El organismo definió el nuevo cuadro tarifario resultante de aplicar los nuevos montos en el servicio de agua y la actualización de sus costos propios, proveniente de la adecuación del costo real que se brinda.

El Ente Provincial de Agua y Saneamiento (EPAS) estableció las pautas de facturación y cobro de los servicios, en las cuales determinó que los precios y tarifas deben establecerse conforme a un criterio técnico, económico y social, que tiende a optimizar el uso del recurso del agua y el posterior tratamiento de los líquidos domiciliarios.

Debido a los valores que se perciben por el servicio prestado, surgió la necesidad de disminuir la brecha entre ingresos y costos, de manera tal que no afectara la ecuación económica-financiera del Ente, la cual impactaría negativamente en la prestación del servicio a los usuarios.

La última modificación de las tarifas fue en 2016, mediante los decretos provinciales 875/16 y 882/16, en los cuales los precios fijados en cada localidad fueron inferiores a los costos reales analizados a junio de 2015. Por esta razón, el gobierno provincial viene subsidiando parte de los costos de la operación de los servicios hasta la fecha.

Este año, a través del decreto provincial N° 0083/18, se aprobaron los cálculos que se trasladarán a la actualización de la tarifa por el servicio de agua y cloaca en todo el territorio provincial, que estableció para cada localidad un incremento escalonado de manera tal que subsane la diferencia que se generó entre los costos e ingresos de años anteriores, en los cuales no se había dispuesto ningún aumento.

La modificación obedece, principalmente, a los costos directos de mano de obra, energía, seguridad, materiales, químicos, indumentaria reglamentaria, cuadrillas de agua y cloaca, call center de atención al usuario, transporte de agua a asentamientos, servicio de limpieza de pozos con bombeos y mantenimiento de maquinarias, entre otros.

La capital neuquina registrará el primer incremento de un cien por ciento para los consumos que se realicen hasta el mes de julio, los cuales se verán reflejados en las facturas. El segundo aumento será del 50 por ciento, que se traducirá a la tarifa que los usuarios deberán abonar a partir del tercer trimestre. En la ciudad de Neuquén las tarifas se equipararán con las que cobran otros prestadores en distintos centros urbanos del país, considerando que en la capital provincial éstas se ubican por debajo del promedio nacional.

En el caso de las localidades del interior de la provincia habrá un aumento del cien por ciento a partir de la vigencia del decreto provincial Nº 0083/18, y hasta el segundo trimestre. Como consecuencia de lo anterior, a partir del 1 de abril en cada localidad se observarán incrementos diferentes a los sucesivos trimestres de acuerdo con los costos específicos de cada servicio.

Finalmente, como en cualquier proceso productivo, los factores que intervienen demandan un costo que debe ser contemplado dentro de las tarifas. Sin perjuicio de ello, el gobierno provincial mantiene su firme decisión de seguir gestionando y financiando las obras que requieran los servicios de agua y saneamiento en todas las localidades, como también parte de los costos operativos para las distintas áreas del interior de la provincia.

Las obras no fueron incluidas hasta el momento en el análisis de costos del organismo, a fin de fijar los precios en Neuquén capital y el resto de la provincia, donde el EPAS es prestador.