“…quiero decirles que los necesito. Necesito a cada uno de ustedes, como a Adriana para dar un ejemplo, que me ayuden y que sean una garantía de que nosotros cumplamos con lo que hemos comprometido. Yo vengo acá a cumplir con lo primero y lo más importante que comprometimos: un trabajo cara a cara, un trabajo desde la calle, de los barrios hacia los escritorios. Se acabaron los tiempos de los funcionarios en las oficinas decíamos, y acá está la realidad. Todos mis funcionarios me están acompañando para poder escuchar, para poder compartir, para trabajar con ustedes en la acción. No hay acción si no hay este encuentro primero para decirnos las cosas a la cara. Y ahí tenemos dos planos muy importantes, dos cosas muy importantes: marcar lo que está bien para cuidarlo y protegerlo, y también decirnos a la cara sin ninguna duda, sin ningún temor, sin ningún interrogante, dígannos todo lo que está funcionando mal o todo lo que no está funcionando.

Nosotros queremos llevar adelante un gobierno con ustedes, alineados con los sentimientos y las necesidades de ustedes. De nada sirve un gobierno de espalda a las necesidades y a las ilusiones de ustedes. Esto es solamente posible con la participación de ustedes. El protagonista de este gobierno no es el funcionario de turno, el protagonista es el pueblo, las bases. Y en esa acción de gobierno, la prioridad empieza por los más vulnerables, por los que menos tienen, por los barrios más carenciados, por las ciudades que más necesidades tienen. Ahí vamos a dar los primeros pasos.

Y esa realidad nos la van a mostrar y abrir las puertas de vuestros hogares para verla cada uno de ustedes, como lo hicimos en la campaña. Y ahí no hay diferencias de opiniones, no hay malos entendidos. Cuando vamos a la realidad, la realidad es una; si el colectivo pasa o no pasa a tiempo; si los comedores están funcionando o no están funcionando; cómo está el playón deportivo; cómo está la infraestructura deportiva para atacar y, desarrollando a nuestros jóvenes, atacar este flagelo que son las drogas; cómo está la escuela; cómo está el hospital; cómo está funcionando la sala de primeros auxilios. Esta va a ser la metodología de trabajo, yo voy a estar volviendo en no más de 30 días, esta es la primera pero no la última vez que yo paso. Pero de acá a 30 días que yo vuelva a pasar, que volvamos a encontrarnos, quiero ver en hechos cuál es la acción conjunta que hemos realizado, cuales son las acciones de gobierno. Si dentro de 30 días estamos igual que hoy, no avanzamos. Ya nos conocemos, sabemos lo que se necesita y no me vengan a decir que es un problema económico. Hay cuestiones que no pasan por los recursos, pasan por que construyamos consenso y tengamos actitud de cambio allí donde no hemos llegado, donde hay algo que hay que hacer, donde nuestra gente y nuestro pueblo nos demanda con ilusiones y expectativas en la realización de vuestros sueños.

Y cualquiera de los integrantes del gobierno es referente para este tema, cualquiera, con el que tienen afinidad y con el que no, con el que se encuentren a la pasada o logren una reunión, pero ellos tienen la prioridad y la orden de estar aquí, de trabajar, reitero, desde la calle hacia los escritorios.

Van a ver que si lo logramos hacer en conjunto y en equipo vamos a lograr un campo de acción, un trabajo mucho más amplio. Y a ninguno de ustedes venimos a cambiarles vuestras ideas. Venimos escuchándolos, a servirnos de vuestras ideas, de lo que ustedes piensan y necesitan. Nosotros queremos un gobierno codo a codo, tomados de las manos con cada uno de ustedes y llevándolo adelante en forma vertical y horizontal. La salud es un problema de todos los funcionarios, no solamente de los funcionarios del ministerio de Salud. Y cuando venimos al barrio y viene un funcionario, ese funcionario es representante del gobierno y tiene que abordar toda la problemática.

Ustedes me lo llevan y me le muestran la escuela, el hospital, la sala de primeros auxilios, el playón deportivo, la vecinal, la biblioteca. Le muestran como cuando nos recibieron en la campaña y nos abrieron las puertas y el corazón de vuestras familias, ahora le abren el corazón de la demanda para que el barrio pueda progresar y cada uno de ustedes se pueda desarrollar.

Y hay que ser abiertos y constructivos para fijar prioridades. Cuando los recursos son limitados, hay que fijar prioridades. Y la prioridad la van a fijar ustedes, porque quiénes mejor que ustedes conocen cuáles son las necesidades, las ilusiones, los sueños y los problemas que tienen a diario.

Y tenemos que construir solidaridad entre ustedes, porque si voy a hacer una obra que pasa por una cuadra, va a pasar primero por una cuadra que por otra, va a beneficiar primero a una familia que a otra. Entonces, ¿saben qué? Necesitamos solidaridad entre ustedes y entre nosotros.

Venimos a plantearles la posibilidad de desarrollar en nosotros la vida colectiva de cada uno de ustedes, pero atendiendo a todos, a la familia. Las cuestiones personales e individuales van a quedar dos o tres personas para que sean abordadas. No es que no las queremos abordar. Pero si abordamos una cuestión particular de ella, vamos a tener que abordar la de la otra persona, la de la otra persona. Todos tienen derecho a ser escuchados. Entonces, en estas reuniones colectivas, necesitamos priorizar las cuestiones que hacen al desarrollo en el barrio de todos. Y las cuestiones particulares van a quedar tres o cuatro personas que, yo les voy a indicar, atendiendo los problemas individuales que los aquejan y que van teniendo.

Y esto es dinámico. Reitero, es la primera vez, no la última. Esta va a ser la metodología de trabajo. Y necesito que ustedes, en el buen sentido de la palabra, a mis funcionarios, a nuestros funcionarios, porque los hemos puesto entre todos, le hagamos sentir la necesidad de la rapidez de la respuesta. No hay dos, tres, cuatro, cinco meses para resolver algo. No da lo mismo solucionar y hacer esto mañana que hoy, no da lo mismo. Yo lo prefiero hoy. Y si tenemos temor a equivocarnos, unámonos y en respaldo y en equipo vamos para adelante que seguro que en la buena voluntad el hombre comete errores y nos vamos, entre nosotros, a contener para seguir para adelante. Y en esos brazos que se caen de alguno está todo el trabajo en equipo para levantar el ánimo. Los necesito. Los quiero. Y llegó el momento de trabajar exactamente igual que como lo hicimos en la campaña y nos comprometimos en equipo y cara a cara.

Sé de la valentía y del coraje, de la capacidad y del amor que tiene cada uno de ustedes. Los necesito desde su lugar para que trabajemos en equipo para que estos barrios, para que esta zona de la ciudad, para que este barrio se ponga de pie y salga adelante, con los temas que son nuestros y con los temas que no son nuestros también son nuestros, el colectivo, la iluminación, el asfalto, el cordón cuneta, los temas municipales nos vamos a hacer cargo de gestionarlos en la intendencia.

Entonces no hay posibilidad de cuando vienen nuestros funcionarios de ‘no, este es un tema del intendente’, este es un tema tuyo, tuyo y tuyo. Es un problema de cada uno de ustedes y no puede haber un solo funcionario que no se haga cargo, que se haga sensible a los problemas que tiene cada uno. Si la solución está en órbita provincial y municipal, vamos a ir a gestionar allí donde corresponde. Y vamos a poner la mejor buena onda y vamos a convocar también, para que en esta metodología de trabajo, nos acompañen las autoridades municipales que son resortes y que tienen bajo su responsabilidad la función de encontrar el desarrollo y las respuestas a los problemas que ustedes nos plantean.

Atrás quedaron los procesos electorales. Ahora son tiempos de responderles a cada uno de ustedes y a todos respecto de esas expectativas que hemos generado, en equipo. No hay lugar a que haya ninguna distinción política, no hay lugar a distinción por camiseta política. Las necesidades y las expectativas de cada uno ustedes van a ser abordadas desde nuestro gobierno, por eso los intendentes forman parte del gabinete de la provincia, así los hemos convocado y así están trabajando, forman parte de esta unidad y de este equipo.

Los quiero un montón. Les agradezco que vengan nuevamente aquí y nos encontramos en la realización de estos sueños. Yo personalmente en 30 días estoy nuevamente con ustedes, pero ya viendo en qué hemos cumplido. Si no hemos hecho nada en 30 días, no habremos cumplido. Yo en 30 días vuelvo a estar aquí para compartir este compromiso mío que tenemos de una comida y poder hablar largo y tendido, con buena música porque la realidad y la idea era que también íbamos a poder bailar y disfrutar un largo rato tranquilos en lo que ustedes me planteaban, cada vez que nos encontramos es para trabajar. Hoy nuevamente nos encontramos para trabajar pero también para decirles que esa comida se va a hacer realidad, ese asado va a hacer realidad, y con buena música para que todos podamos bailar y disfrutar entre nosotros.

Muchas gracias.