Desde el ministerio de Salud y Desarrollo Social se informó que el equipamiento demandó una inversión de 700 mil pesos y servirá para realizar cirugías laparoscópicas.

El hospital Castro Rendón de la ciudad de Neuquén cuenta con una nueva torre de video-laparoscopía en el Servicio de Quirófano. El equipamiento está destinado para realizar cirugías laparoscópicas, tuvo un costo de 700 mil pesos y fue adquirido a través del programa federal Incluir Salud. La torre ya está en funcionamiento desde la semana pasada.

Erika Méndez, jefa del servicio de Quirófano del hospital, dijo que “esta torre se suma a otra que habíamos recibido el año pasado y ahora tenemos dos en el servicio”. Agregó que “es para hacer procedimientos de cirugía mini-invasivos, en general en todas las especialidades: ginecología, cirugía general, cirugía infantil, neurocirugía endoscópica, y vamos a incorporar otras especialidades como otorrinolaringología”.

“El beneficio es para el paciente, porque muchas intervenciones que se hacían en una cirugía convencional, ahora se van a poder realizar por video-laparoscopía, lo que implica que va a ser más rápida y que queda una cicatriz pequeña”, comentó Méndez y mencionó como otro factor positivo “la posibilidad de hacer dos procedimientos programados en simultáneo o un procedimiento programado y tener una torre para la urgencia”.

La nueva torre de video-laparoscopía tiene “un monitor de alta definición, accesorios para mejorar la visualización dentro de las cavidades, saca las sombras, identifica la vascularización para no lesionar algún vaso y está en colores, lo que permite ver si hay sangre o si hay presencia de otros fluidos. Todo esto mejora la visualización para el operador”, señaló la jefa del sector.

Con referencia al trabajo que se venía realizando en el quirófano y lo que implica la nueva incorporación, sostuvo que “por mes se realizan 600 procedimientos con una sola torre de video-laparoscopía. Ahora podemos llegar a duplicarlos, porque nos permitirá bajar el número de cirugías convencionales y aumentar las que son por video-laparoscopía, ya que el 70 por ciento de las intervenciones son mediante este sistema”.

“Las personas que atendemos merecen lo mejor y esto es lo mejor”, aseguró Méndez en referencia al nuevo equipamiento y añadió que “antes para operarte de vesícula te hacían una incisión de 10 o 15 centímetros, ahora son tres puntitos; la recuperación se concreta antes -era de 48 a 72 horas-, y los pacientes se pueden ir a sus casas en el mismo día de la cirugía”.