Neuquén y Río Negro plantearán en la reunión con el ministro de Agroindustria, Ricardo Buryaile problemas coyunturales y estructurales para abordar soluciones para el sector.

El ministro de Producción y Turismo, José Brillo participará mañana en la ciudad autónoma de Buenos Aires de la mesa de trabajo “Soluciones a las problemáticas sectoriales de las cadenas de manzanas y peras”, que contará con la participación del ministro de Agroindustria de la Nación, Ricardo Buryaile.

El encuentro está previsto a partir de las 10 y participarán también autoridades del área de la provincia de Río Negro, organizaciones de la producción y el empaque, gremios y especialistas integrantes de la denominada Mesa Frutícola de Río Negro y Neuquén.

El ministro destacó la importancia de haber podido avanzar junto a la provincia vecina para un “planteo común” y aseguró que “lo que vamos a pedir mañana son algunos puntos de coyuntura que hay que resolver rápidamente”, como es el caso del compromiso del gobierno nacional de aportar 600 millones de pesos a la fruticultura de ambas provincias.

Estos aportes se reparten en 250 millones de pesos para ser destinados a la sanidad y 350 millones para tareas de poda y raleo, “de los cuales Neuquén recibiría unos 100 millones de pesos, porque tiene el 15 por ciento de las hectáreas en producción del Alto Valle”, detalló y agregó que “esto es algo que se debería decidir mañana, porque ya está comprometido”.

Los otros temas son la ley de emergencia frutícola, “que establece que la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP) debe diferir los impuestos hasta el año que viene por la emergencia, que debe ser promulgada y reglamentada”, y lo que corresponde por la emergencia declarada a partir de las tres grandes tormentas de granizo que se dieron en el segundo semestre del año pasado en Neuquén, “con lo cual nos ha quedado un 40 por ciento de la cosecha. Esto implica una enormidad, por lo que Nación tiene pendiente transferir fondos vinculados a esto que serán incorporados al Ente Compensador Agrícola (ECA) para los seguros”.

“Estos puntos son de rigor y después hay cuestiones estructurales”, dijo y enumeró aspectos como la cotización del dólar, debido a que “la agricultura y la fruticultura necesitan un dólar distinto. Esto es una realidad, por lo que necesitamos definir algún reintegro más alto”.

En este caso, “lo que tenemos que hacer es ampliar los ingresos por exportaciones a través de un reintegro que llegue al 12 por ciento -ahora está en el 9-, porque con esos tres puntos más le daría más competitividad”, indicó y destacó que también es necesario “bajar costos laborales, que en el turismo se compensan con IVA. En este sector se podría hacer algo parecido y a su vez aumentar la productividad. Hay varios temas que se pueden resolver estructuralmente hasta que llegue una cosecha mejor”.