Educación para la inclusión social

octubre 30, 2009

Finalizó el congreso internacional de supervisores docentes con la presencia del ex ministro de Educación Juan Carlos Tedesco. La vicegobernadora a cargo del Ejecutivo, Ana Pechen, abogó por la igualdad de oportunidades. Audio: discurso vicegobernadora Ana Pechen

web-legislatura-2.jpg

“Neuquén y la Argentina necesitan una educación de calidad, para todos, con igualdad de oportunidades”, afirmó este viernes la vicegobernadora Ana Pechen a cargo del Ejecutivo en el acto de clausura del XXI Congreso Internacional y Encuentro Nacional de Supervisores Docentes que se desarrolló desde el lunes en la ciudad de Neuquén.

Lo dijo tras la conferencia que ofreció el titular de la Unidad de Planificación y Evaluación de la Educación, Juan Carlos Tedesco, sobre el escenario educativo actual y los desafíos que se configuran frente los contextos sociales. “Sin educación no hay posibilidad de inclusión social”, sostuvo el funcionario del gobierno nacional y agregó que “si queremos una sociedad justa necesitamos educación de buena calidad para todos”. El cierre de la conferencia se realizó este mediodía en el cine Español.En su exposición, Tedesco señaló que el sentido de la educación en la actualidad debe ser lograr una idea de Nación con capacidad para incluir a todos los ciudadanos.

Agregó que comprende desde lo educativo hasta el ejercicio de la ciudadanía, para el cual se debe contar con información científico-técnica.”La exigencia actual de la educación es hacer una Nación justa que implique la inclusión social”, sostuvo Tedesco.

Consideró que es necesario romper con el determinismo social de resultados educativos concordantes al nivel socioeconómico.

Reconoció que la estrategia para lograrlo, debe contemplar la mejora de los insumos de aprendizaje, el equipamiento de las escuelas, la jornada extendida y condiciones favorables para el trabajo docente, entre otros puntos.

Dijo que el desarrollo de una política educativa de calidad para todos no sólo depende de factores materiales, sino también de dimensiones más cualitativas y subjetivas relacionadas con el proceso de aprendizaje y el vínculo docente-alumno.Explicó que la sociedad está atravesando un proceso de cambio civilizatorio que coloca a la educación y a la escuela en un lugar muy distinto al que ocupó tradicionalmente como instituciones vinculadas a la construcción de la Nación.

Además, se pronunció a favor de la educación inicial como una etapa de fundamental importancia para el desarrollo académico. Mencionó que la legislación establece la obligación hasta 5 años de edad.

Por otra parte, el titular de la Unidad de Planificación y Evaluación de la Educación  observó que la ruptura del capitalismo con el pasado, devino en una fuerte concentración sobre el presente y en la concepción de un futuro incierto.

“Todo es aquí y ahora”, graficó al señalar que esa situación ubica a los educadores en una posición difícil “porque nos hemos formado para transmitir el patrimonio cultural”, explicó.

Planteó experiencias con buenos resultados desarrolladas en escuelas con condiciones sociales adversas, a partir de tres ejes: la definición de un proyecto (saber lo que quieren); la narrativa para fortalecer la capacidad de relatar lo que hacen y sienten los alumnos; y la confianza de los docentes en la capacidad de aprendizaje de los estudiantes.

Previo a la conferencia, la vicegobernadora recibió a Tedesco en la Legislatura, junto al senador nacional Horacio Lores; los diputados Silvia Otaño, José Russo y Darío Mattio; el ministro de Gobierno, Justicia, Trabajo y Derechos Humanos, Jorge Tobares; y el secretario de Educación, Ernesto Seguel.