Se acentuó la difusión a la población de la importancia de adquirir para el consumo alimentos seguros, que provengan de establecimientos habilitados.

El organismo de Control de Ingreso Provincial de Productos Alimenticios (CIPPA), trabajó intensamente en las zonas Centro y Norte de la provincia, con el objeto principal de proteger a los consumidores, poniendo el énfasis en la formalización de la cadena de comercialización del rubro cárnico. En este contexto, se acentuó la difusión a la población de la importancia de adquirir para el consumo alimentos seguros, que provengan de establecimientos habilitados.

La presidenta de CIPPA, Ianina Bascur detalló que “en el marco de trabajos conjuntos con otros organismos, como la Fiscalía de Delitos Ambientales, Bromatologías Municipales, Divisiones de Tránsito locales y Gendarmería Nacional, se realizaron 18 operativos, principalmente en las localidades de Villa EL Chocón, Añelo, Zapala, Aluminé,y Loncopué, entre otros puntos, sosteniendo los controles que se realizan en la zona confluencia cotidianamente”.

“Se trabajó en el control sanitario y bromatológico en comercios de dichas localidades, y en transportes de productos alimenticios”, amplió. Puntualizó que “de los operativos surgieron unas 70 actuaciones, de las cuales a 34 se les realizó intervención de mercadería. Fueron aproximadamente 106 caprinos y ovinos decomisados, 1500 kilos de carnes bovinas, porcinas y menudencias varias sin documentación, más una gran variedad de productos alimenticios vencidos, hallados en las góndolas de los comercios inspeccionados”.

Agregó que, “en zona confluencia se hizo hincapié en el ingreso de frutas y verduras con su correspondiente documentación sanitaria (DTVe), lo que indica la trazabilidad de los productos garantizando el estado sanitario”.

Fortalecimiento de las Bromatologías Municipales

Desde el área de Capacitación del Organismo se dictó un Curso Virtual de Buenas Prácticas de Manipulación de Alimentos, acompañando a las Bromatologías de algunas localidades que se encuentran con dificultad para poder dictar cursos de formación en su comunidad. De esta manera, se fortalece el trabajo interinstitucional, otorgando a los elaboradores de cada lugar la posibilidad de obtener el Carnet de manipuladores de Alimentos.

En este sentido, Bascur destacó “las reuniones mantenidas tanto con autoridades municipales, como con personal de las áreas de bromatología, fiscalización y/o inocuidad alimentaria de las localidades visitadas, que permiten generar una plataforma para el fortalecimiento institucional y la formación continua de dichos actores”.