Dos audiencias públicas sobre proyectos mineros con saldo positivo

febrero 6, 2009

La primera se realizó ayer en Zapala y corresponde a la planta de procesamiento de rocas ornamentales de la empresa Studio Prima. La otra, que se llevó a cabo esta mañana, comprende a una planta industrial ubicada en la meseta de la Barda Negra, cerca de Santo Domingo.  

En cumplimiento con las normas ambientales vigentes en Neuquén, la dirección provincial de Minería dispuso la realización de dos audiencias públicas para analizar el impacto provocado por proyectos industriales ubicados en el departamento Zapala. En ambos casos, el análisis colectivo derivó en una evaluación positiva del trabajo realizado por las empresas mineras.
La primera audiencia se realizó ayer, en Zapala, y estaba dedicada a analizar el impacto ambiental de una planta de procesamiento de rocas de aplicación (también llamadas rocas ornamentales) perteneciente a la empresa Studio Prima y situada en la misma localidad. La segunda consulta ciudadana, que se concretó hoy, corresponde a una planta de molienda de bentonita ubicada en la meseta de la Barda Negra, a dos kilómetros de la intersección de las rutas nacional Nº 22 y provincial Nº 34, al sur del paraje Santo Domingo.
Sobre la primera audiencia pública, el director provincial de Minería, Carlos Portilla, contó que “fue exitosa”, ya que “no hubo dudas ante la exposición ambiental de la empresa y se considera que se ha dado un paso fundamental hacia la extensión de la declaración de impacto ambiental final para habilitar los trabajos de la planta”.
Indicó que, “como puntos fundamentales del proceso de la planta industrial de Studio Prima, hay que resaltar que es un proceso en húmedo, que no se utiliza ningún tipo de aditivos químicos y que tampoco tiene generación de material particulado, es decir, polvo o gases”.  Añadió que, por esos motivos, “hemos evaluado que el impacto generado por el trabajo que desarrolla esa planta en la localidad de Zapala es netamente positivo”.
Respecto de la segunda audiencia pública, Portilla informó que “también fue exitosa” y explicó que “no hubo inquietudes mayores para responder del público que estaba escuchando la exposición de la empresa”.
Señaló que la audiencia de hoy estuvo dedicada a “una planta de molienda de bentonita para usos petroleros o metalúrgicos” y que consistió “en exponer a la consulta ciudadana el desarrollo de todo el proceso industrial: desde que llega la materia prima desde el lugar de origen, que es la mina, hasta que esa materia prima es beneficiada-como se dice al proceso minero- y queda embolsada en sacos de 25 kilos”.
El funcionario sostuvo que “el primer propósito” de las audiencias públicas sobre proyectos mineros “es dar cumplimiento a lo reglamentado y, como un efecto secundario que tiene una importancia muy grande, se logra que la gente empiece a tomar mejor conocimiento sobre los aspectos de la actividad”.

“El pensamiento que prima sobre esta situación es demostrar que es posible y que es un hecho en nuestra provincia la minería sustentable; esto quiere decir que es una actividad productiva en armonía con el ambiente y con la sociedad con la que se involucra”, recalcó.
Expresó además que con la audiencia no sólo se da cumplimiento “a un precepto legal instituido por la ley ambiental provincial”, sino que también “estamos dando real trámite a la extensión final de la declaración de impacto ambiental” de cada proyecto.
Por otro lado, Portilla comentó que las dos audiencias que se realizaron fueron presididas por el subsecretario de Medio Ambiente, Julio Anguita, que es la autoridad de aplicación en la materia. “Esa presidencia se nutre de un moderador de audiencias, que es el señor Ricardo Esquivel, un técnico perteneciente a la secretaría de Estado de Recursos Naturales y un secretario de audiencia, que es el señor Claudio Prieto, quien desempeña sus labores oficiales en la escribanía de Minas”, agregó.
Recordó también que la minería “es la única actividad en sí misma que contiene, desde los inicios hasta la finalización de cualquier proceso, una reglamentación; es decir, una ley ambiental nacional que la contempla y distintas leyes provinciales que adhieren a la ley nacional y mejoran y reglamentan todo el proceso”.