Muchísimas gracias por esta reunión, gracias a los alumnos en primer lugar, a todos los chicos, a los padres, al maestro, al personal no docente, al director por sus palabras de sinceridad y de afecto, de agradecimiento y al mismo tiempo de aceptar los desafíos que se vienen, ahí veo un cartel que engalana esta reunión que dice que cuando menos lo esperamos la vida nos coloca por delante un desafío que aprueba nuestro coraje, nuestra voluntad de cambio. Esto es así cada día de la vida, siempre hay momentos de la vida en los que uno tiene desafíos frente a las alegrías, frente a la tristeza, frente a los problemas, siempre cuando hay coraje, cuando hay voluntad de cambio, cuando hay decisión, cuando hay corazón, sentimientos positivos, el cambio es posible, el cambio no es posible cuando hay resentimiento, cuando hay voluntarismo o facilismo, cuando se cree que las cosas llueven por arte de magia, todo es esfuerzo, sacrificio.

Yo quiero recordar en esta reunión que hace 50 años, Felipe Sapag dio un discurso en la Legislatura y cuando uno dice 50 años es toda una vida pero la provincia tiene un poquito más de años, 57. Hace 50 años en ese discurso decía que le tocaba en el año 63 asumir la gobernación de una provincia empobrecida, una provincia donde la educación rural era una utopía, donde había 150 edificios escolares de los cuales 50 eran escuelas rancho, con paredes de adobe, techo de paja, piso de tierra, teníamos el porcentaje de analfabetismo más alto de la República y teníamos el índice de mortalidad infantil más alto de la República, hoy tenemos el índice de mortalidad infantil más bajo de la República y la expectativa de vida en la provincia de Neuquén es la más alta de la República, habla de un sistema de Salud que funcionó, de un sistema educativo que es integrador desde el punto de vista social de la promoción del ser humano y de dar las herramientas necesarias para que cada uno de los chicos el día de mañana tengan la autonomía de su vida, de su persona, de su familia, de sus decisiones, que puedan desarrollar su plan de vida, que tiene que ver justamente con la educación, la educación es central, no hay posibilidad de tener soberanía en un país si no hay educación, si no hay trabajo, si no hay energía, si no hay alimentos, por eso yo los felicito por haber llevado adelante la tarea dentro de ese proceso de crecimiento tan dinámico que ha tenido nuestra provincia que recibe 20 familias por día que se radican en nuestra provincia, es decir el círculo se abre permanentemente y cuantos han venido a trabajar a nuestra provincia desde otros lugares encontrando aquí oportunidades, nuevos caminos, y su plan de vida.

Obviamente las soluciones no están todas dadas, ni uno las encuentra dadas y todos los días aparecen esos momentos inesperados muchas veces, otras veces previsibles, de los nuevos desafíos.

Estamos terminando esta ampliación de la escuela, estamos inaugurando una inversión de 2.100.000 pesos, formó parte de una ley provincial, incluida en la ley de los bonos que colocamos en el mercado para hacer obras en toda la provincia. Tenemos 137 obras de educación iniciadas y cuando se terminan se inician otras. En ese proceso de 50 años -repito- de 50 escuelas rancho y solo 100 edificios en condiciones, hoy tenemos más de 700 edificios en la provincia de Neuquén, por supuesto que hacen falta más, todos los días necesitamos estar haciendo obras, quiero decir que tenemos que hacer en Las Lajas el nuevo edificio de Jardín de Infantes Nº 19 es una inversión de 6,7 millones de pesos, esa obra está para ser iniciada; también vamos a iniciar la obra del Museo Paleontológico que también tiene que ver con la cultura y la educación es una inversión de 2 millones de pesos y vamos a seguir trabajando y frente al pedido que hace el director y que lo hace en forma respetuosa, yo quiero destacar esto porque existe el derecho a peticionar a las autoridades y eso es bueno, existe el derecho a la dignidad en la educación, en la salud, en la vivienda, vamos hoy a inaugurar viviendas, tenemos 2500 viviendas en construcción este año en la provincia de Neuquén más 1500 del Procrear, son 4000 viviendas.

Estamos desarrollando el Plan de Obras Públicas más intenso en cantidad y calidad en la historia de la provincia pero aún así no alcanza, necesitamos hacer más cosas pero para eso hace falta dinero, hace falta presupuesto, para tener dinero hace falta generar riqueza, el dinero no llueve, hay que ir a buscarlo, nosotros hicimos dos reformas fiscales muy importantes donde fuimos a recaudar a los sectores que más tienen para darles a los sectores que menos tienen.

Hicimos una Ley Nº 2615 de ampliación de los contratos de concesión del petróleo que permitieron radicar más inversiones y al mismo tiempo estabilizar la caída permanente en la producción.

Hace 15 años producíamos el triple de petróleo que se produce hoy y esto en permanente caída salvo durante este año que se detuvo la caída a raíz de justamente algunas medidas que se han tomado y en el gas lo mismo, cayó fuertemente la producción en los últimos 10 años y estamos reactivando con decisiones de gobierno todo lo que tiene que ver con la producción de gas y petróleo y cuando yo asumí en el 2007 quiero recordarlo, había gas y petróleo para los próximos 7 años.

El otro día unos dirigentes sindicales en una localidad del interior decían el gobernador habla mucho del petróleo y sí, a partir del petróleo y del gas y a partir de las regalías y de los impuestos que genera que mueven el 80 por ciento de la economía se generan los recursos que permite pagar los sueldos de 50 mil empleados públicos, entonces como no voy a hablar del gas y del petróleo si hace al interés de todos, no solo para los que trabajan en la actividad, sino los que trabajan en servicios de esa actividad y también los que trabajamos en el Estado con distintas responsabilidades, tenemos que estar pendiente de cómo le va a la provincia. Si a la provincia le va mal, que no quepa ninguna duda que a todos los sectores del Estado le va a ir mal también.

Hay que estar preocupado que a la provincia le vaya bien. Y para que a la provincia le vaya bien cuál es la principal actividad: la caña de azúcar, la soja, tal vez el oro, el cobre; o tal vez piensan muchos en la provincia que las cosas se dan por milagro. Y no es así, es el esfuerzo, el desafío, el coraje, la voluntad de cambio. El facilismo, las amarguras y los resentimientos no sirven; sirve el coraje, el empuje, ponerle el pecho a las balas, como dijo el director.

¿Qué significa ponerle el pecho a las balas? significa asumir las responsabilidades, como lo hicieron ustedes, con precariedad de medios, donde ahora llega esta obra que seguro tal vez no sea la gran obra porque no es un escuela nueva, es una ampliación de escuela. Quiero aclarar que no es un parche, es una ampliación que costó 2,1 millones de pesos, del dinero de los contribuyentes. Ese era el compromiso que se había asumido con la ley, y estaba en la ley, no se había asumido otro compromiso más que ese.

Ahora, el director con mucho respeto y con reconocimiento de lo que venimos a inaugurar hoy con alegría, porque dicen que es de bien nacido ser agradecido, quiero decirles que ante esta necesidad que plantea el director de cuatro aulas nuevas me lo habían planteado cuando estaba en camino para Las Lajas y ya lo habíamos hablado, y está en los proyectos, porque por suerte los proyectistas se proyectan hacia adelante. Tenemos un proyecto de cuatro aulas, vamos a atrabajar juntos, director, para hacer las dos primeras aulas. Si vamos a iniciar los trabajos, con el intendente vamos a ver con Obras Públicas vamos a trabajar para que dos aulas las empecemos a hacer en el presupuesto de este año. Y una vez que terminemos esas dos aulas, ahí volvemos a conversar, inauguramos cuando tengamos terminada las dos aulas y volvemos a trabajar.

Teresa de Calcuta dice que nunca hay un punto de llegada. El punto de llegada siempre es un punto de partida para nuevos desafíos. Vuelvo al cartel. Siempre hay desafíos en la vida y hay que encararlos con coraje y decisión. Mi abuela materna fue maestra rural 40 años, y no le tocó la mejor vida. Fue maestra rural en las chacras de Entre Ríos y de allí vino en la década del 30 a Las Cortaderas, cerca de Cutral Co. Ustedes imaginen, si hace 50 años Felipe Sapag decía que la situación era lastimosa en materia de Educación en la provincia de Neuquén, lo que sería en la década del 30. Por supuesto, escuela de adobe, techo de paja, piso de tierra, una letrina para mujeres, otra letrina afuera para hombres. Nadie pretende volver a ese pasado, pero que esfuerzo, coraje, vocación y decisión de cambio ¿no?. Y ella eligió la escuela. Fue a Buenos Aires, estaba sin trabajo y fue al Ministerio de Educación y pidió la escuela más pobra, más alejada y en el lugar más desértico de la República, así llego a Las Cortaderas, cerca de Cutral Co. Le pagaban el sueldo cada seis meses. Cuando se jubiló, me acuerdo, la jubilación le duraba cinco o seis días porque no tenía el 82 por ciento móvil como tiene la Constitución de la provincia; ni tenía obra social como la del Instituto de Seguridad Social de Neuquén, no tenía obra social tenía que ir al hospital público.

Ella me dejó la impronta de lo que era la educación. Muchos alumnos de Las Cortaderas estudiaron el secundario, no en Cutral Co porque no había, en Bahía Blanca en la Escuela Don Bosco, y muchos se recibieron de médicos, de ingenieros. Que satisfacción para ustedes los maestros cuando un alumno que estuvo bajo el ámbito de las responsabilidades de la escuela pública de ustedes llega y llega a distintos objetivos, ya sea un oficio, una profesión. Me acuerdo haberla visto a mi abuela en su lecho de muerte, esperando la muerte, visitada por esos alumnos médicos, ingenieros, albañiles, plomeros, soldadores que la iban a visitar para transmitirle su cariño y su afecto. Y lo hizo en condiciones muy precarias, difíciles, era maestra; era la que casaba por el Registro Civil; bautizaba; administraba Justicia, porque la Justicia no llegaba; era enfermera, sabía suturar heridas, muchas veces de cuchillazos, el alcohol hacía estragos. Pero tuvo siempre la satisfacción del deber cumplido, siempre lo hizo con alegría, nunca tuvo una palabra de resentimiento, de odio, de reclamo donde ella no fuera la primera en poner el hombro. Ese ejemplo de mi abuela mí me dejo marcado, mi abuela materna, doña Carmen.

Así que en ese compromiso de trabajar siempre por la Educación desde una perspectiva positiva, creativa, de desafíos, de pasión, comparto esta fiesta con ustedes y aparte acepto el desafío de que juntos, y no es una promesa en la escuela sino que es la necesidad de la escuela. Quiero que usted, la comunidad educativa, los padres, los alumnos y las personas que dependen de usted se sientan acompañados, en esta decisión de acompañar a la escuela de Las Lajitas. Después de inaugurar esta obra, con este comienzo de un nuevo desafío de construir dos nuevas aulas para que los alumnos y los docentes también tengan un espacio de dignidad para este pilar estructural que es la Educación de una sociedad tenga un buen espacio físico donde desarrollarse.

Tenemos muchos desafíos en la provincia, no es uno. Tenemos mil obras iniciadas y seguramente no podremos satisfacer todos los reclamos. Pero yo lo felicito, en primer lugar por su actitud positiva de haberle puesto el pecho a las balas. En segundo lugar le agradezco por las palabras de afecto y reconocimiento, porque no es fácil conseguir los recursos para hacer las obras. Y en tercer lugar lo felicito porque nos planta a todos en un camino de lucha, de desafíos, de ir para adelante en forma creativa, responsable y con buena onda, con una sonrisa en los labios, con el corazón caliente y con el alma templada por el compromiso que tenemos con nuestros chicos. Muchas gracias.