Está compuesta por un trabajador social, un psicólogo y un psiquiatra quienes abordan con una mirada integral situaciones de personas que llegan por una crisis dentro de su salud mental.

El hospital provincial Neuquén “Dr. Eduardo Castro Rendón” (HPN) cuenta desde mediados de agosto con una Guardia Interdisciplinaria de Salud Mental. Este nuevo dispositivo funciona con profesionales del hospital todos los días de la semana las 24 horas.

En la nueva guardia activa desarrollan tareas un trabajador social, un psicólogo y un psiquiatra. Allí se abordan -con una mirada integral- situaciones de personas que llegan por una crisis de su salud mental.

El Castro Rendón es el segundo en tener una guardia activa de Salud Mental, ya que el hospital Horacio Heller fue pionero en esta temática a nivel provincial. Este último cuenta con ese dispositivo desde noviembre de 2016.

En septiembre del año pasado se creó en el HPN el departamento de Salud Mental y Áreas Sociales. La jefa del departamento, Claudia León, comentó que querían “fortalecer el trabajo en la interdisciplina y en equipo, integrando los diferentes servicios que componen el departamento (salud mental, adicciones y servicio social)” y agregó que “en este momento la nueva guardia va a estar abordada por los servicios de salud mental y servicio social, ya que adicciones cuenta con dos dispositivos de guardia”.

Hay que tener en cuenta que el Castro Rendón tenía una guardia de psiquiatría desde hace 12 años, “lo nuevo en esto es la incorporación a la atención de las disciplinas de trabajo social y psicología”, explicó León.

Por su parte, Máximo Mantilaro, jefe del servicio de Salud Mental del HPN desde 2013, recordó que “las guardias interdisciplinarias surgieron luego de un proceso largo, de una reflexión interna dentro del servicio de cómo abordar la urgencia. A partir de la reglamentación de la Ley Nacional de Salud Mental en 2010 se empuja a todos los servicios de salud mental a que no solamente estén incluidos en hospitales generales, sino también a que todos los dispositivos se vayan adecuando a lo estipulado en la ley. Uno de esos principios es la atención interdisciplinaria”.

Señaló que “nos estaba quedando pendiente el tratamiento de la urgencia y así nació el proyecto de las guardias interdisciplinarias de salud mental”. Al respecto indicó que “el proyecto plasma en forma escrita el pensamiento, la idea y la reflexión de lo que venimos conversando entre muchos compañeros en el marco de la práctica”.

Al referirse a la guardia de psiquiatría con la que ya contaba el hospital, dijo que “con la residencia de psiquiatría se generó la guardia activa, porque parte de la formación del psiquiatra tiene que pasar por la urgencia; funcionó por doce años y aunque la pandemia trajo cosas malas, también trajo buenas, porque con la incorporación de profesionales de trabajo social y psicología se formó la nueva guardia activa de salud mental con una política de trabajo interdisciplinario”.

“Estamos en el inicio, donde nos estamos conociendo, armonizando estilos, con aportes disciplinarios, entendiéndonos -reconoció Mantilaro-. Es un desafío, es un dispositivo en el que convergen 22 o 23 personas de diferentes disciplinas y dependencias. El objetivo es ofrecer un producto mejorado. Lo que buscamos es que cuando se acerca el paciente en un estado agudo de salud mental pueda recibir una atención más integral”.

Modalidad de atención

Esta nueva herramienta asistencial fortalece la atención de los pacientes que ingresan al servicio de emergencias del HPN ya que, luego de una valoración, si es necesario se interconsulta con este nuevo dispositivo de guardia. Una vez tomada la situación de interconsulta, se hace una evaluación de riesgo y se decide si es necesaria la internación del paciente o no.

“Para tomar la decisión se aborda también la vulnerabilidad social del paciente”, aclaró Mantilaro. Antes, esto no se abordaba porque el psiquiatra no tenía mucho margen para operar sobre esta temática. “Ahora, al contar con un referente disciplinario en el área social, lo podemos hacer; otro beneficio que tiene el nuevo dispositivo es que el control pos guardia del paciente antes lo hacía uno solo y ahora son tres personas quienes lo pueden hacer”.

En cuanto a las patologías que se atienden en la guardia, el jefe del servicio enumeró “todo el espectro de ansiedad, angustias, conductas reactivas ante situaciones vitales que tienen que ver con separaciones, pérdidas, situaciones traumáticas, un componente fuerte son descompensaciones por cuadros más graves relacioneados con episodios psicóticos agudos, cuadros depresivos, descompensaciones por trastornos bipolares en cuestiones más afectivas. Puede haber en menor medida cuestiones sociales y hay mucho también de cuestiones ligadas a presentaciones que ponen en riesgo el propio cuerpo de la persona que son conductas auto lesivas que van desde intentos de suicidios, ideas de suicidio y muerte a autolesiones en el cuerpo como cortes, ingestas, eso es un motivo bastante importante de la casuística de la guardia. El tercer grupo y patología grave son los cuadros psicóticos de primera vez”.

“El tema de las adicciones es muy importante y de mucha consulta, pero en este hospital hay una guardia de adicciones, trabajamos en forma articulada el tema”, afirmó Mantilaro.