Estuvo reunido con ministros del gabinete nacional para analizar los efectos del temporal sufrido por localidades de la provincia. Según explicó, evaluaron las fuentes de financiamiento “para hacer no sólo las obras de remediación, sino también las que resuelvan el problema de fondo”.

El gobernador Jorge Sapag se refirió hoy a las gestiones que realizó ayer ante el ministro de Planificación Federal, Inversión Pública y Servicios, Julio De Vido y otros funcionarios nacionales para analizar “las tormentas que tuvimos en la provincia y ver de dónde podemos obtener los recursos para hacer no sólo las obras de remediación, sino también las que resuelvan el problema de fondo”.

Sapag explicó que “para la remediación, ya dispusimos diez millones de pesos y estamos devolviendo los gastos que cada municipio hizo con motivo de esta contingencia”. “Por otro lado, hemos asignado alrededor de 30 millones de pesos -20 millones pusimos ahora y 10 que habíamos puesto antes- al ministerio de Desarrollo Social para atender la demanda social. Hay mucha gente que ha perdido sus muebles, sus implementos o ha sufrido el colapso de su heladera. Hemos previsto una asistencia importante”, dijo.

Además, informó que el ministro De Vido y autoridades nacionales de Vivienda le ratificaron “el aporte de 60 millones de pesos, que nosotros ya empezamos a ejecutar”. “No solamente para construir las viviendas nuevas a esas familias que han visto colapsar las suyas, sino también para un plan de techos, como hicimos en aquel momento en Villa La Angostura”, indicó.

“También hablamos de resolver los problemas de fondo. Para esto hacen falta recursos en cantidades importantes”, dijo el gobernador.

“Tenemos que encarar, para ir de menor a mayor, la ruta 7. En Arroyo Carranza y también en Bajada Colorada tenemos obras por el orden de los 30 millones de pesos. Allí cuando llueve la ruta queda totalmente anegada. Entonces, hay que hacer un sistema de alcantarillas múltiples para poder salvar justamente la situación, porque si no el agua que baja de las bardas pasa arriba de la ruta”, detalló.

Añadió que “por otro lado, tenemos que hacer obras en San Patricio del Chañar, reparar todos los diques que se han roto y también los canales. Hay que hacer una inversión importante. Centenario lo mismo. Y en Plottier y Senillosa, para resolver el desvío de las aguas hasta el río Limay. Esta lluvia nos mostró otra vez por dónde escurre el agua”.

Informó que en la ciudad de Neuquén “tenemos que hacer las obras del arroyo Durán”. Dijo que se deben invertir alrededor de 40 millones en la primera etapa de ensanche y dragado, más alrededor de cien millones de pesos que “tenemos que invertir en las cuencas para hacer los pluvioaluvionales”.

“Tenemos que hacer obras de captación y de bombeo para ayudar al bombeo del agua del Neuquén y del Limay, reparar acueductos por 30 millones de pesos y el colector de Lanín, allí es una inversión importante, de unos 50 millones de pesos”, agregó.

“Las cifras son importantes”, destacó Sapag y aseguró que “tenemos que trabajar en cada comisión de fomento y en cada municipio para prever las obras necesarias”.

Comentó que estuvo reunido con funcionarios que se ocupan de las gestiones con los organismos multilaterales de crédito y “ratificamos el tratamiento y la aprobación de los pliegos por parte del Banco Mundial para la licitación de la ruta 43, el tramo de Villa del Nahueve hasta Las Ovejas. Son 130 millones de pesos”.

“Por otro lado, hay otros 130 millones de pesos disponibles, que los vamos a aplicar justamente a la ruta 7, 30 millones; y los otros fondos los vamos a aplicar a distintos proyectos que tiene Vialidad provincial. Esto está convalidado por el gobierno nacional. Son 260 millones de pesos. Y además ponen a disposición de la provincia alrededor de 160 millones de pesos para desarrollar los programas destinados a atender justamente problemas estructurales en distintos municipios”, manifestó.

“Lo que tenemos que obtener del Banco Mundial y del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), en este caso, es que estas inversiones se hagan en las ciudades que sufrieron este evento del clima. Por distintos coeficientes que utilizan, aplican los créditos cuando hay necesidades básicas insatisfechas. Entonces, tenemos que trabajar para obtener una excepción y que estos fondos puedan ser direccionados a la ciudad de Neuquén”, señaló.

El gobernador destacó que “estos fondos son no reintegrables. Todo lo de los fondos viales y los de organismos multilaterales de crédito, la provincia no tiene la obligación de hacer el reembolso. Hay que utilizarlos con mucha inteligencia, aplicarlos muy bien”.

Consideró que “tenemos que atender las urgencias, que pasan por reparar los acueductos, hacer los pluvioaluvionales más urgentes y trabajar en el arroyo Durán. Debemos seleccionar bien los distintos proyectos, porque tenemos muchas obras para hacer y distintas fuentes de financiamiento”.

“Tenemos proyectos para los pluvioaluvionales de Neuquén, por cien millones de pesos en las nueve cuencas; tenemos el proyecto del arroyo Durán también. Esos nueve proyectos los aporta el municipio de la ciudad de Neuquén, que los tiene preparados desde 2001 y en el caso del arroyo Durán, el proyecto lo tiene la dirección provincial de Recursos Hídricos. En otros lugares hay que trabajar con los proyectos”, aseveró.

Aporte del Tesoro Nacional por diez millones de pesos

El mandatario provincial informó que también mantuvo conversaciones con el Jefe de Gabinete nacional, Jorge Capitanich. “Habíamos solicitado un Aporte del Tesoro Nacional de diez millones de pesos y nos dio su conformidad, así que vamos a recibir esos fondos seguramente en las próximas semanas”, manifestó.