“Es inentendible semejante virulencia y violencia» precisó. Anunció que se dio intervención a la Justicia y que se reforzarán las guardias policiales para resguardar los bienes e instalaciones del organismo.

El ministro de Energía, Ambiente y Servicios Públicos, Guillermo Coco, denunció esta tarde “amenazas, destrozos y atentados” en instalaciones del Ente Provincial de Energía del Neuquén (Epen) y, aunque aclaró que desde el gobierno no se cerró el diálogo con el gremio, advirtió que “no se permitirán más desmanes ni daños que perjudiquen a esta empresa pública y en general a la ciudadanía que depende de su servicio”.

Precisó que en las últimas horas tomó intervención de oficio la Fiscalía N° 4 de la ciudad de Neuquén, y adelantó que se reforzarán las guardias para resguardar los bienes e instalaciones del organismo. Indicó que las medidas de seguridad se incrementaron en las últimas horas y mencionó, entre otros atentados, cortes en generadores eléctricos, voleos de líneas y destrozos en la sede central del Epen, en esta capital.

“Es inentendible semejante virulencia y violencia, más aún cuando se trata de un sector con convenios de trabajo sumamente superadores respecto del resto del Estado”, indicó. Dijo, además, que los últimos acuerdos alcanzados con el gremio que nuclea a los trabajadores del Epen permitieron aumentos salariales “por encima de los índices inflacionarios reales que marcan las estadísticas en Neuquén”.

El ministro dudó que el conflicto sindical tenga como cuestión central el reclamo salarial. Sostuvo que “se refleja una cuestión de fondo más grave” en la cual –interpretó- “el gobierno provincial y la ciudadanía no sé si no resultan rehenes de una interna sindical”.