El secretario de Ambiente y Desarrollo Sostenible, Ricardo Esquivel, se reunió con autoridades de la localidad y destacó que “no se avanzará en las etapas administrativas de la audiencia pública si el proyecto no es aceptado por la comunidad”.

El secretario de Ambiente y Desarrollo Sostenible, Ricardo Esquivel, ratificó ayer en Las Coloradas que el proyecto exploratorio minero en Las Nenas y La Voluntad está suspendido. “No se avanzará en las etapas administrativas preparatorias de la audiencia pública si el proyecto no es aceptado por la comunidad”, indicó a los pobladores.

Del encuentro participaron el intendente local, Lucrecio Varela, los directores de Minería, Carlos Portilla y Miguel Bruna, vecinos autoconvocados, representantes de las comunidades originarias Cayupán, Paineo y Felipín, y el sacerdote local Martín Andreas Gottle, entre otros.

En la oportunidad Esquivel brindó respuesta a los interrogantes de la población y escuchó los planteos relacionados con el emprendimiento minero. Explicó que “para el gobierno provincial es imprescindible la aplicación de buenas prácticas de protección a los recursos naturales, priorizando a las personas y el ambiente”.

Sostuvo Esquivel que si bien las coordenadas del proyecto se sitúan en áreas de propiedad privada, “es requisito fundamental la aceptación del proyecto por la comunidad, y la convivencia de las instituciones y sectores sociales involucrados, tanto de la localidad como de la región comprendida en el proyecto”. Para ello la secretaría de ambiente “está dispuesta a ampliar a las partes interesadas la información técnica y legal correspondiente”, indicó.

Además remarcó que “debe tomarse en consideración la complejidad de las distintas posiciones y opiniones, las que deben desarrollarse, en un ámbito de mucha comprensión y en un contexto de solidaridad, que persigan el bien común de todas las partes involucradas”.

Congruente con las explicaciones expresadas en la Legislatura el 30 de septiembre pasado, sostuvo que “la secretaría no avanzará en las etapas administrativas preparatorias de la convocatoria a audiencia pública en tanto no exista aceptación y consenso social de la comunidad”. Describió que “la actividad minera, en este tipo de circunstancias, requiere de un alto grado de acuerdos y desarrollo social” y agregó que “las preocupaciones en parte están sustentados por malos ejemplos y causas de malas prácticas preexistentes en otros países”.