Señores legisladores, señores ministros, autoridades de la provincia, a la Banda de la Policía, a todos los vecinos del barrio Hipódromo. Es realmente motivo de alegría poder compartir esta jornada en este lugar con esta felicidad, como decía Clyde (Cárdenas, directora del Cepaho Nº 6), de un sueño cumplido, de un objetivo realizado, que es tener un edificio propio para el Cepaho.

En este edificio y este Cepaho se conjugan dos historias. El primer edificio de un comedor del barrio, de la década del ’60, inaugurado por el entonces gobernador Felipe Sapag y la creación del Cepaho también, en la década del ‘60, también por Felipe Sapag, en dos hechos que parecen casuales, pero hoy la causalidad del destino ha querido que se encuentren edificio con Cepaho. Un edificio que estaba necesitando ser activado y una comunidad educativa que necesitaba el lugar físico para desarrollar sus actividades. Actividades que tienen que ver con la educación, con la formación, con el hogar, que tienen que ver con las manualidades, con el corte y confección, el tejido, el telar, el trabajo en tela, el tema de trabajar también con la cocina. Temas que tienen que ver con el hogar, que tienen que ver con la vida.

A mí me sorprenden a veces muchos dirigentes cuando discuten ideologías, diferencias partidarias. En definitiva, lo que nos tiene que hacer confluir a todos los habitantes es el humanismo. Nos tiene que hacer confluir el respeto al ser humano, el respeto a cada persona por lo que es. Y no solamente el respeto, porque no es solamente una declamación o una declaración de derechos, es hacer que los derechos humanos fundamentales y las garantías sociales tengan vigencia efectiva con acciones concretas y reales, como la que hoy, ustedes, han trabajado colectivamente para concretar, con el esfuerzo de los jóvenes en forma desinteresada y solidaria.

Esto, rescatado por Clyde tanto tiene hoy profundidad en la sociedad en la que vivimos. Pareciera que el materialismo, el egoísmo, el individualismo y el personalismo son los ismos de moda. Pero de ninguna manera. La solidaridad, el trabajo colectivo, el trabajo comunitario, son lo que permiten a los pueblos salir adelante. Estoy seguro que el trabajo de esta comunidad educativa va a dar herramientas decisivas y fundamentales a todos los alumnos que pasen por estas aulas.

Y hablando de edificios, mucho se habla de los edificios y es lógico, porque es un trabajo muy intenso. Y por allí hay edificios que tienen problemas o por allí hay edificios que son víctimas de atentados, víctimas del fuego o víctimas de la destrucción y de la violencia. Tema que también hay que desterrar. Así como hay que fortalecer el humanismo, hay que fortalecer la democracia. En la democracia, la violencia no tiene lugar. Porque la violencia lo único que hace es destruir y lo que queremos es construir.

Hablando de edificios, decía, en la década del ‘60, en 1963 ó 1964, la provincia tenía alrededor de 150 edificios escolares, de los cuales 50 eran escuelas rancho. Y fíjense que a lo largo de la historia de la provincia del Neuquén, en estos 50 años, desde la década del ‘60 hasta hoy, hoy tenemos 662 edificios estatales. Este es el número 663, más 97 edificios de establecimientos de gestión privada. 663 edificios donde funcionan 1.144 unidades educativas.

Esto es importante para entender la dimensión de la cantidad de edificios que ha forjado la provincia del Neuquén en su estructura o infraestructura destinada a la educación y la responsabilidad enorme que significa mantenerlos, cuidarlos, ampliarlos. Como decía Clyde, ya tenemos hoy el primer desafío. Hoy inauguramos el edificio y ya tenemos el desafío de inaugurar nuevas aulas, inaugurar un SUM (salón de usos múltiples), de trabajar sobre eso. Hay que trabajar en los proyectos, hay que buscar el dinero, hay que conseguir este trabajo solidario, este trabajo voluntario, volver a esta cultura del trabajo, tanto del trabajo para llevar el pan digno a la mesa del hogar como el trabajo solidario que tiene que ver con el crecimiento de una sociedad.

Yo quería resaltar este trabajo que se hace en educación en la provincia del Neuquén. El secretario de Educación, (Cultura y Deporte, Ernesto Seguel) mencionaba que es la provincia que más inversión hace por persona en el concierto de las provincias argentinas. Y lo mismo podemos decir en salud, en seguridad y en nuestra obra social. No hay en el país una obra social como el Instituto de Seguridad Social del Neuquén (ISSN). Es de los neuquinos y va a seguir siendo de los neuquinos, a pesar de los anónimos que quieren, en tiempos electorales, llevar barro a una cancha electoral que tiene que ser democrática.

Nosotros vamos a fortalecer estas garantías sociales: salud, educación, seguridad, trabajo, vivienda, todo lo que tiene que ver con la felicidad de cada familia en la provincia del Neuquén.

Queridos vecinos, queridos docentes, alumnos, señora directora, los felicito porque este logro es de ustedes. Muchísimas gracias.