto de quinua, manzana y oliva con vegetales grille ahumados.

El sello de distinción neuquina

El sello de distinción viene a puntuar la calidad del establecimiento gastronómico, la de los alimentos y productos a utilizar, y la estructura del lugar. Un premio a la calidad patagónica de Neuquén en su arte culinario.

Tiene el objetivo de fomentar el consumo y la producción local, así como también promocionar los destinos turísticos y la gastronomía regional de la provincia.

La carta de cada establecimiento debe contar con un menú con productos típicos según la preferencia del cocinero. En este sentido, el manual identifica dos categorías de alimentos. Por un lado, los típicos, como trucha, piñón, chivito, ciervo, pera, manzana, frutos rojos finos, cordero patagónico, cereza, ñaco, jabalí; y, por otro, los provenientes, como miel, vino, cerveza, sidra, hongos, pavo, cerdo, conejo, té, frutos secos, vinagres saborizados, aceite de oliva, helado, chocolate y licores.

Los destinatarios del sello son los establecimientos neuquinos que, de acuerdo con las normas legales, sanitarias y de seguridad vigentes, prestan al público en general el servicio de alimentos y/o bebidas para ser consumidos en el lugar o en sus anexos, de manera habitual y mediante un precio; y que actúan como complemento de la actividad turística.