Los trabajos, que contaron con un presupuesto de casi tres millones de pesos, se encuentran dentro del Plan 78 Aulas.

Dentro del Plan 78 Aulas, se realizó una ampliación del jardín de infantes Nº 11 de Junín de los Andes, que ya cuenta con dos nuevas aulas. Los trabajos requirieron una inversión de 2.809.555 pesos.

El mencionado plan abarcó 24 establecimientos escolares de 11 localidades de la provincia, para dar respuesta a cerca de cuatro mil estudiantes de diferentes niveles. Se trata de un trabajo articulado entre los ministerios de Economía e Infraestructura, a través de la subsecretaría de Obras Públicas, y de Educación.

El jardín de infantes Nº 11 de Junín de los Andes, que ya cuenta con dos nuevas aulas.

El proyecto para el Jardín Nº 11 incluyó dos aulas con sus correspondientes sanitarios, que se construyeron siguiendo el eje longitudinal del hall, distribuyéndolas a cada lado del pasillo, manteniendo la morfología edilicia.

El sistema constructivo utilizado fue el tradicional con muros exteriores de ladrillo común con espesor de 30 centímetros con traba belga y junta rasada en su cara exterior, zócalo cementicio de 20 centímetros de altura y terminación en piedra laja. Los muros interiores fueron realizados en ladrillo común con espesor de 15 centímetros con revoque grueso y fino.

Para los techos se utilizó chapa trapezoidal prepintada negra a dos aguas, sobre vigas metálicas conformadas por perfiles C de chapa doblada, con una pendiente de libre escurrimiento; aislación hidráulica de polietileno de 200 micrones de espesor, aislación térmica de lana de vidrio doble aluminio y cielorrasos suspendidos con junta tomada y desmontable tipo durlock.

El sistema estructural se conformó a nivel de fundación en hormigón armado. La obra cumple con las normativas sismoresistentes Cirsoc. Para la provisión de electricidad se modificó el tablero seccional existente a fin de soportar la carga de los equipos climatizadores frío-calor incorporados.

Las dos nuevas aulas poseen piletones e inodoros de tamaño infantil con las respectivas ampliaciones de la red de agua fría y caliente, y saneamiento. En tanto, la protección contra incendio incluye apertura de puertas con barrales antipánico y la incorporación de matafuegos triclase con su respectiva señalética.

Los trabajos requirieron una inversión cercana a los 2 millones de pesos.