En la ciudad de Neuquén, el hospital Bouquet Roldán dispone de un espacio donde se realiza la rehabilitación física de los pacientes crónicos, trabajando en la contención del paciente.

El ministerio de Salud y Desarrollo Social recordó que todos los 11 de abril se conmemora el Día Mundial del Párkinson. Esta enfermedad afecta todos los aspectos de la vida de la persona y a su familia, por lo que una detección temprana ayuda a encontrar un tratamiento adecuado que alivie los síntomas.

La enfermedad de Párkinson es un trastorno neurodegenerativo del sistema nervioso. Básicamente lo que se observa es un daño de grupos neuronales con alteración de la producción de neurotransmisores, lo que origina diversas manifestaciones clínicas, que pueden ser motoras y no motoras.

Actualmente no se conoce de manera certera la causa de la enfermedad. Se presume que es multifactorial, es decir que en una persona que tiene una predisposición genética actuarían diversos factores del ambiente (por ejemplo, tóxicos ambientales como pesticidas). La edad más frecuente en la que pueden empezar a aparecer síntomas es entre los 55 y los 60 años, aunque hay casos descriptos de pacientes menores de 50 años.

El párkinson no afecta a todas las personas de la misma forma, hay tantos párkinson como personas que lo padecen. El desarrollo de distintos síntomas, las diferentes respuestas a los tratamientos farmacológicos, el ritmo distinto de evolución de la enfermedad, entre otros, hacen necesario un tratamiento y una atención personalizada.

Esta enfermedad afecta a todos los aspectos de la vida de la persona y su familia, llegando a desmejorar su calidad de vida, limitando su autonomía. Se recomienda a toda persona mantener una vida sana, una dieta equilibrada, realizar actividad física regular, evitar la exposición a tóxicos y traumatismos reiterados.

Signos

Dentro de las manifestaciones motoras se puede observar temblor de reposo, rigidez, lentitud en los movimientos e inestabilidad postural, y dentro de las no motoras -que incluso pueden presentarse antes de que aparezcan las motoras- se encuentran la depresión, disminución del olfato, constipación, trastornos del sueño, entre otras.

Tratamiento

En el manejo de estos pacientes se incluyen tratamientos farmacológicos y no farmacológicos. Se encuentran disponibles diversos fármacos que, si bien no curan la enfermedad, pueden mejorar los síntomas y por lo tanto la calidad de vida de los pacientes. Existen además otras opciones terapéuticas de mayor complejidad y para casos concretos, como serían la cirugía y otras. Además del tratamiento farmacológico, también se trabaja en la rehabilitación física de los pacientes y el apoyo psicológico.

Tipos

Hasta el momento se han podido detectar dos tipos de párkinson: el esporádico, que es el más frecuente, donde no hay antecedentes en la familia; y el hereditario, que es el menos frecuente. Lo que caracteriza a este último tipo de párkinson es que suele comenzar antes de los 50 años. Se trata de alrededor del 10 por ciento de los casos. Entre otras causas del parkinsonismo se encuentran ciertos medicamentos y lesiones vasculares.

Es importante recordar que para la persona que tiene párkinson es de gran ayuda que realice actividades que mejorar en la postura y la marcha. El hospital Bouquet Roldán dispone de un espacio donde se realiza la rehabilitación física de los pacientes crónicos, siempre trabajando en la contención del paciente; y manteniendo un manejo integral con el médico clínico de cabecera.

La Organización Mundial de la Salud declaró un 11 de abril de 1997 el Día Mundial del Párkinson, coincidiendo con el aniversario del nacimiento de James Parkinson, neurólogo británico que en 1817 describió lo que en aquel tiempo llamó Parálisis Agitante; y que hoy en día conocemos como Enfermedad de Párkinson.

Distintas organizaciones postulan mensajes particulares para esta fecha. En algunas partes del mundo han elegido para 2017 el lema “Empeñados por el Párkinson” (#EmpeñadosporelPárkinson) con el objetivo de impulsar la investigación de esta enfermedad neurodegenerativa.

Tener líneas de investigación es fundamental para mejorar los procesos de prevención, diagnóstico y tratamiento de la enfermedad. Sin embargo, día tras día la investigación se está volviendo un trabajo más complicado, tanto por la escasez de recursos como por la falta de organización y recolección de datos.