Es de carácter técnico-científico y está integrado por profesionales de diferentes especialidades. Mantiene un diálogo permanente con los prestadores en busca de los mejores tratamientos posibles. 

El Instituto de Seguridad Social del Neuquén (ISSN) cuenta con un Comité Técnico Científico que se ocupa de evaluar la utilización de los medicamentos de alto costo, entre ellos los que se utilizan para tratamientos oncológicos y las nuevas tecnologías de diagnóstico o tratamiento, teniendo en cuenta los avances médicos, tecnológicos y científicos.

El responsable del comité es el director de Prestaciones de Salud y Asistenciales del ISSN, Ramón Navarro. Está integrado por profesionales de distintas especialidades y es coordinado por la doctora Guadalupe Montero. Recientemente se incorporó el oncólogo clínico, profesor adjunto de la II cátedra de Farmacología en la Facultad de Medicina de la Universidad de Buenos Aires y ex Fellow del Instituto Nacional del Cáncer de los Estados Unidos de Norte América, el doctor Pedro Politi, quien también forma parte del comité como auditor externo y consultor permanente del ISSN.

Navarro explicó que el comité colabora con el prestador para elegir la mejor opción de tratamiento para el afiliado. El contacto con los médicos tratantes es permanente por teléfono o correo electrónico, lo que permite llegar a acuerdos de tratamientos de forma casi inmediata.

Cifras concretas dan cuenta de la velocidad en la resolución de casos: de los 250 que llegaron a la auditoría, en los últimos ocho meses, 243 casos se resolvieron el mismo día que el pedido ingresó al comité. Los 7 restantes demoraron unos días por la complejidad del caso, que amerita una mayor interacción entre el prestador y el comité.

Uno de los temas centrales que atiende el Comité son los tratamientos para el cáncer: de los 182 casos que revisó se desprende que el 62% son mujeres y el 38% hombres; y que el diagnóstico más prevalente es el de cáncer de mama con el 37%, le siguen el de colon con el 10%, el de próstata y pulmón con el 9% cada uno.

El camino administrativo para evaluar los tratamientos comienza al ingresar una planilla de oncología a la Coordinación de Farmacia del ISSN. Allí se registra la información con todos los datos del paciente y se envía al comité para que resuelva el caso. Montero contó que “si tenemos discrepancias con la solicitud del tratamiento o requerimos más datos clínicos, tomamos contacto con el oncólogo tratante comentándole nuestra opinión y nuestras sugerencias”.

Respecto de los avances en los tratamientos del cáncer, Politi explicó: “Hay un gran esfuerzo en buscar las bases genéticas y moleculares del cáncer. Es decir, qué mecanismos usan distintos cánceres para hacer lo que hacen: crecer, dar metástasis, causar sufrimiento y matar. Ese tipo de desarrollo es bueno en la medida en que identifica qué necesita quién y permite usar un criterio científico, el valor del conocimiento, para darle el tratamiento adecuado a cada uno según su necesidad”.

Agregó que muchos de estos tratamientos “son duros y tóxicos y sería injusto para un paciente hacerlo pasar por eso si al momento de recomendárselo sabemos que no le va a servir. Esto vale para cáncer y vale para HIV, en que a uno no le van a dar todo ese cóctel de medicamentos sabiendo que el virus es resistente a ellos. Esto se llamaría análisis o estudio genético molecular para definir un tratamiento que encaje perfectamente”.

Sobre el comité, Politi afirmó que busca “hacer una auditoría de calidad, es decir, contribuir usando el conocimiento médico-científico para que cada afiliado con cáncer tenga acceso al mejor tratamiento posible para su condición personal”.

Respecto de los tipos de tratamientos, puntualizó que a veces se aceleran los procesos de aprobación en pos del desarrollo científico. Explicó que algunas veces la forma de acelerar es “que los estudios se simplifiquen. Al simplificar los estudios puede que, en algunos casos, si los estudios lucen muy prometedores tempranamente se obvien una serie de pasos y como el producto luce tan prometedor se ingresa al mercado antes de ser comprobada la efectividad del medicamento”.

El comité colabora para que la calidad del tratamiento sea la mejor posible sobre la base de las características particulares del paciente y la experiencia médico científica, entendiendo que tanto las características del paciente como la experiencia médico científica van cambiando en el tiempo.

Por su parte, Navarro expresó que una vez aprobado el tratamiento, el ISSN es el responsable de entregar la medicación al afiliado. “A veces sucede que se indican medicamentos que ni siquiera ingresan al país de tan novedosos que son, comprometiendo seriamente la entrega al afiliado. Estas situaciones generan tensiones en la relación médico-paciente y entre el afiliado y la obra social. El comité colabora activamente para resolver estas situaciones mediante el diálogo con el prestador y el afiliado”, indicó.

Finalmente, destacó que en la última reunión del Consejo de Obras y Servicios Sociales Provinciales de la República Argentina (Cosspra), de la que participó el administrador del ISSN, Néstor Martin, “quedaron impresionados con la metodología de trabajo que realizamos en Oncología y manifestaron el deseo de que este modelo interdisciplinario se replique en todas las obras sociales”.