El gobernador Jorge Sapag saludó a los trabajadores en su día

abril 30, 2009

 El mandatario recordó que los estados tienen la obligación de garantizar las condiciones de dignidad y realización para garantizar la inclusión social. También emitieron saludos los ministros de Gobierno, Educación y Cultura, Jorge Tobares, y de Justicia, Trabajo y Seguridad, César Pérez.
Acto 1º de mayo (foto de archivo)

El gobernador Jorge Sapag saludó a todos los trabajadores y trabajadoras, en especial a los que desempeñan sus tareas en la provincia, con motivo de conmemorarse mañana el Día Internacional del Trabajador. El mandatario neuquino expresó su convicción del componente de inclusión social que tiene el trabajo y recordó que la capacitación laboral “es la llave maestra que asegura la dignidad de cada persona”.

Es deber de los gobiernos, añadió, “garantizar una sociedad más justa, más inclusiva”, donde estén vigentes “los derechos sociales, base de toda sociedad democrática”.

En ese contexto, y de acuerdo con los contenidos del documento constitutivo de la Organización Internacional del Trabajo, el gobernador Jorge Sapag recordó que las sociedades que no garantizan las condiciones humanas del trabajo “no hacen la justicia” y en consecuencia “no pueden garantizar la paz social”. 

Esta última es necesaria, añadió el gobernador, para sostener y consolidar el desarrollo, el progreso “y la democracia”.

En la actualidad, “el nuevo desafío es la capacitación” que otorga al trabajador “herramientas de crecimiento que son la llave maestra que asegura la dignidad de cada persona”.

Por último, aludió a la “vocación transformadora” de la realidad que tienen los trabajadores.

Saludos de los ministros Pérez y Tobares

También los ministros de Justicia, Trabajo y Seguridad, César Pérez, y de Gobierno, Educación y Cultura, Jorge Tobares, difundieron un saludo a los trabajadores “que construyen todos los días el progreso de la familia, de la comunidad, de la provincia y del país”.

Los titulares de dichas carteras manifestaron sus salutaciones a través de comunicados dedicados a los trabajadores neuquinos. A continuación, se reproducen ambos textos:

El mensaje del ministro Pérez, difundido “en representación del gobierno de la provincia del Neuquén”, expresa que:

“El trabajo es la herramienta de inclusión social en todo sistema democrático. El actual contexto internacional demanda imaginación, sacrificio y compromiso para la preservación de todas las fuentes de empleo”.

En tiempos difíciles, aunamos esfuerzos para reducir los efectos de la crisis y trabajamos con el compromiso de reemplazar el actual modelo de subsidio por el del trabajo. Fomentamos el trabajo registrado, la equidad de género y la eliminación del trabajo infantil.

Queremos que las empresas no pierdan rentabilidad pero que respeten los puestos de trabajo que han sido los que soportaron la actividad y contribuyeron a sus ganancias. La mejor responsabilidad social que pueden tener las empresas es la del mantenimiento de las fuentes laborales”.

El saludo del ministro Tobares comienza con una cita de Ralph Waldo Emerson (“No hay otra solución para el progreso del hombre que un día honesto de trabajo, las expresiones generosas y las buenas acciones del día”), y continúa con el siguiente mensaje:

“En este día tan significativo para todos los trabajadores del Mundo, quiero saludar afectuosamente y hacer llegar mi más sincero cariño a todos/as los/as Trabajadores/as Neuquinos/as.

El 1º de mayo es una jornada que rememora el esfuerzo, el sacrificio, la lucha por los derechos adquiridos, las condiciones de trabajo y sobre todo la dignidad de los hombres y mujeres que todos los días se levantan a trabajar, que construyen todos los días el progreso de la familia, de la comunidad, de la provincia, del país y de la humanidad.

A fines del siglo XIX los trabajadores emprendieron una lucha por los derechos laborales y sociales. Derechos que fueron conquistados y guiados por el anhelo de justicia social con la clase obrera.

Pasaron muchos años de aquella lucha, hoy el escenario es diferente, el Diálogo es el camino que nos une, que incita la participación activa de todos los sectores, – gobiernos, empleadores, gremios, sindicatos y trabajadores/as-, que nos permite a trabajar en las diferencias y a mantener la unidad en la diversidad de ideas. Pero no son tiempos de profundizar la diferencia, son tiempos de construir los puentes y los caminos necesarios para superar la crisis que nos aqueja.

Se avecinan días críticos, productos de una crisis internacional, que afecta al país y a la provincia, que trae nuevamente a escena la desocupación. Una palabra que nos preocupa a todos y que nos plantea un desafío importante, el trabajar mancomunadamente con cada uno de los sectores sociales para preservar, recuperar y generar empleos en el resguardo de la población más vulnerable.

Entendemos que es legítimo el reclamo salarial de cada sector, es por ello que instamos a los trabajadores que en conjunto sostengamos un diálogo serio, democrático, institucional, prudente, responsable y solidario -respetando los posicionamientos políticos e ideológicos- para encontrar alternativas de solución a los planteos de los diferentes sectores.

Entre todos tenemos que generar conciencia colectiva para seguir construyendo una sociedad más justa, equitativa, y de inclusión. La participación y el protagonismo de cada uno de nosotros son indispensables para el cumplimiento de nuestras metas de una sociedad que garantice los derechos sociales.

El 1º de mayo celebremos que la unidad del pueblo trabajador es la mejor garantía para la defensa de sus derechos”.

La jornada

La jornada reivindica la lucha de los Mártires de Chicago, un grupo de sindicalistas anarquistas que fueron ejecutados en Estados Unidos por su reclamo en la consecución de la jornada laboral de ocho horas.

La huelga laboral comenzó el 1 de mayo de 1886 y su punto álgido se produjo tres días más tarde en la revuelta de Haymarket, en Chicago. En julio de 1889, el Congreso de París de la Segunda Internacional instituyó el “Día Internacional del Trabajador” para perpetuar la fecha de conmemoración. Esta iniciativa fue adoptada y promovida por la Asociación Internacional de los Trabajadores, que la convirtió en demanda común de la clase obrera de todo el mundo.

Hacia fines del siglo XIX los trabajadores emprendieron una lucha por los derechos laborales y sociales. Esos derechos “fueron conquistados y guiados por el anhelo de justicia social con la clase obrera”.