Se trata de un diseño flexible, que permitirá reutilizar o modificar el armado del espacio según las necesidades que la comisión de fomento y el pueblo requieran.

El presidente de la comisión de fomento de Pilo Lil, Norberto Ocares, recibió el viernes el proyecto ejecutivo de una obra priorizada a nivel local como lo es el Salón de Usos Múltiples. Fue durante una reunión de trabajo realizada en la secretaría de Planificación y Acción para el Desarrollo-COPADE.

Allí se explicó que la elaboración de este proyecto responde a la necesidad de dotar a la localidad de un edificio que contenga y posibilite el desarrollo de actividades sociales y culturales. “El principal objetivo -se dijo- es realizar las reuniones del pueblo y eventos festivos en un lugar cubierto”.

Por tal motivo se optó por un diseño flexible, que permita reutilizar o modificar el armado del espacio según las necesidades que se requieran. Esta versatilidad es lograda a través de una modulación repetitiva que otorga la posibilidad de obtener diversos esquemas de organización que permitan diferentes apropiaciones.

Técnicas de la dirección provincial de Planificación detallaron que, en la estrategia del proyecto, se propone un edificio inserto en el verde, creando un ámbito intermedio: plaza de acceso y reserva para un futuro playón. De hecho, el edificio -a desarrollar en una planta- contendrá un área de servicio -cocina y su depósito-, sanitarios con vestuario para ambos sexos, baño para personas con discapacidad y un depósito general para el salón que podrá ser utilizados de ser necesario para las actividades a desarrollar en el predio deportivo vecino.

Contar con este proyecto ejecutivo es el primer paso para gestionar el financiamiento necesario para realizar la obra. Por eso las autoridades locales lo priorizaron y desde el COPADE se gestionó una asistencia técnica del Consejo Federal de Inversiones (CFI) para avanzar en tal sentido. Así, se lo incluyó en el “Plan de Acciones para el Desarrollo de los Municipios y Comisiones de Fomento de la Provincia del Neuquén” y se contrató a un equipo del Colegio de Arquitectos del Neuquén para que elabore la propuesta que finalmente fue entregada a Ocares.