Junto a otros organismos provinciales se coordinaron acciones en forma articulada para proveer de máscaras de protección facial, barbijos y camisolines al personal sanitario.

En un trabajo solidario en red e interinstitucional, establecimientos educativos del norte neuquino fabricaron desde el inicio de la cuarentena por la pandemia de coronavirus (Covid-19) 1.500 máscaras de protección facial con impresoras 3D, 1.500 barbijos y 100 camisolines.

La iniciativa es el resultado de una tarea articulada entre las áreas de Educación, Salud y el Instituto de Seguridad Social del Neuquén (ISSN), con el objetivo de contribuir a la seguridad del personal sanitario, con mayor exposición y contacto con personas ante el riesgo originado por la pandemia.

La ministra de Educación y presidenta del CPE, Cristina Storioni, destacó “las distintas acciones solidarias que llevan adelante docentes neuquinos en el marco de la emergencia sanitaria acompañando a distintos sectores de la comunidad, con una fuerte impronta de la gestión territorial”.

Tras decretarse el aislamiento obligatorio, en la zona Norte se establecieron dos sectores de producción, en Chos Malal y en Andacollo, donde se concentraron las impresoras 3D para la fabricación de las máscaras en establecimientos educativos de cada localidad.

Susana Depaoli, directora del Centro de Formación Profesional (CFP) N°20 de Chos Malal, explicó que “respetando los protocolos sanitarios venimos trabajando desde el primer día durante estos tres meses en plena pandemia, con la participación de docentes de distintas instituciones que brindan en la zona educación técnica y de formación profesional”.

La docente destacó la participación de las áreas de Educación (directivos, docentes, el supervisor de Formación Profesional, el Distrito V); de Salud, con quienes se coordinó la provisión de insumos y el modelo de máscara a producir, y del Instituto de Seguridad Social del Neuquén (ISSN), que contribuyó con el trasporte para su distribución.

En total se fabricaron 1.500 máscaras con sus soportes destinadas a la Zona Sanitaria III con asiento en Chos Malal. También se confeccionaron para personal municipal.

El CFP N°20 cuenta dentro de su oferta educativa con capacitaciones en Corte y Confección, cuyos docentes y estudiantes también realizaron su aporte solidario.

Con un trabajo organizado en dos turnos se fabricaron 1.500 barbijos especiales para el área de Salud y 100 camisolines, en todos los casos respetando las características específicas solicitadas. “En la institución trabajaron los docentes y como práctica también se sumaron estudiantes desde sus hogares”, explicó Depaoli.

Instituciones participantes

En el CFP N°20 de Chos Malal se concentraron once impresoras 3D de ese establecimiento, el CFP N°27, el CFPA N°5 y la EPET N°13 (todas de esa misma localidad) y el CFP N°7 de El Cholar y se estableció un trabajo diario de dos turnos. En tanto que en Andacollo se centralizaron las impresoras de los CFP N°16 de esa localidad, N°10 de Buta Ranquil y N°18 de Huinganco.