A tres años de la erupción del complejo volcánico Cordón Caulle-Puyehue que dejó bajo cenizas a Villa La Angostura y otras localidades cercanas, el gobernador rescató el trabajo conjunto y solidario del pueblo y las instituciones.

Al cumplirse hoy -4 de junio- tres años de la erupción del complejo volcánico Cordón Caulle-Puyehue que dejó bajo cenizas a Villa La Angostura, otras localidades cercanas y gran parte del territorio provincial, el gobernador Jorge Sapag valoró “el temple de la gente de Villa La Angostura” y rescató “el trabajo conjunto y solidario del pueblo y las instituciones, que permitieron su recuperación en sólo diez meses”.

Sapag recordó que “aquel 4 de junio estábamos en campaña electoral, las elecciones se realizaban el fin de semana siguiente y yo iba camino a Las Ovejas al acto político de cierre de dicha campaña. Fue a la altura de Zapala que decidí dirigirme al Sur y no al Norte para estar con la población de Villa La Angostura”.

Relató que al llegar vio que “era medio metro de arena arriba de las casas, los techos, los autos, los jardines, las calles, los bosques, los lagos y los campos. Se trató realmente de un impacto tremendo pero, a tres años quiero rescatar el temple, el espíritu, la personalidad y el carácter de todo un pueblo, de la propia villa y su zona de influencia, de Junín de los Andes, San Martín de los Andes, de Piedra del Águila, porque ellos también lo sufrieron, en menor medida pero tuvieron el impacto”.

“Junto con ellos –indicó- quiero rescatar el temple también de la población de esa región que fue el epicentro del desastre, como Villa Traful y Meliquina”.

El gobernador afirmó que “por todo eso a tres años de aquel acontecimiento, quiero celebrar que después de nueve meses el volcán dejó de enviar arena -prefiero decir arena y no cenizas porque era mucho más densa, pesada-; así que hubo que sacarla con carretillas, palas y hasta con escobas de las casas y negocios, y me emociono de sólo pensar el trabajo que realizó cada persona, cada vecino por recuperar su ciudad”.

Dijo que “de esta forma, en pocos meses se recuperó el destino turístico y esta temporada de verano tuvimos la mejor de la historia de la zona Sur y seguramente este invierno, con estas nevadas que están cayendo, tendremos la mejor temporada de invierno de la historia de la provincia de Neuquén”.

“Si se cumplen estos pronósticos, será sin lugar a dudas un premio al temple y al espíritu de combate de toda esa gente frente a las adversidades de la naturaleza”, cerró el mandatario neuquino.