Desde allí se vertía el agua hacia la red cloacal del organismo. Se notificó la irregularidad al municipio capitalino.

El Ente Provincial de Agua y Saneamiento (EPAS) clausuró esta mañana una cañería que vertía clandestinamente el agua proveniente de la fuente del monumento a San Martín hacia la red cloacal del organismo cuyo destino final es la Planta de Tratamiento de Efluentes Tronador.

La irregularidad se detectó alrededor de las 8, cuando personal del EPAS se disponía a efectuar una reparación por una pérdida de agua sobre la Avenida Argentina en la intersección con la calle Roca.

Se trata de una cañería no declarada ante el organismo, que parte de la fuente del monumento a San Martín, cruza hasta la boca de registro por la junta de hormigón, descargando clandestinamente los líquidos (agua cruda y productos químicos) a la red sanitaria del EPAS.

Una cañería vertía clandestinamente el agua proveniente de la fuente del monumento a San Martín hacia la red cloacal del EPAS.

Se estima que la misma se utiliza periódicamente para evacuar cerca de 36 mil litros de líquidos, sobrecargando la capacidad de transporte de las cañerías sanitarias y en consecuencia poniendo en riesgo el funcionamiento de la planta de tratamiento de efluentes cloacales más importante de la ciudad de Neuquén.

Por esta razón, luego de la detección se notificó al municipio y se procedió a la ejecución de la clausura de la conexión a fin de garantizar el normal funcionamiento del sistema sanitario y la prestación de un servicio esencial a la comunidad.

Se estima que la conexión se utilizaba periódicamente para evacuar cerca de 36 mil litros de líquidos, sobrecargando la capacidad de transporte de las cañerías sanitarias.