En primer lugar quiero hacer mi agradecimiento a todos los organizadores. Rubén (Etcheverry, presidente de Gas y Petróleo del Neuquén), gracias por comandar todo un equipo que permitió realizar estas reuniones de hoy y de mañana, en las cuales tenemos cifradas grandes expectativas. Agradecer la presencia de empresarios, trabajadores, ingenieros, geólogos, profesionales, técnicos, profesores, estudiantes, a todos los funcionarios públicos nacionales, provinciales y municipales.Neuquén es una tierra de oportunidades y es una tierra que brinda hoy nuevos horizontes. Con una cuenca, la Neuquina, que abarca cuatro provincias: el sur de Mendoza, parte de Río Negro, parte de La Pampa, parte de la provincia del Neuquén. Con más de 40 mil kilómetros cuadrados, de los cuales alrededor de 30 mil están en la provincia del Neuquén. Esta cuenca tiene recursos convencionales, yacimientos maduros, yacimientos que es necesario rejuvenecer, porque llevan más de 90 años trabajando y produciendo. Y existen técnicas de recuperación con las cuales podemos aumentar nuestra producción y aumentar nuestras reservas.

Pero al mismo tiempo se trata de una cuenca en la que hay una gran posibilidad con tecnologías nuevas, con tecnologías no convencionales, con tecnologías desarrolladas y estudiadas en los últimos 20 años en el mundo, aplicarlas en la provincia de Neuquén a zonas productoras, zonas geológicas más profundas, más complejas, pero que ofrecen, como decía Rubén, una perspectiva de reservas de recursos que nos ubican entre los primeros países del mundo. Con una cuenca donde están concentrados los recursos en un área geográfica delimitada. En 10 ó 12 mil kilómetros cuadrados tenemos focalizados la existencia de petróleo, gas líquido y gas seco en cantidades como para que la república tenga su autoabastecimiento, como para que nosotros podamos generar trabajo nacional y no importar trabajo extranjero.

Y como corolario de todo ello, podemos garantizar a nuestra región, a nuestra provincia, un desarrollo y un progreso sostenido y sustentable. Un progreso que permita nuevas oportunidades, que permita igualdad de oportunidades. No basta con declamar derechos. Por supuesto que son muy importantes todas las declaraciones de derechos que se han hecho en la historia de la humanidad y especialmente en los últimos tiempos. Pero queremos francamente constituir nuestra provincia en una sociedad de garantía de que esos derechos tengan efectiva vigencia en la realidad.

En segundo lugar, yo quería también mencionar en esta reunión, sobre este cluster, decir que entre nosotros es muy importante todo lo que tiene que ver con la organización, con un sistema, con centralizar las actividades, con articular acciones entre las empresas, los trabajadores, las universidades, los centros de estudios, las instituciones públicas y privadas, públicas provinciales, municipales y nacionales, las cooperativas, los sindicatos.

Esta interacción va a redundar en un gran beneficio, en una organización de un sistema vinculado con áreas geográficas de la cuenca, de la cuenca neuquina, vinculado con la actividad del gas y el petróleo, constituyendo fundamentalmente un polo de desarrollo, un polo desarrollo que permita, justamente, lograr los objetivos de misiones, funciones y objetivos claros que queremos tener como provincia; generando ventajas competitivas y comparativas para que esta actividad se pueda realizar.

Hay que articular acciones entre el sector privado, el sector público y el sector académico. También es importante en esta visión tener claro que tenemos un marco en la ley nacional 17319 que es muy simple, que habla que las empresas tienen que tener idoneidad técnica, solvencia financiera, y tienen que lograr el autoabastecimiento de la república con inversión. La premisa es la inversión. Inversión en desarrollo, inversión en producción.

Y la aplicación de técnicas no convencionales en arcillas y en arenas compactas, implican un fuerte desafío y una tremenda responsabilidad, tanto para la república, sin descartar todo lo que tiene que ver con la recuperación secundaria y terciaria. Las técnicas nuevas de recuperación nos permiten también aumentar el horizonte de reservas en porcentajes tan importantes, tal vez, como el petróleo que se ha extraído hasta este momento en la historia de la provincia del Neuquén.

Nosotros creemos que sí somos capaces de organizar sistemáticamente y metódicamente un Cluster, un eslabonamiento -como dice Rubén- con tecnologías pujantes, que sea altamente competitivo, con soluciones eficientes y de alto nivel, con innovaciones tecnológicas, con la formación de recursos humanos y capacitación. El objetivo de un desarrollo que permita no solamente desarrollar el cluster, que permita desarrollar este sector geográfico del gas y el petróleo, sino que permita obtener la diversificación de nuestra economía. Nosotros queremos que estos recursos del subsuelo, que son no renovables, generen riquezas para generar sobre el suelo la riqueza que nos permita ser sustentables y sostenibles en el tiempo.

Por supuesto que tenemos recursos para muchos años. Tal vez para todo este siglo XXI y para abastecérselo a la república. Pero el desafío es la diversificación hacia la industria, hacia las energías alternativas, hacia el turismo, hacia el comercio, y fundamentalmente hacia una sociedad del conocimiento, y una sociedad de igualdad de oportunidades.

La palabra Neuquén en mapuche, en mapugundun, significa “pujante”, significa “torrentoso, correntoso, caudaloso”, por el volumen de las aguas del río Neuquén. Y la provincia de Neuquén es una provincia de energía, es una provincia que abastece o produce el 50 por ciento de la producción de gas de la República, casi el 50 por ciento; el 22 por ciento del petróleo, cinco represas sobre el río Limay, una sobre el río Neuquén, con el objetivo de construir una nueva represa en Chihuido para abastecer de 640 nuevas megas a la República.

Pero creo que hace referencia también a todo lo que tiene que ver con el ímpetu, la audacia y la pujanza de un pueblo como el patagónico, que hace honor a los valores de los pioneros, de los primeros pobladores. Los pioneros y primeros pobladores tuvieron en las carencias, en las lejanías, en las tremendas distancias, en los profundos silencios un gran desafío. Desafío contra la naturaleza, desafío contra la adversidad, desafío con ellos mismos. Creo que en el ejemplo de los pioneros y de los primeros pobladores podemos encontrar el espejo donde mirarnos para los tiempos que se vienen. Y sostenemos que los mejores tiempos de la historia de Argentina y de la Patagonia son los tiempos que están por venir.

Neuquén es una provincia que en términos absolutos, sin compartir con otras naciones, tiene la mayor cantidad de recursos hídricos de la República Argentina. Es la provincia con más ríos, lagos y caudal hídrico de las provincias hermanas. Y una infraestructura en oleoductos, en gasoductos y en electroductos que es realmente importante. Oleoductos y gasoductos que además tienen capacidad ociosa y que pueden transportar hacia las destilerías, hacia las terminales marítimas, que pueden transportar hacia Chile.

Y esta infraestructura y esta experiencia, permite a la provincia de Neuquén tenerla como calificada con conocimientos absolutamente claros, precisos, contundentes, con experiencia, con tradición en la actividad hidrocarburífera, lo cual ha sido calificado también por el departamento de Energía de los Estados Unidos cuando hacía la calificación de las reservas que había en el mundo.

Tenerlo concentrado en el ámbito geográfico, con tradición y conocimiento, con experiencia en el tema, con infraestructura, con recursos hídricos, hacen de nuestra actividad en la provincia de Neuquén una actividad que le permite un desarrollo en el corto plazo y que le permite una oportunidad a la República Argentina de tener en Neuquén los recursos, la tecnología, los recursos humanos, las posibilidades de capacitaciones, las posibilidades de aplicar esta tecnología y obtener resultados concretos hacia la obtención de gas y petróleo para no tener que importarlo, con la consecuente erogación de divisas que la República no tiene.

Pero no basta con estas intenciones, no basta con estos deseos, no basta con abrazar una causa como la que estamos abrazando y con estos sueños, sino que en primer lugar, como decía Rubén, tenemos que difundir estos conocimientos, tenemos que hacer de esta actividad una actividad conocida por todos en la Universidad, en la escuela, en los lugares de trabajo, en los barrios, en las zonas rurales, con las iglesias. Tenemos que trabajar intensamente para que se conozca la misión, la función y los objetivos que se quieren lograr con la producción de más gas y petróleo en la provincia del Neuquén, y por supuesto en las provincias hermanas que nos rodean.

Para ello es necesario realizar congresos, foros, reuniones, discusiones, debates, pero también es preciso recurrir a la responsabilidad social empresaria y recurrir al esfuerzo público. Nosotros como Estado provincial vamos a disponer de recursos presupuestarios para difundir el conocimiento de esta actividad, que es central para la historia de la provincia de Neuquén en un momento fundacional. Pero también necesitamos el acompañamiento de todas las empresas operadoras y contratistas en la tarea de difundir en radios, en la prensa, en la televisión, organización de foros y de seminarios. Es importante que cada empresa tenga previsto presupuesto anual, fondos destinados a la actividad de la difusión, del conocimiento y de la relación interinstitucional entre empresas, instituciones del Estado, instituciones privadas, y la sociedad en su conjunto.

El desarrollo de la tecnología no convencional en arcilla y en arena requiere uso intensivo de equipos, tanto en perforación como en terminación, mano de obra calificada y capacitada con capacitación constante y dinámica, insumos en gran escala como el agua, como la arena cerámica, tratamiento del agua utilizada en la perforación para trabajar en forma adecuada; un proceso debidamente realizado y controlado, y de esta manera demostrar que es absolutamente compatible el desarrollo y la extracción de gas y petróleo con el cuidado del medio ambiente. Nosotros tenemos la obligación para nuestras generaciones y para las generaciones futuras de cuidar el agua, la tierra, y cuidar el aire, también cuidar todos nuestros recursos, los renovables y los no renovables, y trabajar de acuerdo a las reglas del arte, de la técnica y de la ciencia.

Por otra parte, y como bien lo expresó Rubén, hacen falta reglas de juego claras, precisas, simples, sencillas y estables para lograr las inversiones. Tenemos que tener senderos de precios y valores que permitan la rentabilidad y la distribución de utilidades, y tiene que haber una distribución de la renta equitativa entre el Estado nacional, el Estado provincial y los municipios, las empresas operadoras, las empresas contratistas y subcontratistas y los trabajadores. Tiene que distribuirse adecuadamente la renta para que sea “ganar – ganar”, y que todos absolutamente todos los sectores involucrados, tengan el incentivo y el entusiasmo de participar en esta actividad; desde quienes invierten el dinero hasta quienes trabajan en el pozo, pasando por los estados y las instituciones, tiene que ser “ganar – ganar”, porque el gas y el petróleo permiten -si adecuadamente trabajamos en el sendero del precio-, distribuir la renta en forma equitativa, en forma justa, en forma equilibrada y responsable, como se hace en muchos lugares del mundo.

Nosotros hemos propuesto un plan quinquenal para duplicar la producción de petróleo en los próximos 5 años y aumentar el 50 por ciento la producción de gas de la provincia del Neuquén en estos 5 años. Por supuesto que este plan quinquenal requiere una inversión en 2 mil pozos del orden de los 20 mil millones de dólares. No es una tarea imposible, pero es posible sólo y únicamente si somos capaces de aumentar la cantidad de actores y de operadores interviniendo en la provincia. Hoy tenemos 20 ó 30 operadores, necesitamos 200 o 300 operadores o más. En Estados Unidos, en Canadá, en Colombia, en México, que son lugares donde se están desarrollando yacimientos no convencionales, la cantidad de operadores pequeños, medianos y grandes es realmente de volumen.

La ley de hidrocarburos, la 17319, establece la necesidad de la inversión. Mientras hay inversión no hay peligros ni problemas con las reversiones. Últimamente con motivo de las reversiones que se realizaron, tanto YPF como Neuquén a otras compañías, surgieron algunos interrogantes y preguntas. No hay que tener temor, porque el secreto es la inversión, mientras haya inversión. Mientras haya perforación, mientras haya desarrollo no hay temores ni voluntad del Estado provincial de recurrir a caducidades. Lo ha hecho en situaciones en que la inversión no está presente.

YPF está preparando un plan quinquenal también, en estos cien días, para poner la inversión en los lugares donde rápidamente se puedan encontrar resultados favorables, y en ese sentido nosotros entendemos que las áreas de la provincia de Neuquén que vuelven a YPF, vuelven para ser incluidas en este plan de inversiones, y porque además las provincias van a recibir acciones, el 25 por ciento de las acciones de YPF se van a distribuir entre las provincias con criterios que estamos definiendo.

También es importante desarrollar energías alternativas. Se encuentra con nosotros presente el ingeniero Pedro Salvatori, gobernador de la provincia del Neuquén, senador nacional, diputado nacional, quién está al frente de una agencia que está destinada a buscar inversiones en energías alternativas. Ya tenemos una inversión del orden de los cien millones de dólares en geotermia en Caviahue, se está explorando en el Domuyo. Hay muchos campos eólicos para desarrollar en la provincia de Neuquén con propuestas de inversión de cientos de millones de dólares en los próximos tiempos.

Tenemos también un aporte hecho por la empresa Duke, en el marco de la responsabilidad social empresaria, con agencias internacionales de Canadá, de Estados Unidos, para desarrollar en los próximos meses y se va a inaugurar en marzo del año que viene una usina eólica en Chorriaca -una comunidad mapuche, la comunidad Quilapi- que está organizada como comisión de Fomento, para producir la electricidad que necesita la comunidad. Y en Coyuco Cochico una microcentral hidroeléctrica que va, también, a abastecer de electricidad; y en marzo, abril del año que viene va a estar en marcha una central que aprovecha un arroyo, una caída de agua del lugar. Todo esto en el marco de la responsabilidad social empresaria.

Por eso creemos también que en estos tiempos que se vienen, en esta transición hasta lograr el autoabastecimiento tenemos que generar prácticas de consumo, de electricidad, y de energía que sean adecuadas. Y vamos -lo digo como un anuncio- a hacer en Villa Traful y en algunas otras localidades que vamos a elegir con precisión, ciudades LED, ciudades con bajo consumo de energía, de manera de poder acompañar estos tiempos de escasez de energía que va a tener la república Argentina.

Al mismo tiempo con el programa (de energías renovables en mercados rurales) Permer, de Nación, estamos colocando 1200 paneles solares en 1200 hogares rurales que se suman a otros 1300 que ya están instalados en la provincia, y aparte vamos a instalar paneles solares en todas las seccionales de Parques Nacionales, como así están funcionando en muchas escuelas rurales también.

Por supuesto que hay temas instrumentales que resolver; uno de ellos es un funcionamiento adecuado de la aduana para las importaciones de equipos, de repuestos, de insumos. Nosotros estamos alentando -a través del senador Horacio Lores, que está preparando una iniciativa parlamentaria- depósitos fiscales aduaneros en Neuquén y en Zapala para tener una descentralización de los depósitos aduaneros de Buenos Aires. Queremos, de alguna manera, tener un control más cercano y darle la posibilidad a las empresas de que en el sector hidrocarburífero y en otros sectores vinculados a la producción de nuestra región podamos tener el despacho aduanero realizado desde depósitos fiscales existentes en nuestra provincia.

Tenemos también como herramienta a la Fundación Alejandría, que mencionaba Rubén. Nosotros la hemos creado en el deseo de generar un centro tecnológico que tiene que ser acompañado, y es acompañado ya, por las otras universidades: la Universidad Nacional del Comahue, la (Universidad Tecnológica Nacional) UTN, donde se capacita a personas, porque en este eslabonamiento que tenemos que realizar, en este desarrollo de este conjunto económico y polo de desarrollo, necesitamos la tecnología pero necesitamos gente muy capacitada, además de los equipamientos nuevos que tienen que ingresar a la República Argentina.

En la capacitación está el éxito de la gestión social. Si no somos capaces de capacitar a nuestros recursos humanos de la provincia del Neuquén y de la región, los recursos humanos van a venir de otras provincias o de otros países y nos van a multiplicar además, los problemas de atención de educación, de salud, de seguridad. Es por eso que es central la capacitación, y para esto también recurrimos a la responsabilidad social empresaria y todas las empresas, y sindicatos, y asociaciones y cooperativas tendrán que trabajar muy profundamente en la capacitación de los recursos humanos en la provincia del Neuquén, en las provincias hermanas, para generar la posibilidad de que ese desarrollo tenga éxito.

Estamos hablando de autoabastecer el país, estamos hablando de generar el desarrollo de la república. Ayer leía que Arabia Saudita está casi uniéndose ya con Bahréin, y han tentado también a unir a Qatar, Kuwait, Emiratos Árabes Unidos y Omán en una sóla organización nacional con cinco reinos petroleros que van a tener el 50 por ciento de la producción y de las reservas del mundo. Creo que tenemos que estar a la altura de estas circunstancias.

Yo recuerdo que cuando se creó la (Organización de países exportadores de Petróleo) OPEP, allá por la década del 70’, el petróleo tenía un valor escaso, el barril creo que estaba en 1 dólar, o 3 dólares, o 2 dólares. Rápidamente creció de valor con la organización de la OPEP. En pocos años, de 1, 2 ó 3 dólares pasó a 20 dólares, de la mano de un venezolano que todavía tiene presencia en el poder de decisión de Venezuela, Alí Rodríguez. Creo que tenemos que estar a la altura de las circunstancias, no podemos depender de la importación de gas y petróleo. Los precios no los vamos a poder manejar, los precios lo van a decidir en los centros de poder. Y tenemos grandes desafíos para los próximos años.

Mucho se habla de la caída de la producción de gas y petróleo y de la necesidad de energía, y está bien que se hable, pero en el año 2006 había 7 millones de vehículos, de autos. En el año 2011 son 10 millones 500 mil, creció el 50 por ciento la cantidad de autos en 5 años. Ni hablar de la cantidad de viviendas, la cantidad de industrias, de hoteles, de hosterías, de comercios, de transporte terrestre, de transporte fluvial, marítimo, aéreo, hospitales, escuelas, edificios públicos. El crecimiento de una Nación tiene que estar acompañado por energía, si no, no hay posibilidades de autodeterminación.

Se esgrimen y se levantan hace mucho tiempo banderas -y está bien que se haga- de la soberanía política, de la independencia económica. Pero no hay ninguna posibilidad de tener soberanía e independencia si no se tiene educación, salud, seguridad y justicia en una república, si no se tiene desarrollo y progreso social con responsabilidad social, con igualdad de oportunidades, con existencia de oportunidades para que esos valores tengan efectiva vigencia, con trabajo, con cultura, con deporte.

No hay verdadera soberanía si no hay alimentos como garantía del desarrollo físico, psíquico y espiritual de una nación. Y no hay posibilidades de independencia, soberanía y justicia social si un país no cuenta con la energía. La energía es el calor para los hogares, es el combustible para las industrias y para el campo, es el combustible que moviliza el transporte, el comercio, el turismo y el desarrollo de una nación, pero fundamentalmente además de la energía lo que necesitamos es luz a nuestras mentes, e inteligencia. Inteligencia para ver el camino de la verdad y el camino de la justicia.

Hablaba Rubén acerca de Leonardo Da Vinci. En alguna oportunidad otro gran pensador de la historia de la humanidad, Galileo Galilei, cuando defendió la teoría copernicana fue obligado a abjurar de ella. Y lo obligaron a abjurar que la tierra giraba alrededor del sol y si no lo hacía tenía que tomar veneno e inmolarse, y él decidió seguir viviendo. Y cuando se retiraba del lugar donde había sido enjuiciado se dio vuelta y dijo: “pero igual la tierra, aunque yo haya abjurado, gira alrededor del sol”. “E pur si muove”.

Cuando yo escucho críticas a los recursos no convencionales, cuando escucho críticas o que el tema de los recursos convencionales es una leyenda o es una fantasía, no puedo menos que recordar a Galileo Galilei. “E pur si muove”. Las empresas están invirtiendo, como dijo Rubén: ya tenemos cien pozos, hechos, delineados y desarrollados en la provincia, hay otros 100 para este año, va a haber otros 200 o 300 el año que viene.

No podemos subestimar a los empresarios que están invirtiendo su dinero, su tiempo, su esfuerzo; a los trabajadores que están dejando su esfuerzo físico para que esto sea posible. No podemos subestimar la inteligencia. No se puede querer tapar el sol con las manos. El sol está alumbrando y gracias a Dios por esta gracia de la naturaleza y también de Dios, que la cuenca neuquina tiene recursos disponibles. Los recursos están disponibles en el subsuelo, son recursos no renovables, necesitamos un precio justo y equitativo que le permita ganar, ganar a todos los sectores, a la Nación, a las provincias, a todos los sectores, a los trabajadores.

Y quiero, para terminar, decirles que cuando estuve en San Juan viendo una inversión de 5 mil millones de dólares en la minería vi el resultado de 46 mil pymes nuevas creadas en los últimos 10 años. La empresa Vale está haciendo una inversión de 6 mil millones de dólares en el potasio en el sur de Mendoza, norte de Neuquén también, hay 2200 trabajadores ya en la mina, hay 500 trabajadores en el puerto Bahía Blanca, y va a haber otros 500 trabajadores construyendo el ferrocarril entre Rincón de los Sauces y Río Negro para sacar el mineral a Brasil. Brasil consume 7 millones de toneladas, este proyecto en una primera etapa va a producir 2 millones; y hay recursos en la provincia de Neuquén en potasio disponibles para continuar con esta inversión y permitir abastecer un producto que Brasil lo trae de Canadá o de Rusia.

Los recursos están disponibles y generan un impacto económico tremendo. Imaginemos por un instante el desarrollo del gas y el petróleo con tecnologías no convencionales, con una inversión de 20 mil millones de dólares en los próximos 5 años, el impacto económico y social que puede generar en nuestra región. Para este impacto hay que estar preparado, por eso les agradecemos estas reuniones donde participan los principales responsables y actores de esta historia que se viene por delante. Empresarios, trabajadores, municipios, provincias, Nación, universidades, iglesias, cooperativas.

Y este desarrollo va a venir sí o sí; Argentina necesita la energía y necesita el gas y el petróleo. Y como este desarrollo es sí o sí yo quiero recordar en la semana de mayo a quienes forjaron nuestra nacionalidad y a quienes desde trincheras de gloria nos legaron la república que hoy tenemos; y como dice el himno, que seamos capaces todos de trabajar, solidarios, unidos con diferencias de ideas, en una sociedad pluralista y abierta, pero sabiendo que todos juntos en Argentina con claridad de ideas, con claridad de objetivos, podemos hacer posible que se levante a la faz de la tierra de una vez y para siempre una nueva y gloriosa nación. Muchísimas gracias.