Señor lonco, mi amigo Carlos Ancatruz, a su esposa inanlonco Lidia, la secretaria de la comunidad, Rosa Huerchen, a todos los miembros de la comisión y de la comunidad Ancatruz, al lonco de la comunidad Zúñiga, Rómulo Palacios, diputada nacional Alicia Comelli; intendentes presentes, presidentes de comisiones de fomento que nos acompañan. Coordinador del Proderpa, Agustín…, gracias por la presencia, al delegado provincial de la secretaría de Agricultura Familiar, Ernesto, muy contentos con la presencia, a todos los funcionarios, comunidad educativa. A todos los que están en las responsabilidades de la Salud, de la seguridad, la Policía, a todos los habitantes de estos cuatro parajes de la comunidad Ancatruz, de Sañicó, Piedra Pintada, Paso Yuncón y Zaina Yegua.

Las palabras de Carlos resumen absolutamente todo, creo que en sus palabras está expresado el sentimiento, el cariño, el compromiso de lo que significa encarar con amor la realización de un sueño. También quiero compartir con ustedes una nota de bienvenida que me hizo Nancy, Nancy tiene siete años, me agradece a mí y me pide que disfrute en la inauguración del lago. Fíjense que las palabras de Carlos y esta carta de Nancy y el sentimiento de todos ustedes creo que lo resume todo y creo que allí podríamos estar hablando de lo que representa estar en un lugar donde hemos puesto todas nuestras energías en la vulnerabilidad, por la fragilidad de lugares donde nosotros humana, social y ambientalmente tenemos que trabajar y destinar todas nuestras energías.

Es muy fácil hablar de igualdad de oportunidades desde oficinas o desde plateas y tribunas de discursos. Lo más difícil es convertir las teorías, los deseos y los anhelos en realidad. El Papa Francisco en su exhortación apostólica dice que no hay nada más importante que la realidad, que supera toda teoría, y aquí lo podemos ver. Son pequeños pasos, como dice Carlos, no es el paso definitivo, no es el objetivo final ya logrado que nos vamos a sentar aquí y decir “bueno, listo, ya está”, no, esto recién empieza pero son pasos concretos que como decía Carlos, alientan la esperanza, entibian el alma, calientan el corazón para seguir más adelante, para proponerse más desafíos y para ver de qué manera podemos seguir creciendo como seres humanos, sociedad, democracia y organización.

Porque mucho se habla del pueblo criollo, el pueblo mapuche, muchos lo hacen con amor, otros, unos pocos, lo hacen con resentimiento. Muchos viven para la causa mapuche, otros viven de la causa mapuche, nosotros queremos estar contados entre los que trabajan para la causa mapuche. Me canso de escuchar discursos en Ginebra, en Nueva York, en Washington, no los he escuchado en el lugar, sino que he leído los que llevan, y hay muchos dirigentes que dicen ser dirigentes de organizaciones mapuche que dicen representarlos a todos ustedes y creo que se representan a sí mismos, pero bueno eso es otro tema. Creo que el trabajo en la comunidad mapuche más importante es el que hace cada integrante de la comunidad mapuche con identidad, con arraigo, buscando cómo podemos lograr que nuestros jóvenes se queden, que encuentren una oportunidad, porque no se van a quedar si no encuentran la oportunidad.

Y en este proyecto, que ya su primera etapa está realizada con siete cabañas, más los sanitarios, electricidad, equipamiento, el quincho y sumado a todo lo que ofrece la naturaleza en el lugar, es un punto de partida que viene a romper viejos esquemas que tienen que ver sólo con lo productivo y con la crianza (de animales). Fijensé el golpe duro que nos dio el cordón montañoso Caulle, cuando nos dejó en toda la región millones de toneladas de arena, acompañados por una sequía tremenda, que entorpecen y dificultan seriamente cuando no truncan, la actividad ganadera de crianza.

Es por eso que tenemos que generar otras alternativas. El turismo es una de las más brillantes, no solamente para pescadores, es también para las familias que quiere venir a tener un descanso, un momento de esparcimiento o de paz en la naturaleza, para estar más cerca de Dios y de la familia, en un lugar como paso Yuncón.

Quiero felicitar esta iniciativa y agradecerles a todos por ellas. No me quiero olvidar de nadie. En primer lugar quiero agradecer y felicitar la idea, el sueño y la expectativa a Carlos (el lonco) y a toda la comunidad mapuche. Ustedes son los que nos marcan el camino; los que nos indican qué hay que hacer en la realidad y no en la teoría para trabajar por la dignidad. Vamos a respetar esa indicación, vamos a respetar a las autoridades locales para que ustedes nos digan hacia dónde ir; para no inventar soluciones teóricas que después no tienen posibilidades de realización práctica.

En segundo lugar quiero agradecer al Programa de Desarrollo Rural de la Patagonia (Proderpa), que ayer estuve reunido con su titular, Jorge Neme, en la embajada de Kuwait y en el marco de un nuevo aniversario de su independencia, y él lamentaba no poder estar presente hoy en este acto pero me decía que iba a tener un embajador en Agustín -como coordinador de estos programas-, que son más de 51 programas que benefician a más de 330 productores, a más de 2.000 habitantes. Para ellos, un reconocimiento especial por detener la mirada en este desarrollo rural de la Patagonia, en nuestra Patagonia, en ver de qué manera se pueden traer soluciones prácticas y no sólo teóricas -aunque esta última es necesaria para llevar a la práctica las ideas- en Paso Yuncón.

También quiero agradecer a la subsecretaría de Agricultura Familiar de la Nación, a su delegado Ernesto Lagos, por todo el trabajo que se realiza porque, trabajando así en equipo es como se logran los resultados, es cómo podemos demostrar a los teóricos, a los que hablan, a los que critican, que hay que arremangarse y transpirar la camiseta, que hay que hacerlo con el corazón y con la cabeza, porque el que no tiene cabeza para pensar, después tiene que tener espalda para aguantar.

También agradecer a las Organización de las Naciones Unidas (ONU), a este Fondo Internacional para el Desarrollo Agrícola. Cuando nosotros pensamos que podemos encapsularnos en la provincia y no mirar hacia afuera –a veces hay dirigentes que tienen esa tentación- no sirve. Hay que saber abrirse a la Corporación Andina de Fomento (CAF), al Banco Internacional de Desarrollo (BID), al Banco Mundial (BM) y a todos los lugares de los que podamos obtener recursos para desarrollar nuestras comunidades rurales.

Agradezco a la Unidad de Cambio Rural –UCAR- que maneja el fondo dentro del ministerio de Agricultura, ganadería y Pesca; al ministro de esta cartera de Agricultura actual y a los dos anteriores, por su labor; también a los Comités Locales de Emergencia Rural (CLER) que lograron un gran desafío al nuclear a todas las organizaciones sociales, a todos los productores, con distintos pensamientos, distintos partidos políticos, distintas ideologías o sin ellas; porque lo importante es agruparlos, nuclearlos y esa tarea fue muy fuerte. Le agradezco por ello a Javier Van Houtte, por toda esta tarea; él encontró en ustedes un equipo de trabajo muy importante, y es ahora Amalia Sapag (actual subsecretaria de Producción que reemplaza a Javier Van Houtte) quien toma la posta en estas labores, conociendo el terreno, el lugar, habiendo nacido en el ámbito rural, un lugar de lucha, de esfuerzo y de trabajo.

Por todo ello felicito a esta comunidad y los digo que seguiremos con la tarea, acompañando a la comunidad en otras acciones como es el ámbito de Salud, en donde tenemos dos postas sanitarias para inaugurar pronto; y también con Viviendas. En este caso hay cuatro viviendas nuevas para iniciar en el paraje Sañicó; cinco mejoramientos y seis equipamientos productivos con una inversión total de 2 millones de pesos. Vamos a seguir con esta tarea a través de la Unidad Ejecutora Provincial que hemos creado para las viviendas rurales, trabajando Nación y Provincia de la mano.

Fijensé que muchos me planteaban que con Nación había que pelearse, hay que enfrentarse, por esto o por aquello. Yo elegí, estos seis años de gobierno, el camino del diálogo, del respeto; por supuesto que diciendo las cosas por su nombre, de acordar, de tener disenso, pero siempre con espíritu constructivo, con capacidad creativa, nunca con el enfrentamiento absurdo de criticar por criticar, o de pelearse por pelearse, porque está en juego el destino de 600 mil neuquinos. No puedo dar rienda suelta a lo que sienta en determinado momento de bronca porque, cuantas veces uno siente que la gestión no resultó favorable, y eso se nota en algunos intendentes que salen a hablar por los diarios diciendo o preguntándose cuándo vendrá tal o cual obra.

Entonces, yo les digo que se arremanguen y vayan a gestionar. Las gestiones no siempre deben ser iniciadas por los mismos que siempre están trabajando y enfrentando los problemas. Ir al diario, a ladrarle a la luna, no le sirve a nadie. Yo no lo hago. No lo hago con Nación, no lo hago con los ministros nacionales, no lo hago con la Presidenta de la Nación. Les pido a algunos dirigentes municipales que en lugar de ladrarle a la luna se dediquen a trabajar, a pensar, a gestionar, y que no escriban notas en los diarios o que no solamente le escriban notas al Gobernador reclamando sino, que se dediquen a agarrar la pala como la agarro yo. Pico, pala y carretilla y que se dediquen a ver cómo se puede construir y pelar ladrillos.

Lo mejor que podemos hacer en una sociedad es construir, llevar la teoría a la realidad. La teoría, si la quieren usar en las campañas electorales, que las usen; pero la mejor prueba para la gente es cuando hay hechos reales y concretos.

Carlos, yo los quiero felicitar por los sentimientos, por el empuje, porque hacer una obra en seis meses que estaba programada en doce, muestra el entusiasmo. Quiero felicitar también a los jóvenes de la comunidad que no solamente trabajaron construyendo sino que además, se capacitaron construyendo y ese es uno de los objetivos que siempre buscamos. Entonces, hoy están preparados para enfrentar con ese oficio su destino.

Quiero también decirles que este es un punto de llegada que también es punto de partido. Así que ahora, vayamos pensando cuál es el próximo objetivo, porque es lo que necesitamos hacer para demostrarle a los teóricos que aquellos que trabajamos con la realidad, y que protegemos los sagrados de la familia y del ser humano, estamos dedicados a trabajar por la gente y no simplemente a criticar, a gritar o a ladrarle a la luna.

Los felicito nuevamente. Le pido a Dios que nos dé mucha fuerza; le pido Nguenechen mucho suyay, mucha esperanza; mucho raquisuan, la fuerza del buen pensamiento; y será esta fuerza del buen pensamiento la que nos llevará a tener más realizaciones como la que hoy vamos a inaugurar. Les dejo un abrazo muy grande y ahora vamos a disfrutar de la visita a las cabañas, también de disfrutar de un almuerzo y una mesa que nos convoca a todos juntos, con este marco de alegría, paz y mucho respeto. Un abrazo para todos.