Quiero agradecer en primer lugar a todos los que participaron en la adquisición de los vehículos, al personal policial que participó y que hizo la pintura, confeccionó el diseño y además hizo el trabajo manual de la pintura de los vehículos que están en toda la provincia.

Hacer un reconocimiento especial a todos los que trabajaron en el ministerio y también en jefatura en la confección de un plan de seguridad, que decía el director de Seguridad, se basa en el sistema de cuadrículas, de cuadrantes y de manzanas, donde se trabaja con la proximidad ciudadana, con un sistema en el cual el ciudadano conoce quiénes son los policías asignados a su sector, a su cuadrante, a su cuadrícula y con el teléfono celular funcionando como si fuera una comisaría móvil. Esto significa que en las distintas funciones que tiene que cumplir el personal policial hay funciones que se cumplen en la comisaría y que son necesarias, pero hay funciones en la calle que son insustituibles y son indelegables y que requieren una presencia permanente. Y por supuesto requiere un sacrificio y un esfuerzo.

Estar en la calle significa estar expuestos directamente a los efectos de la delincuencia. Estar en la calle significa tarea de prevención, significa tarea de persecución a la delincuencia y eso requiere un trabajo intenso y una preparación adecuada. Por eso también es necesario tener material adecuado, como los chalecos que se van a ir distribuyendo en toda la provincia.

Las cámaras de video para seguridad son importantísimas, son los ojos de todos nosotros en la ciudad, en las rutas. Las cámaras y las video cámaras son instaladas en los lugares en los que los Consejos de Seguridad Ciudadana decide, no en los lugares donde el gobernador o el ministro decide.

Yo pido que en San Martín de los Andes, el Consejo de Seguridad Ciudadana las instale en los lugares apropiados, excluyendo la propiedad del gobernador. No necesito cámara en mi casa. Quiero que estas videocámaras estén instaladas en toda la ciudad, en los lugares donde el mapa del delito lo indica, en los lugares donde es necesario complementar la presencia de los efectivos policiales con esos ojos que representan las videocámaras; que no solamente son útiles para la prevención, son también útiles para el esclarecimiento de los delitos y también para las medidas que sean necesarias.

Nosotros hemos adquirido en estos cuatro años y medio de gestión más de 400 vehículos y unidades para la Policía de la provincia, agrego que también hemos comprado casi 90 ambulancias, más móviles y equipos de transporte para estudiantes y para educación, más todo lo que tiene que ver con distintas actividades de recursos naturales. Una cantidad importante en inversión en parque automotor. Es imprescindible el cuidado de estos vehículos, por eso estamos implementando talleres ubicados estratégicamente en toda la provincia por parte de la Policía, en el norte, en el centro y en la ciudad de Neuquén, de manera de hacer las tareas de cuidado y de mantenimiento.

Leí en un artículo de un matutino, hace algún tiempo, que los patrulleros que habíamos implementado en régimen de cuadrícula en la ciudad de Neuquén eran apedreados. Son apedreados, quizás alrededor de 25 vehículos recibieron piedrazos, pero explicaba este cronista que las piedras eran recibidas como devolución de atenciones por parte de jóvenes de los barrios. Yo me permito disentir con este concepto.

A nadie le cabe duda acerca de la necesidad que tiene la sociedad y el Estado de tener una institución policial de prestigio recorriendo las calles. A nadie le cabe duda que la institución policial es una institución necesaria para el cumplimento del contrato social. El contrato social representa delegar en el Estado el monopolio de la fuerza pública, y ese monopolio de la fuerza pública implica derechos para los ciudadanos y grandes y tremendas obligaciones y responsabilidades para quienes tienen a su cargo ese monopolio de la fuerza pública. Pero la seguridad, como bien lo decía el director de Seguridad y también bien lo decía Juan Carlos, es una tarea integral, de toda la sociedad civil y del gobierno y del Estado. Todas las instituciones tenemos que participar.

Y dicho sea de paso, es necesario el trabajo de todos, es fundamental; y no hay ninguna circunstancia ni ninguna excusa para que este trabajo no se haga; lo tienen que hacer todos, la Policía en la prevención específica y todas las instituciones del Estado en la prevención inespecífica, y los ciudadanos en la colaboración con la tarea que le delegan autoridades legítimamente elegidas o autoridades de la democracia. Por esto, me permito mencionar que si la Policía es un auxiliar de la Justicia, el Poder Judicial tiene que trabajar en forma continua.

El derecho de huelga es un derecho que existe, lo consagra la Constitución; pero en la jerarquía de valores, el derecho de huelga tiene una jerarquía inferior a la seguridad, a la justicia, a la educación, a la salud. Hay servicios públicos esenciales que no puede el Estado delegar y el Estado ha explicado claramente cuál es la situación de las finanzas. El Poder Judicial es un poder autárquico, que se administra con sus propios recursos; surgen de la Coparticipación Federal de impuestos y se transfieren automáticamente. Hoy el Poder Ejecutivo está sosteniendo el funcionamiento del Poder Judicial, enviándole los recursos necesarios para poder atender su funcionamiento y ningún sector del Estado debe crecer a expensas de otros sectores del Estado.

El Poder Judicial ha tenido los mismos aumentos que ha tenido todo el personal de la administración pública provincial, y su autarquía y la escasez de recursos hace imposible un nuevo aumento en este segundo semestre. Por lo tanto, si ejercen el derecho de huelga es justo -y lo saben bien quienes trabajan en el Poder Judicial porque conocen las leyes mejor que nadie- que no cobren los días de huelga, y esto es necesario que se haga.

Si se decide hacer una huelga en reclamo de aumento de salarios que el Poder Judicial no puede dar porque no tienen los recursos; quienes hacen huelga y no trabajan y le generan un daño tremendo al Estado no pueden cobrar sus sueldos, no deben cobrarlo, esto lo establece también la Constitución Nacional, la Constitución provincial y las leyes.

Quien no trabaja, no cobra. Y los sueldos en el Poder Judicial son buenos sueldos, seguramente son los mejores sueldos de las provincias de la República Argentina. Entonces, yo pido que todo este esfuerzo que se hace en un plan de Seguridad, todo el esfuerzo que hace el Estado, la sociedad civil, no se tire por la borda. La Policía es auxiliar de la Justicia, entonces cómo puede auxiliar a la Justicia si la Justicia no funciona.

Entonces quiero hacer un llamado a la responsabilidad y a la seriedad. Hay un derecho de peticionar a las autoridades, hay derechos a protestar, hay derechos a expresarse, hay derecho de estar disconforme con los sueldos que se cobran. Y hay derecho legítimo a pensar que uno puede pretender ganar mucho más de lo que gana por el trabajo que realiza, lo que no puede es abandonar la tarea, no puede dejarla. Imagínense si todos hiciéramos lo mismo en el Estado, si la Policía hiciera lo mismo, si los médicos, si los enfermeros hicieran lo mismo, si los maestros hicieran lo mismo.

Cuando el Estado no tiene recursos, por más huelgas que hagamos, por más cortes de rutas que hagamos, no se puede inventar el dinero y el dinero no va a llover desde el cielo para solucionar los problemas. Lo que tenemos que hacer es ver cómo generamos más riqueza, a partir de la actividad productiva, del progreso, del desarrollo de los recursos del gas y del petróleo, de la energía hidroeléctrica; cómo generamos más recursos, cómo recaudamos mejor, para que se puedan pagar mejores sueldos y para que se puedan hacer obras, comprar equipamiento, hacer cursos de capacitación, tener infraestructura adecuada.

Como gobernador me encuentro todos los días con todas las responsabilidades; se necesitan más escuelas, se necesitan más hospitales, se necesitan más efectivos, más maestros, más médicos. Todos los días hay nuevas necesidades, pero los recursos, estos últimos tiempos han sido constantes y la producción del gas y el petróleo ha caído el 30 por ciento en cuatro años. Tenemos mil millones de pesos menos en las arcas fiscales por año; dentro de dos años vamos a recuperar esa caída y dentro de tres años vamos a duplicar la producción de petróleo y dentro de cuatro años vamos a triplicar la producción de petróleo. Allí van a sobrar los recursos, pero los tenemos que destinar inteligentemente a diversificar la actividad, a diversificar nuestra producción, a fortalecer el turismo, la forestación, el comercio, la industria, el conocimiento, que es lo que necesitamos para construir una sociedad igualitaria, inclusiva, sin discriminación.

Quiero señalar dos o tres conceptos. Cuando asumimos en 2008 había 5.300 efectivos, hoy son 6.100. Vamos a aumentar el 60 por ciento la cantidad de efectivos en la zona Sur, ya lo estamos haciendo, ya ha aumentado en San Martín en los últimos tres meses el 50 por ciento la presencia de efectivos, vamos a incorporar más efectivos en los próximos dos o tres meses.

Hemos duplicado, como decía el director de Seguridad, la cantidad de móviles en San Martín de los Andes. Estamos entregando hoy móviles para Piedra del Águila, Villa La Angostura, Junín de los Andes y San Martín de los Andes.

Tenemos un parque automotor de casi mil vehículos en la policía de la provincia. Y necesitamos incorporar más efectivos, pero con este plan de Seguridad los efectivos están redoblando su esfuerzo. Y lo están haciendo porque su presencia en las calles es permanente y ustedes lo van a notar con este nuevo equipamiento de vehículos en la zona Sur. Pero necesitamos redoblar los esfuerzos en todos los frentes, no basta con un plan de Seguridad.

El plan de Seguridad es específico en lo que hace a la prevención y a la persecución del delito, tenemos que trabajar en todas las áreas. Y cuando digo trabajar en todas las áreas es trabajar. Por ello, vaya todo mi reconocimiento a todos los que trabajan en los municipios, a todos los que trabajan en Salud, en Educación, a todos los que trabajan en la Justicia, para que desde todas las instituciones del Estado multipliquemos los esfuerzos para llevar tranquilidad a los ciudadanos.

Hoy, los ciudadanos de la provincia de Neuquén y también de la República sufren la inseguridad. Y la sufren porque la delincuencia avanza. Y porque la delincuencia sabe cómo evolucionar y qué dinámica tiene que ejercer para ir generando nuevos problemas a la sociedad.

Les puedo asegurar que hoy es un día en que los delincuentes, por la entrega de estos vehículos y las videocámaras, están preocupados.

Están preocupados porque estar equipados, incorporar tecnología, incorporar vehículos, incorporar videocámaras, estar con los ojos abiertos, representa para los delincuentes un motivo de preocupación. Porque con estas decisiones pueden terminar entre rejas. Entonces, como están preocupados, tenemos que aumentar la preocupación de ellos y disminuir las preocupaciones de los ciudadanos, pero para lograrlo tenemos que trabajar todos. Y a los ciudadanos invitarlos a que participen. Y como dijo el director provincial de Seguridad de la zona Sur, tener la certeza de que lo que queremos es que la ciudadanía vuelva a tener confianza, reconstruir la confianza del ciudadano con la policía. Y esto se hace en la calle.

Ustedes van a notar a los policías golpeando las puertas y tocando los timbres de cada una de las casas. Llevando trípticos con consejos, acercándose a cada casa para llevar medidas de seguridad, para estar atentos. Seguramente, los tiempos pasados donde dejábamos la puerta abierta van a pasar. Son tiempos nuevos, no los elegimos nosotros. Quisiéramos volver a ese pasado donde dejábamos la puerta abierta y estábamos tranquilos en la casa, pero la delincuencia es dinámica y además se mueve. Y como se mueve tenemos que estar muy precavidos.

Por eso yo les agradezco a todos los ciudadanos de la zona Sur, en este caso, por su paciencia, por su tolerancia, pero tengan la certeza de que este plan de Seguridad que estamos implementando apunta a llevar tranquilidad a los ciudadanos y a llevar mucha pero mucha preocupación a los delincuentes. Muchísimas gracias.