Un equipo interdisciplinario integrado por más de 20 profesionales realiza el seguimiento domiciliario a pacientes con bajo, medio y alto riesgo.

El Hospital Provincial Neuquén Dr. Eduardo Castro Rendón cuenta con un equipo interdisciplinario de seguimiento domiciliario para pacientes COVID-19. Desde que comenzó a trabajar, en 2020, ha monitoreado con diferentes métodos a 7 mil pacientes.

El equipo que realiza el seguimiento está integrado por más de 20 profesionales, entre los que se cuentan trabajadores sociales, psicólogos, médicos y enfermeros, que organizan y distribuyen el trabajo, realizando un primer contacto con el paciente, haciendo un seguimiento y la guardia diaria que está disponible de 8 a 20.

Adelaida Goldman, directora Asociada de Servicios Médicos del HPN comentó “hacemos el seguimiento domiciliario a pacientes con bajo, medio y alto riesgo que no tienen criterio de internación, y se le gestiona la misma de ser necesario” y agregó “para esto hacemos llamados telefónicos, videollamadas o les brindamos un formulario web de autoreporte donde el paciente lo llena todos los días y nos los envía. Estas nuevas tecnologías nos permiten mejorar la accesibilidad de salud”.

“Este equipo se encuentra trabajando desde el año pasado, reciben las planillas con pacientes confirmados de Covid-19 y hacemos el seguimiento de los que corresponde al área de cobertura de nuestro hospital”, dijo Goldman y agregó “a este equipo se integraron muchos profesionales ya jubilados de nuestro hospital que, desinteresadamente se han sumado a la tarea, con el mismo compromiso de siempre”.

De las 7 mil personas que se les ha realizado el seguimiento desde el año pasado, más del 90 por ciento han transcurrido su enfermedad en su domicilio.

El comienzo del trabajo

El dispositivo de seguimiento domiciliario del HPN empezó a funcionar en junio de 2020. Comenzó como una iniciativa y una forma de dar respuesta a aquellas personas que eran casos confirmados de Covid-19 y que no tenían criterio médico para estar internados y que podían cumplir ese tiempo de transcurso de la enfermedad, en su casa.

María Cecilia Ziehm, médica general y especialista en epidemióloga del Castro Rendón e integrante y referente del equipo de seguimiento comentó “tener diagnóstico de Covid-19 implica no solamente tenerlo sino también aislarse del todo el resto de su familia y del mundo en general” y agregó “desde que comenzamos a trabajar hasta ahora hemos hecho el seguimiento domiciliario a 7 mil pacientes”.

El primer llamado y su seguimiento

“Nos llega una planilla con información de los casos confirmados que tenemos asignados por área programa del Hospital, corroboramos los domicilios y tenemos un primer contacto con la persona positiva, en el cual le transmitimos de dónde y por qué lo estamos llamando” dijo Ziehm y agregó “a la persona le preguntamos cómo se siente, cuáles son los síntomas que tiene, cuáles fueron sus enfermedades  previas, si toma alguna medicación, si vive sola o está acompañada por otra, si tiene gente que le pueda facilitar comida y artículos de limpieza para su higiene y le informamos que lo vamos a acompañar en el transcurso de la enfermedad hasta que pueda estar de alta”.

El primer contacto lo realiza un equipo de personas que ya está capacitado para esto y que ha ido cambiando de integrantes a lo largo del tiempo.  Luego de este primer llamado se implementan dos modalidades de seguimiento, una es mediante un autoreporte a través de una planilla enviada por WhatsApp y otra en forma telefónica o videollamada si es necesaria.

Para establecer qué tipo de seguimiento se realizará se tiene en cuenta que “si son jóvenes, aunque no hay una edad fija que puede ser 40 años a 55 años y no tienen factor de riesgo, no tienen enfermedad pre existente, no toman medicación y están bien con una sintomatología leve, les enviamos una planilla por WhatsApp  a su celular llamada autoreporte” dijo la médica. “Una vez que  la reciben les pedimos que diariamente, durante los 10 días que en general transcurren la enfermedad entre que empiezan los síntomas y se les da el alta, nos la envíen llena una o dos veces por día. Eso lo leemos a diario los que estamos de guardia y ante cualquier señal o signo que nos llame la atención, nos comunicamos con esa persona y le preguntamos cómo se encuentra”.

“La planilla web de autoreporte al principio no se usaba, pero al aumentar el volumen de pacientes que debíamos seguir fue creada para que nos ayude, es una buena herramienta para seguir a los pacientes”, dijo la médica. De los 7 mil pacientes a los que se les ha realizado el seguimiento, 6 mil han utilizado esta nueva herramienta digital.

Por otro lado la epidemióloga comentó “la otra forma de seguimiento para las personas mayores de 40 ó 45 años o que tienen alguna enfermedad de riesgo pre existente sea por ejemplo inmunosupresora, diabetes, hipertensión, alguna oncológica o situaciones de riesgo como síntomas que tenemos que seguir más de cerca, a ellas le asignamos un médico o médica o una enfermera que se han capacitado para hacer esa tarea que los van a estar llamando a diario o cada 48 ó 72 horas de acuerdo a la gravedad de la situación”.

Tanto en el autoreporte como en el seguimiento telefónico las personas que lo van haciendo, están en contacto directo con quienes hacen estas de guardias en el equipo de trabajo, “si los síntomas han empeorado les podemos prestar saturómetros o termómetros si no tienen y no los pueden comprar, para que puedan medirse su saturación de oxígeno en sangre y su temperatura, vamos chequeando eso y si no avanza en lo que consideramos una evolución esperable, armamos todo el mecanismo como para que tengan una evaluación médica presencial, que puede ser en la guardia del hospital o en el privado”, dijo Ziehm.

La guardia está conformada por tres personas, un profesional médico, uno de enfermería y uno de trabajo social o psicología. Trabaja todos los días de la semana de 8 a 20hs y cuenta con un número de teléfono celular donde los pacientes en seguimiento domiciliario se pueden comunicar en caso de que lo necesiten.

Conformidad con el seguimiento

De las 7 mil personas que se les ha realizado el seguimiento desde el año pasado, más del 90 por ciento han transcurrido su enfermedad en su domicilio.

“Hemos tenido mucha respuesta positiva de la gente, en la mayoría de los casos cuando los llamamos les gusta que los llames, te agradecen que te preocupes por ellos” dijo la médica y agregó “hay mucha gente en el área que nos toca atender y que vive sola o son mayores o son jóvenes independientes. El hecho de que los contactes y tengan la posibilidad de llamarte si tienen alguna duda, los tranquiliza. Esto ayuda a la disminución de la cantidad de consultas por guardia y consultorio porque tienen una línea para comunicarse”.