Donación al hospital de Senillosa

enero 14, 2010

El nosocomio recibió instrumental médico por un valor aproximado a los 7 mil pesos que fueron aportados por la cooperadora que hacía 18 años que estaba inactiva.

La Cooperadora del Hospital de Senillosa donó instrumental médico por una suma cercana a los 7 mil pesos. La recaudación, se logró a través de la organización de un desfile de moda, y con fondos de las cuotas de la cooperadora.

El acto de entrega se realizó en el hospital con la presencia del director, Gabriel Bres, la presidenta de la cooperadora, Irma Altamirano, integrantes de la Empresa Neuquina de Servicios de Ingeniería (ENSI), y personal del nosocomio.

El instrumental médico entregado está compuesto por balanzas pediátricas, estetoscopios, termómetro digital, linterna, nebulizador, turbina, pinzas, porta agujas, cajas, instrumental de sutura, histerómetro. A esto se sumó la entrega de un oxímetro de pulso, un tensiometro de pulso, bastones, caminadores y una bici, donados por la ENSI.

La cooperadora, que hacía 18 años que no funcionaba,  reinició sus tareas a partir del 21 de julio del año 2009. Irma Altamirano comentó que “la iniciativa de recomenzar con los trabajos de la cooperadora surgió porque vimos que el hospital necesitaba una ayuda de afuera y el director del hospital nos dio el visto bueno, así que juntamos las firmas”.

“Esto es una manera de retribuirle al hospital todo el buen servicio que siempre nos brindó, y lo que nosotros queremos demostrar a la gente es que no debemos dejar caer a nuestro hospital”, enfatizó la presidenta de la cooperadora.

La gente que trabaja no pertenece al sistema de salud, son vecinos que “les gusta trabajar y ayudar al hospital”. Su metodología consiste en fijarse un objetivo, hacer todo lo posible para cumplirlo, y ahí seguir con uno nuevo.

La recolección de fondos la realizan a través de la cuota y de distintos eventos como rifas, servicio de buffet en cierre de talleres, bailes, peñas, entre otros que son ofrecidos por el municipio.

“Estamos haciendo un montón de cosas. Estamos concientizando a la comunidad y al personal del hospital que eran un poco descreídos del papel de las cooperadoras. Mostramos que las cosas están volviendo al hospital y que lo que se recauda se utiliza para lo que nos proponemos”, puntualizó Altamirano.

Nuevos desafíos

Al finalizar el año 2009, la cooperadora recibió una nueva donación que consistía en pisos, pintura, taladros, entre otros. A su vez, comenzaron con la venta de una rifa que finalizará en el mes de febrero.

Otros de los objetivos por el cual están trabajando es la compra de una incubadora de transporte que tiene un valor aproximado de $32 mil pesos. Además, tienen pensado armar un banco ortopédico, y una publicación para difundir a la comunidad hospitalaria y a los vecinos las distintas actividades y el destino de los fondos.