Se trata de ductos que dejó una empresa privada contratada por la municipalidad que realizó la obra de pluvioaluvionales hace seis años.

El Ente Provincial de Agua y Saneamiento (EPAS) informó que participó en el cegado de caños clandestinos afluentes al arroyo Durán, con la supervisión de Recursos Hídricos, Defensoría del Pueblo y la municipalidad de Neuquén, en la calle Violeta Parra del barrio Huiliches.

“Desde el EPAS no se logra comprender que tratándose de una obra aluvional realizada hace poco tiempo, la cual se llevó a cabo por una empresa privada que contrató el municipio neuquino en 2012, las cañerías se encuentren amuradas, como si fuese del mismo origen de la construcción ejecutada”, precisó el organismo.

Indicó que “en la intersección de las calles Galarza y Violeta Parra se cegaron dos cañerías, que se deberían haber anulado cuando terminó la obra de la empresa contratada por el municipio”.

Por lo tanto, -señaló- “se presume que se trata de una conexión clandestina consensuada durante la obra municipal”.

En octubre del año pasado, se realizó una reunión con todas las partes competentes, luego de las inspecciones correspondientes del vertido cloacal del arroyo Durán, donde se determinó cerrar los caños ilegales que pueden afectar el campo receptor.