Gutiérrez recorrió el predio de la cancha de fútbol, habló con los vecinos de ese barrio del Oeste de la ciudad de Neuquén y jugó con los niños que estaban disfrutando de distintas actividades.

El gobernador Omar Gutiérrez visitó esta tarde la cancha de fútbol del club San Lorenzo de la ciudad de Neuquén, donde se desarrollaron distintas actividades y los vecinos mostraron sus productos en distintos stands, como parte de una serie de acciones previstas para festejar el Día de la Madre. Los niños, jóvenes y adultos disfrutaron de diversos juegos, espectáculos de acrobacias, peloteros y música.

Gutiérrez expresó que este tipo de actividades “vamos a ir organizándolas en distintos barrios, como Valentina Sur, Gregorio Álvarez y Confluencia. Muy contentos por poder fortalecer a la familia y encontrarnos con los artesanos”. También destacó que las actividades son una forma de “encontrarnos en la realidad de la identidad neuquina y festejar en el barrio”.

Dijo que “hoy estamos en el corazón del Oeste de la ciudad de Neuquén, con música, buen baile, artistas locales y un día soleado que nos está acompañando. Mis felicitaciones a cada familia de cada barrio que se ha acercado para poder encontrarnos”. Agregó que “también es una manera de encontrarnos cara a cara para hablar, preguntarnos y escucharnos”.

Gutiérrez destacó que las actividades son una forma de “encontrarnos en la realidad de la identidad neuquina y festejar en el barrio”.

Además, se refirió a la cancha de césped sintético del club y manifestó que “tuvimos el sueño de poder llevar adelante su construcción y se hizo realidad”. Indicó que “nos permite distintas utilizaciones. Es muy importante ampliar las utilizaciones para garantizar la accesibilidad al deporte, la cultura, las fiestas y las celebraciones”.

El mandatario también expresó un afectuoso saludo a las madres por su próximo día y señaló que “dan el ejemplo continuamente y permanentemente de cómo superar las dificultades. Nos dan la fortaleza y la energía para levantarnos cuando por ahí perdemos la confianza o pensamos que en esa dificultad no podemos dar el paso que sigue. Ellas nos levantan y estimulan, y con coherencia en los hechos y en los actos nos demuestran que los valores de la vida siguen más vigentes que nunca: el amor, el respeto, la solidaridad y la fraternidad”.

Por otra parte, Gutiérrez manifestó: “Esto queremos poder hacerlo en una cancha de fútbol, en un gimnasio, en el patio de una escuela y en la plaza; que podamos encontrarnos en la identidad y la cultura, en un mensaje de unidad en la diversidad, de respeto y de paz. Basta de violencia y de confrontación. Construyamos, entre todos, las soluciones para garantizar el progreso y el crecimiento del pueblo neuquino”.

Por último, precisó que se trabaja con el “desafío de integrarnos para que cada habitante de cada barrio tenga la posibilidad en el arraigo de crecer y desarrollarse individualmente y con su familia. Por eso hay que trabajar, descentralizando servicios para que en cada barrio cada familia pueda proyectar la vida propia, de sus hijos y de sus nietos, como lo hacemos con las distintas ciudades, parajes y pueblos del interior de la provincia”.

Gutiérrez precisó que se trabaja con el “desafío de integrarnos para que cada habitante de cada barrio tenga la posibilidad en el arraigo de crecer y desarrollarse individualmente y con su familia».