Distintas áreas del ministerio de Gobierno y Seguridad trabajan para garantizar la educación en el servicio penitenciario, sin que esto represente un potencial riesgo por mala utilización de la tecnología.

Con el objetivo de garantizar el derecho a la educación de las personas que se encuentran en contexto de encierro, el Gobierno provincial avanza en la implementación de un marco tecnológico seguro en distintas unidades de detención de la provincia.

Desde el ministerio de Gobierno y Seguridad, la Oficina Provincial de Tecnologías de la Información (Optic), el área de Población Judicializada de la subsecretaría de Seguridad y la dirección de Informática de la Policía del Neuquén trabajan en conjunto para generar los medios tecnológicos con la seguridad correspondiente.

Al respecto, Mariano Paniccia, director provincial de Infraestructura de TICs de la Optic, explicó que están “generando un ámbito seguro, para introducirlo en un servicio penitenciario y que no motive un potencial riesgo por la mala utilización de la tecnología”.

Con este objetivo, ya se avanzó en la primera etapa de conectividad de distintas unidades de detención, entre ellas la Unidad Nº 11, la Nº 16 de mujeres y la Nº 51 de Chos Malal. En simultáneo, se sigue trabajando en lo que será la implementación del escenario seguro. “El objetivo es que la persona que está privada de la libertad tenga conectividad para acceder exclusivamente a los servicios educativos”, precisó Paniccia.

Este proyecto se implementaría en el corto plazo. En simultáneo a estas acciones, y en un trabajo en conjunto con el Consejo Provincial de Educación, se ultiman los detalles de una plataforma educativa, similar a Lazos, pero adecuada al servicio penitenciario.

Estas plataformas virtuales de aprendizaje representan un espacio de encuentro para docentes y estudiantes, con actividades, videoconferencias y aulas virtuales que funcionan con dinámicas similares a los de la escuela física.