Cuántos sentimientos encontrados en este momento, difícil elegir las palabras exactas para expresar mis sentimientos y lo voy a hacer desde la gratitud y desde el amor, lo voy a hacer desde la gratitud en primer lugar a Dios, que nos da la oportunidad de estar en una provincia extraordinaria, pero sí quiero traer al recuerdo a los más jóvenes como Pablo (Otaño, director del CPEM 82) a quienes no les tocó por allí vivir los 55 años de un territorio devenido en provincia y me remonto al año 1963 porque es el testimonio más vívido que tenemos, que figura en el diario de sesiones de la Legislatura, un discurso de Felipe Sapag decía: me toca asumir la gobernación de una provincia recién devenida en provincia de un territorio nacional, olvidado, marginado, empobrecido. Me toca gobernar una provincia rica con neuquinos pobres, no somos dueños ni de los ríos, decía él. En ese momento decía: no somos dueños del petróleo, del gas, ni de los minerales. El índice de analfabetismo en la provincia de Neuquén era el más alto de la República, superaba el 20 por ciento, era muy superior a eso, el índice de mortalidad infantil era el más alto de la República, de 160 por mil, y había que ponerse manos a la obra y él dijo vamos a ponernos los pantalones largos y vamos a reclamarle a Nación por todos estos problemas que tenemos, la Educación en ese momento era responsabilidad de Nación, al igual que Salud, la Seguridad, y poco a poco se fue transitando un camino de consolidar instituciones, escuelas. Se partió en el año 63 de 150 edificios escolares, 50 eran como las que señaló mi primo, Carbón (Ricardo Esteves, subsecretario de Obras Públicas), de piso de tierra, paredes de adobe y techo de paja.

La educación rural era una ilusión, no existía, los chicos y los grandes también se morían de frío y de hambre, había 22 establecimientos para atender la salud y no había atención de la salud. La expectativa de vida en ese año era de 56 años, tanto para hombres como para mujeres. Yo no me quiero anclar en el pasado, pero es importante que sepamos de dónde venimos para valorar dónde estamos, hacia dónde tenemos que ir y cómo se consolidan las acciones y cómo se construye una provincia entre todos. Hoy tenemos 700 edificios contra esos 150, 1.200 establecimientos escolares funcionando dentro de esas escuelas, todos los días se radican en Neuquén de 8 a 10 familias, es algo extraordinario, tenemos ahora alumnos en Rincón de los Sauces pidiendo bancos, están recién llegados a la provincia, vamos a atender esta demanda también, pero es una demanda muy dinámica.

En Salud, de pasar del índice de mortalidad infantil más alto de la República hoy tenemos el más bajo de la República y queremos bajarlo aún más, producto de un programa y un sistema de Salud donde lo conforman médicos, enfermeros, auxiliares, administrativos, técnicos y son ellos los que consolidan y defienden ese sistema de Salud y han construido un sistema de Salud que es ejemplo en América Latina. Más de 230 establecimientos destinados a la salud entre hospitales, centros de salud y postas sanitarias. Estamos terminando 21 postas sanitarias, hemos construido 5 hospitales nuevos, estamos licitando 4 hospitales ahora, 1.780 obras públicas, la mayoría en Educación y un sistema de la provincia de Neuquén que ha cautivado y ha atrapado a muchos maestros que han venido de otras provincias también y eso es bueno, y también a los alumnos, alumnos de esta escuela que se han recibido de profesores y están ahora enseñando en la Escuela, y ellos, sobre todo los que vienen de otras provincias, saben muy bien lo que viven en otras provincias.

Por ejemplo, el régimen de jubilaciones. Todas las provincias argentinas, salvo Córdoba y Neuquén, pasaron sus cajas jubilatorias a Nación, todos los docentes de la República Argentina, se jubilan, menos en Córdoba y Neuquén, por la Caja de Jubilaciones de la Nación.

En la provincia de Neuquén mi abuela materna, tío Ricardo, se jubilaron por Nación y la jubilación que recibían ellos, no voy a hacer ningún comentario, porque realmente eran unos apósteles de la educación, eran como sacerdotes de la educación porque no lo hacían por otra cosa que por vocación, porque el recibo de sueldo que uno veía de la jubilación. Cuando veíamos el recibo de sueldo de nuestra abuela Carmen era lamentable. Pero en la provincia de Neuquén hay un sistema jubilatorio único en la República Argentina, no hay ninguna provincia que tenga el 80 por ciento móvil, porque las demás pasaron a Nación y se jubilan con jubilaciones de Nación, son jubilaciones que no están con el 80 por ciento móvil, están con la jubilación establecida, y por edades son otras también. Nosotros tenemos un sistema jubilatorio propio con una caja de jubilaciones propia y con el 80 por ciento móvil. Esto lo quiero señalar porque es una conquista social de la Constitución de 1957, que además hay que sostenerla con recursos económicos.

En el tema de niveles salariales estamos entre las primeras cuatro ó cinco provincias argentinas, no podemos igualar a Tierra del Fuego, a Santa Cruz en niveles salariales, pero ninguna provincia nos puede igualar a nosotros en cantidad de docentes por alumno. Nosotros tenemos 21 mil cargos docentes más las horas cátedras para 175 mil alumnos, los otros 25 mil están en escuelas privadas o en escuelas públicas de gestión privada. Estuve comparando con provincias como Río Negro, San Luis o Chubut que tienen la misma cantidad de habitantes, nosotros tenemos 21 mil cargos docentes y la que nos sigue tiene 17 mil y así para abajo. San Luis tiene 9 mil cargos docentes con la misma cantidad de habitantes; ni hablar de los auxiliares de servicio que tiene la provincia de Neuquén comparada con otras provincias, pero no me voy a quedar en las comparaciones porque las comparaciones son odiosas. Lo que quiero defender es nuestro sistema, que lo vamos a defender y lo vamos a sostener.

A la caja de jubilaciones la estamos sosteniendo desde el Estado provincial para que no le falte dinero. A pesar de que nos critican algunos dirigentes sindicales sobre la caja de jubilaciones, es una cuenta matemática: ingresan aportes y contribuciones, se pagan jubilaciones por la otra ventanilla, no hay secretos, cada vez hay más jubilados y cada vez se necesita más dinero y no alcanza el aporte y la contribución para sostener la caja. Entonces la sostiene el Estado provincial a través del Poder Ejecutivo y lo hacemos con gusto. Creemos que la previsión social de las jubilaciones forma parte de las garantías sociales, pero que se sepa, que se sepa que en otras provincias no es así.

En materia de infraestructura estamos trabajando en todos los frentes, de Salud, Educación, Seguridad. Decía ayer que a veces me siento como Tupac Amarú salvando la distancia de ese noble indígena que fue propulsor de la revolución independista de América del sur. A veces me siento como tironeado, porque el presupuesto es uno solo y las necesidades son infinitas y muchas.

Quiero aclarar algo: estos sentimientos entrecruzados con respecto a Tricao Malal y a esta escuela en particular. Nunca estuvo en el ánimo nuestro no hacer un edificio escolar, más como el que hemos hecho en Tricao Malal, siempre estuvimos con la voluntad precisa y concreta de construir edificios, pero tuvimos que afrontar una emergencia y una crisis edilicia muy grande cuando asumimos y teníamos cientos y cientos de obras para hacer. Puede haber ocurrido que en esas preferencias, en esos estudios, no nos haya llegado a través de los estamentos correspondientes el mensaje de Tricao Malal. Es cierto lo que decía Martín (González), lo que decía Zulma (Reina, ministra de Gobierno, Educación y Justicia), yo jamás hice una promesa en vano en ninguna tribuna, cuando me comprometo a hacer una obra la hago aunque tenga que poner plata de mi bolsillo; porque me acuerdo -quiero decirlo con toda sinceridad porque la verdad se construye con todas las miradas de la verdad- cuando en 2010 se me reclamaba la escuela como que yo la había comprometido, era el deseo ferviente de toda una comunidad de tener la escuela. Revisé mis discursos en Tricao Malal hacia atrás, mis discursos de campaña; grabo todos mis discursos, acá me están grabando, filmando y desgrabo después y los tengo recopilados para mí, no voy a escribir un libro en memoria de discursos, pero para mí. Y desgrabé todos los discursos de Tricao Malal, y dije ¿cuándo yo prometí una escuela y no he cumplido?

Me quedé preocupado, porque una vez, quiero aclarar, era vice gobernador y prometí…por allí debe estar Marcelo Pieroni que era intendente en Vista Alegre. Alguien me dice: “gobernador prometa, prometa la comisaria en Vista Alegre, prométala que la vamos a licitar la semana que viene”. Año 2001; me tenían filmado y grabado, nunca se hizo, hasta ahora no. Pero cada vez que iba a Vista Alegre me reclamaban la comisaria y me mostraban la filmación: usted lo dijo, ahí está filmado. Bueno, tuve que llegar gobernador, hacer los pliegos, hacer los proyectos, acompañándonos con Marcelito y con toda la gente de Vista Alegre y finalmente hicimos la comisaría y una comisaría extraordinaria, pero uno reconoce sus errores, era vicegobernador y me dijeron: “prometa la obra, prométala”. Pensaba que salía y no salió.

En el caso de Tricao Malal, de corazón lo digo, que ese día en 2010 yo me vi sorprendido porque se me decía que habíamos mentido, que yo había mentido, que habíamos prometido una escuela y no la había hecho, y yo digo ¿pero puedo haberme equivocado tanto? Y no, repasé y no existía una promesa tal, pero si la hice en ese acto, dije: vamos a hacer la ampliación de la escuela y vamos a buscar los recursos para hacer la escuela nueva. Fuimos a buscar los recursos, por eso digo que hay una diferencia entre mentira, verdad y gestiones, gestiones que después no se concretan por distintos motivos. Dos veces fue licitada por Nación la escuela y las dos veces quedó desierta. ¿Qué quiere decir quedar desierta? Que Nación tiene por ahí equis plata para hacerla y a ningún empresario le interesa hacerla por esa plata. Por ahí había 5 millones para hacer esa escuela y decían: “no, esta escuela me cuesta, no la voy a hacer, voy a perder plata”. Entonces quedaba desierta, no había ninguna oferta, ningún empresario que la quiera hacer, dos veces. Con la consecuente amargura, al final dijimos: “muchachos, por favor hagámosla”. Y la hacemos con plata de la provincia, saquémosla de cualquier lado, de cualquier partida presupuestaria, quiero decir, pero hagamos la escuela. Y aquí está la escuela, así como una historia escrita con distintos actos llegamos a este resultado, que es un resultado bueno.

Esta buena también esta historia que decía yo de 50, 60 años de provincia y está bueno historiar cómo se hacen las cosas, como decía Zulma. No basta con la idea, no había ni proyecto para la escuela, se reclama como que era una promesa y no había ni siquiera un proyecto, no estaban ni la tierra asignada. Entonces ahí empezamos a trabajar. Nosotros no podemos hacer ninguna obra pública si no es una tierra de propiedad de la provincia. Y además el tiempo de adjudicación, licitaciones, lleva su tiempo.

Quiero aclarar esto porque tengo muchos sentimientos encontrados, porque ‘Carbón’, como subsecretario de Obras Públicas, se crió acá, a 10 kilómetros, en una escuela de piso de tierra, paredes de adobe y techo de paja, donde su papá era maestro y su mamá ayudaba en las tareas. Y ese compromiso que tenemos con la educación nos viene de nuestros mayores, nos viene del tío Ricardo, de mamá, de la abuela Carmen, todos docentes, nos viene desde tantos familiares nuestros que son docentes. El ingeniero (Rodolfo) Laffitte, que conectó ayer Internet, es primo hermano, es hijo de una Sapag; ‘Carbón’ es hijo de una Sapag. Nosotros estamos comprometidos con la educación, porque Felipe Sapag tomó la provincia con analfabetismo profundo. Y es cierto, el conocimiento es poder, es la verdadera llave que puede llevar a la igualdad de oportunidades.

Por eso está buena la lucha, es muy buena la lucha y es muy bueno el reclamo, y es muy buena la petición. Y peticionar a las autoridades. Pero nos tienen que dar la oportunidad a nosotros también como autoridades de hacer las cosas en forma de trabajo en equipo, en base no a la bronca, no en base al resentimiento, al odio, sino en base al amor. Por eso empecé muy emocionado recordando fundamentalmente a Dios nuestro creador, porque él es amor infinito y creo que él nos puede ayudar a encontrar las soluciones de todos los problemas que tenemos por delante. Dice el Papa Francisco que frente a los conflictos hay tres posibilidades: una es hacerse los distraídos y hacerse los tontos. La otra es montarse en el conflicto para ganar poder y vivir en el conflicto mismo y no buscarle las soluciones al conflicto porque el conflicto en sí mismo a mí me genera una situación de poder. Y la tercera alternativa es la válida, tocar el conflicto, verlo, parparlo, vivirlo, escuchar, atender, buscar las soluciones, acercarme el conflicto pero también las soluciones. No basta con la teoría, dice el Papa Francisco, lo más importante es la realidad.

Podemos teorizar mucho sobre cuál es la mejor escuela, o cuál es el mejor edificio o cuál es la mejor obra, pero lo que importa es la realidad ¿De dónde van a venir los recursos?, ¿De dónde van a salir los cargos docentes?, ¿De dónde vamos hacer el hospital nuevo?, ¿Cuántos cargos hacen falta? La provincia de Neuquén tiene 600 mil habitantes y 52 mil empleados públicos, la masa salarial es de 10.500 millones de pesos, tenemos que juntar alrededor de 30 millones de pesos por día, más de un millón de pesos por hora solamente para pagar salarios. Ninguna provincia argentina tiene esta realidad. Mendoza, con un millón y medio de habitantes, tiene menor masa salarial absoluta que la provincia de Neuquén. Quiero defender esta masa salarial, quiero que ganen mejor los trabajadores públicos, pero se nos tiene que dar tiempo.

Y quiero decir que me siento orgulloso de que en este norte neuquino se levante esta escuela como estandarte de la libertad, de la igualdad de oportunidades y de la justicia. Y estoy feliz de mirar por esta ventana el Domuyo como la montaña más alta de la República Argentina en su Patagonia; es la montaña más alta de la Patagonia argentina, y quiero que en esa altura y en ese nivel brille la educación de todos los neuquinos, porque en realidad la educación es la única posibilidad que tenemos de tener verdadera autonomía y soberanía.

No quiero dejar de agradecer a Domingo, a su hijo, a Damián, a todos los trabajadores, a cada uno de los obreros, porque me prometieron que iba a estar lista en marzo y lo cumplieron. No son muchas las empresas que cumplen con el compromiso de los plazos, y a veces no por culpa propia, sino a veces porque la situación económica requiere mucho coraje. Y aquí estamos con una empresa de mucho coraje, una empresa que también si tiene que poner del bolsillo para terminar una obra o perder, pierden, pero hacen la obra porque son gente de palabra. Quiero agradecerlo en su persona Domingo, a su empresa, a los profesionales, técnicos, trabajadores.

Al intendente Martín (González) agradecerte tu compromiso con la educación. Nosotros hemos descentralizado el mantenimiento de escuelas a intendentes y presidentes de comisiones de fomento, lo han hecho con solvencia y jerarquía. Y agradecerles a los directores de escuelas como Pablo, que en contacto con el intendente encuentran las soluciones concretas para cada uno de los requerimientos que necesita esa escuela; hay inmediatez, hay compromiso, hay rostro visible para el reclamo. Entones, por haber asumido ese compromiso, nuestro reconocimiento y agradecimiento.

Y a Felipe Sapag también un reconocimiento especial, porque generó un sistema provincial de salud en su momento, y generó un sistema de educación en su momento que hoy rinde sus frutos, hoy la provincia de Neuquén tiene una realidad distinta a la de hace 50 años y ojalá en los próximos 5 o 10 años la realidad de la provincia de Neuquén sea distinta a la de hoy, y estoy seguro de que los mejores tiempos son los que están por venir. Muchísimas gracias.