Niños y adolescentes de las zonas rurales del norte neuquino disfrutaron de la experiencia cinematográfica del Cine Móvil y de la presentación de Animachicos.

Más de 900 niños y niñas de escuelas rurales de Andacollo, Chos Malal, Barracas y Coyuco, disfrutaron del Cine Móvil, que impulsa el ministerio de Gobierno, Educación y Justicia.

Durante las jornadas, los estudiantes de establecimientos rurales de la zona tuvieron la oportunidad de asistir a las proyecciones de varias películas de producción nacional en pantalla grande, además de divertirse con las actividades recreativas programadas por la agrupación Animachicos a partir de esas proyecciones.

El cine estuvo en la Escuela 28 y el Centro Comunitario Rural Evangélico 3 de Andacollo, donde realizaron un total de cuatro talleres de juegos ópticos y proyecciones de cortos que forman parte del Festival de Cortos de Cine Adolescente.

En Chos Malal participaron alumnos de los CPEM 4 y 80 de ambos turnos. Por la mañana se realizaron dos talleres de juegos ópticos y una proyección de videos de adolescentes, que tuvieron lugar en la sala Incaa de la ciudad. En Barrancas, en el turno mañana, se realizaron dos talleres ópticos y proyecciones de cine adolescente. Por la mañana se trabajó con el CPEM 81 y por la tarde con la Escuela 32; y por último se visitó la Escuela 210 de Coyuco.

El circuito que emprendió el Cine Móvil por el interior provincial ya lleva recorridos 13 lugares entre localidades y parajes, beneficiando a más de 1.580 chicos de establecimientos rurales con realidades y culturas diversas y heterogéneas.

La coordinadora del Cine Móvil de la dirección provincial de Cultura, Alma Mejía, expresó su satisfacción por la actividad realizada. “Sentimos una mezcla de alegría y asombro porque muchos de los chicos que asisten a estas escuelas rurales nunca fueron al cine. Además es muy gratificante ver la dinámica de la escuela y cómo se transforma para recibir al Cine Móvil, que se convierte en un espacio de encuentro muy enriquecedor para todos”, dijo.

Agregó que “también es enriquecedor para los maestros y alumnos ser los anfitriones de una de las jornadas del ciclo, ya que les sirve para que entre ellos se integren en un ambiente donde todos participan”.

Explicó que junto con el programa de proyección de las películas los niños pueden disfrutar de actividades recreativas que lleva adelante la productora audiovisual Animachicos “que se propone abrir un espacio de encuentro con un cine diferente, para promover una mirada heterogénea de los niños, concibiendo al cine como un espacio de recreación y de comunicación”.

Nora Di Doménica, Clara Suárez y Ailín Schmid, de Animachicos, realizaron actividades recreativas con los niños, promoviendo la participación de los alumnos de escuelas rurales y de nivel medio a través de la realización de talleres de cine y juegos ópticos de acuerdo a las distintas edades de los espectadores. El objetivo que persiguen con este trabajo es “posibilitar que los pequeños espectadores accedan a otras formas de contar y de ver”, agregó Mejía.

Continúa el recorrido

El Cine Móvil y el proyecto Animachicos tienen previstos más circuitos. Del 7 al 11 de abril visitarán las localidades de Caviahue, Loncopué, Las Lajas y Plaza Huincul. También estarán en El Sauce, Limay Centro, Piedra Pintada y Sañico. Mientras que del 21 al 24 de abril llegarán a Los Chihuidos, Añelo, Octavio Pico y Rincón de los Sauces. En cada lugar se visitarán escuelas y realizarán proyecciones, tanto para las comunidades educativas como para el público en general.

Desde enero estuvo en Las Lajas, Cuyín Manzano, Villa Lolog, y los parajes de Quilca y Quillén; en las comunidades mapuche Manqui del paraje Cajón de El Huecú, Hauyquimil, de Colipilli, y la escuela albergue 70 del Paraje Naunauco.