Tiser SRL es la primera empresa neuquina en acceder a una obligación negociable simple con el objetivo de afianzar capital de trabajo. Las Sociedades de Garantía Recíproca aparecen como un actor clave para operar en el mercado de capitales.

El mercado de capitales se está convirtiendo en una alternativa cada vez más importante para las empresas de la región. Hace unas semanas Tiser SRL se convirtió en la primera empresa de Neuquén en emitir una obligación negociable y obtener financiamiento para capital de trabajo. Si bien hay varias empresas que actualmente se financian en el mercado de capitales a través de cheques garantizados, no se registran antecedentes de este tipo en la región. La operación fue aprobada por 100 millones de pesos.

Tiser es una empresa de capitales neuquinos dirigida por Erich Tisberger. En sus orígenes la pyme estaba dedicada a la comercialización de lubricantes, pero fue extendiendo sus unidades de negocio y hoy también presta servicios de mantenimiento a flota pesada, servicio de logística y asfalto, y desarrollo de productos para la agricultura. En la actualidad genera 39 fuentes de trabajo.

Lucas Paez Masip, responsable financiero de la firma, explicó que la opción de la obligación negociable llegó en un momento en que “las fuentes de financiamiento bancario estaban agotadas y se debía recurrir a otra herramienta para afianzar el capital de trabajo de la empresa”.

Según la Ley Nacional N° 23576, las obligaciones negociables son valores de deuda privada de renta fija emitidos por entidades y empresas privadas, para obtener los fondos que necesitan para el desarrollo de sus actividades. Dicha emisión de deuda, al igual que otras herramientas del mercado de capitales, son reguladas y fiscalizadas por la Comisión Nacional de Valores (CNV). Como norma complementaria a esta, mediante la Resolución General 696/2017 se creó el nuevo régimen de la “Obligación Negociable Simple”. Este nuevo instrumento facilita el acceso a las pymes por su simplicidad, federalización y su menor costo administrativo.

La obligación negociable aprobada para Tiser fue de 100 millones de pesos, que pueden ser emitidos en series de a 10 millones de pesos. “La obligación negociable es un salto cualitativo en cuanto al volumen de fondos, plazo y costos”, aseguró Paez Masip.

En la operatoria actúa la empresa, junto con una SRG -que en este caso fue “Cardinal”- y un operador de bolsa. La entidad que emite la obligación debe presentar un fondo de flujo propio y el operador se encarga de negociar las condiciones que la pyme determine y que están dentro de sus posibilidades, pudiendo estipular por ejemplo el techo de la tasa de interés.

Se debe presentar ante la CNV el programa de inversión, los informes de destino y la calificación de riesgo que es absorbida por la SGR. Además, a través de la SGR el aforo es mayor y negociable.

Agustín Chiofalo, asesor financiero del Centro PyME-Adeneu, comentó que “existe el preconcepto de que este tipo de financiamiento es para empresas grandes con alto grado de sofisticación y recursos, pero el hecho de que lo haya realizado una empresa local de Neuquén demuestra que no es inalcanzable acceder a este tipo de herramientas”. Además, evaluó que “en tiempos donde las tasas de interés para créditos bancarios son elevadas, el mercado de capitales se convierte en una buena opción”.

Es importante destacar que solo el uno por ciento de las pymes accede al mercado de capitales para obtener financiamiento y, de este grupo, el 81 por ciento lo hace a través de cheques de pago diferido avalados. “Con esta situación el desarrollo de nuevos instrumentos que faciliten el acceso se hace indispensable para lograr una mayor profundidad en el mercado de capitales”, indicó Chiofalo.

Desde el Centro PyME-Adeneu, dependiente del ministerio de Producción e Industria, se ha realizado una fuerte sensibilización y promoción de las herramientas del mercado de capitales para las pymes locales. “Tiser” ha sido asesorada por el organismo sobre diversas alternativas de financiamiento y fue una de las 27 empresas que participaron del “Programa Integral en Mercado de Capitales”, que se realizó a mediados de año por el Centro PyME-Adeneu y fue impartido por el equipo docente del Instituto Argentino de Ejecutivos de Finanzas (IAEF).

El desarrollo de Vaca Muerta exige para las pymes locales ampliar sus capacidades operativas, con lo cual deben ampliar su mirada hacia herramientas alternativas al sistema financiero tradicional. En el caso particular de las obligaciones negociables, la empresa tiene la posibilidad de establecer la forma de pago de sus obligaciones, y no como en el sistema tradicional donde lo define el banco, con el agregado de que puede acceder a fondos provenientes fuera de la Provincia.

El equipo de trabajo que sustenta el cambio

Lucas Paez Masip sostiene que “más allá de la herramienta financiera, el logro es resultado del equipo de trabajo que conformó la empresa”. En 2017 hubo un quiebre con la incorporación de personal calificado y la profesionalización de la gestión empresarial.

Dahiana Nardi, responsable de Recursos Humanos de Tiser, explicó que “tratamos de innovar constantemente y esto tiene que ver con la mentalidad de Erich”. Desde el año pasado se reformuló la estructura de la empresa con la creación de responsables de áreas, lo cual permitió que no todas las decisiones recayeran sobre el director de la empresa.

Nardi señaló que “se consolidó el equipo de trabajo y se adoptaron propuestas de mejora entre los referentes de cada área de la empresa”. La pyme, surgida en 2000, cuenta hoy con dos bases operativas en el Parque Industrial de Neuquén y emplea a 39 personas.